Información importante sobre Covid-19. Saber más

Clínicas de rehabilitación, fisioterapia y deporte, podología, nutrición, psicología y entrenamiento personal. Un equipo multidisciplinar y especializado para ti.

Blog & News

Condromalacia rotuliana, ¿qué es y por qué se produce?

Condromalacia rotuliana, ¿qué es y por qué se produce?

La condromalacia rotuliana o síndrome femoropatelar es la causa más común de dolor anterior de rodilla en adultos jóvenes activos. La condromalacia rotuliana se define como el dolor anterior de la rodilla que afecta a la rótula, el retináculo y los tejidos blandos adyacentes. La condromalacia rotuliana es una enfermedad crónica causada por el uso excesivo o el mal uso de la rodilla (1).

La condromalacia rotuliana es muy frecuente en atletas que practican deportes de salto o pivotaje. Además, la condromalacia rotuliana supone casi el 25% y el 30% de todas las lesiones observadas en la medicina deportiva y hasta el 40% de visitas clínicas por problemas de rodilla (2).

FACTORES DE RIESGO DE LA CONDROMALACIA ROTULIANA

La alineación anormal de la articulación patelofemoral y la morfología troclear se asocian con la condromalacia rotuliana.

Debilidad muscular: La debilidad del cuádriceps es un factor importante en la condromalacia rotuliana. La función del cuádriceps, como el tamaño muscular, la fuerza y la fuerza muscular, se ve afectada en personas con condromalacia rotuliana.

Biomecánica anormal: Existe evidencia reciente de que las personas con condromalacia rotuliana demuestran biomecánica anormal durante la marcha (3).

Otras causas

  • Afecciones congénitas: nacimiento con desalineación de la rótula.
  • Pies planos.
  • Sexo femenino
  • Sobrepeso
  • Uso inadecuado de calzado
  • Traumatismo directo: caídas o golpes que dañan el cartílago.
  • Traumatismos repetidos: demasiada actividad que le añade tensión extra a la rótula (correr, saltar, jugar  al fútbol).
  • Artritis o pinzamientos del revestimiento interno de la rodilla durante el movimiento (atrapamiento sinovial o síndrome del pliegue sinovial).

ELEMENTOS IMPLICADOS EN LA CONDROMALACIA ROTULIANA

1- La articulación patelofemoral está formada por la rótula y la tróclea del fémur y es importante en la extensión y desaceleración de la rodilla. La rótula actúa como una palanca dentro de la pierna, disminuyendo la cantidad de fuerza requerida por los cuádriceps para extender la pierna en la rodilla (4).

2- Por otra parte, el cartílago es un tejido conectivo avascular, aneural y alinfático que se encuentra en las articulaciones sinoviales, la columna vertebral, las costillas, las orejas, la nariz y las vías respiratorias, y en las placas de crecimiento de niños y adolescentes. Hay tres tipos principales de cartílago que se encuentran en los seres humanos: hialino, fibroso y elástico. Los tres tipos tienen una baja densidad de células (condrocitos) que sintetizan y secretan los componentes principales de la matriz extracelular (MEC).

Sin embargo, como el cartílago es aneural, es decir, que no tiene conexiones nerviosas, los síntomas suelen aparecer solo después de una destrucción significativa de la estructura de la matriz, lo que supone un tratamiento más dificultoso (5).

 

CLASIFICACIÓN DE LA CONDROMALACIA

Entre los grados de la patología encontramos  4 y son los siguientes:

  • Grado I: Cambios muy leves en el cartílago, es el caso más leve y donde debemos hacer hincapié para que no llegue a sobrepasar a los demás grados.
  • Grado II: Zonas con fisura.
  • Grado III: Fisuras más profundas, con cierta erosión del cartílago.
  • Grado IV: El cartílago articular desaparece. Es el caso más extremo y con el que deberemos tener más cuidado de tratar (6).

SINTOMATOLOGIA

Los signos clínicos más característico es el dolor difuso en el área de la rótula, rigidez a la flexo-extensión de rodilla (aumenta al subir y sobre todo al bajar las escaleras, al levantarse de la silla, ponerse de cuclillas) .Otros signos son:

  • Crepitación ( sensación de arenilla
  • Crujidos en fases más avanzadas) y ruidos articulares al flexionar la rodilla.
  • Sensación de fricción cuando se estira la rodilla
  • Sensación de atrapamiento inespecífico
  • Deslizamiento debido a la inflamación de tejidos subyacentes .
  • Edema invariable, si existe es mínimo
  • Sensibilidad en la rodilla
  • Algunos casos puede haber derrame post ejercicio con mucha actividad
  • Atrofia muscular de cuádriceps.

 

OPCIONES DE TRATAMIENTO

El tratamiento de la condromalacia rotuliana se centrará en el alivio temprano del dolor (descanso relativo, hielo, analgésicos), sin embargo, el ejercicio será la pieza clave en este apartado (7).

En la fase aguda, el tratamiento será antiinflamatorio y analgésico con la utilización de técnicas manuales, como la osteopatía, la liberación miofascial, masoterapia, estiramientos suaves…y técnicas de electroterapia como magnetoterpia, corrientes TENS.

En una segunda fase el tratamiento se centrará en la potenciación muscular, con fortalecimiento de los músculos glúteo y cuádriceps. Por otro lado, también se podrán trabajar conceptos de educación al paciente como la importancia que tiene implicarse activamente (8). Además, también podemos contar con la mejora de la biomecánica de la rótula y la flexibilidad muscular, mediante la utilización de la Reeducación Postural Global RPG®, el entrenamiento de la propiocepción o el Método McConnell, entre otros.

En definitiva, en Premium Madrid consideramos que es importante hacer un examen global del paciente, valorando al paciente en toda su estructura, conociendo sus hábitos posturales, laborales, deportivos, alimenticios…para conocer la causa exacta de la lesión y corregirla.

condromalacia-rotuliana-que-es-por-que-se-produce

BIBLIOGRAGÍA

  1. Gulati A, McElrath C, Wadhwa V. Current clinical, radiological and treatment perspectives of patellofemoral pain syndrome. Br J Radiol. 2018; 91(1086): 20170456

 

  1. Halabchi F, Abolhasani M, Mirshahi M, Alizadeh Z. Patellofemoral pain in athletes: clinical perspectives. Open Access Journal of Sports Medicine 2017:8 189–203.

 

  1. Crossley KM, Stefanik JJ, Selfe J, et al. 2016 patellofemoral pain consensus statement from the 4th International Patellofemoral Pain Research Retreat, Manchester. Part 1: terminology, definitions, clinical examination, natural history, patellofemoral osteoarthritis and patient-reported outcome measures. Br J Sports Med. 2016;50(14):839–843.

 

  1. Gaitonde D, Ericksen A, Robbins R. Patellofemoral pain síndrome. Am Fam Physician.2019 Jan 15;99(2):88-94.

 

  1. Krishnan Y, Grodzinsky A.J. Cartilage diseases. Matrix Biol. 2018 October ; 71-72: 51–69

 

  1. Bernal M, Walteros B. Patela (rótula) en guijarro como variación anatómica: reporte de caso y revisión de la literatura. Revista Investigación En Salud Universidad de Boyacá. 2016; 1(1): 97-112

 

  1. Matthews M, Rathleff MS, Claus A, et al. The Foot Orthoses versus Hip exercises (FOHX) trial for patellofemoral pain: a protocol for a randomized clinical trial to determine if foot mobility is associated with better outcomes from foot orthoses. J Foot Ankle Res. 2017;10:5.

 

  1. Bolgla L, Boiling M, Mace K. National Athletic Trainers´ Association Position Statement: Management of Individual With Patellofemoral Pain. J Athl Train. 2018; 53(9): 820-836
Primera publicación Marzo 2011 – Actualizado Octubre 2021.
¿Qué es una alergia alimentaria? Tipos de alérgenos más comunes.

¿Qué es una alergia alimentaria? Tipos de alérgenos más comunes.

En muchas ocasiones se confunden o se equiparan las alergias y las intolerancias alimentarias. Ambas provocan sintomatologías similares en el organismo tras la ingesta o contacto con un alimento y hasta aquí las similitudes. Una alergia es una respuesta del sistema inmunitario mientras que una intolerancia es consecuencia de una deficiencia enzimática.

ALERGIA ALIMENTARIA

La alergia alimentaria surge de una respuesta inmune específica inducida por la[1] exposición a un alimento (alérgeno).

Los alérgenos alimentarios son aquellos componentes específicos de los alimentos, que son reconocidos por células del sistema inmunitario y provocan reacciones inmunológicas específicas.

Las manifestaciones clínicas dependerán del tipo de mecanismo inmunitario (3 tipos de respuesta: mediada por IgE, No mediada por IgE y Mixtas) y del sistema involucrado (tubo digestivo, piel, aparato respiratorio y reacciones generalizadas).

Los síntomas gastrointestinales (70%) son los más comunes, seguidos de los cutáneos (24%) y los respiratorios (6%)(1)

INTOLERANCIA ALIMENTARIA

Una intolerancia se produce cuando el organismo no tiene la capacidad de digerir uno o varios compuestos de los alimentos debido a un déficit enzimático generando problemas digestivos como náuseas, vómitos, inflamación, retortijones, dolor abdominal o diarreas (1).

(Nutrición Clínica y Dietoterapia. Rodota)

ALÉRGENOS ALIMENTARIOS

Los alimentos constituyen la mayor carga antigénica con la que se enfrenta el sistema inmunitario y la tolerancia es la respuesta fisiológica normal. Los hábitos alimentarios y los métodos de preparación de alimentos pueden desempeñar un papel importante en la prevalencia de alergias alimentarias.

Actualmente hay 14 alimentos alérgenos identificados por el Reglamento (UE) nº 1169/2011, relativo a la información alimentaria:

alergias-alimentarias

 

 

 

 

 

 

 

 

Pincha a continuación en cada uno de los alérgenos para conocer más información:

 

Gluten

El gluten es un conjunto de proteínas que se encuentran, combinadas con almidón, en la harina de algunos cereales, fundamentalmente en el trigo (cualquier especie Triticum), pero también en la cebada, el centeno y la avena, o cualquiera de sus variedades e híbridos (espelta, escanda, kamut, triticale)(2).

Se han descrito tres enfermedades asociadas al gluten:

  • Enfermedad Celíaca
  • Alergia al gluten
  • Sensibilidad al gluten no celíaca
  • La Enfermedad Celiaca es una enfermedad multisistémica con base autoinmune provocada por el gluten y prolaminas relacionadas, en individuos genéticamente susceptibles.

La exposición al gluten en estos pacientes produce una atrofia de las vellosidades del intestino que conlleva una mala absorción de los nutrientes, ocasionando irritabilidad, inapetencia, distensión y dolor abdominal, vómitos, entre otros (3).

  • A diferencia de la enfermedad celíaca, la alergia al gluten es mediada por IgE. Cuando la proteína del gluten es ingerida, puede desarrollar una reacción alérgica, provocando desde problemas cutáneos (urticaria) y digestivos (vómitos y diarreas) hasta mareos y pérdidas de conciencia (2).

 

  • Sensibilidad al gluten no celíaca es un concepto controvertido que recientemente se ha clasificado por la comunidad científica dentro de los desórdenes relacionados con el gluten. Se define como aquellos casos de reacción al gluten en donde se ha descartado tanto la Enfermedad Celíaca como la Alergia al gluten (4).

 

En este grupo podríamos encuadrar a las personas que tras retirar el gluten de su dieta notan una mejora en su salud al dejar de sufrir síntomas intestinales (diarrea o estreñimiento, dolor abdominal, meteorismo, sensación de plenitud postprandial, etc.), y extraintestinales (dolor de cabeza, fatiga, depresión, dolores musculares, dermatitis, anemia, etc.) (4).

Sea cual sea el trastorno relacionado con el gluten, los únicos abordajes disponibles para prevenir y evitar consecuencias de salud en las personas afectadas, son una estricta dieta que evite alimentos con contenido en gluten, así como la contaminación cruzada, una rápida detección y el tratamiento de la reacción alérgica.

 

Crustáceos y moluscos

La alergia a mariscos es más frecuente entre los adultos que en la población infantil. Entre los mariscos cabe destacar las gambas, la langosta, el bogavante, el cangrejo, las ostras, el mejillón y los calamares (5).

Como curiosidad los ácaros tienen proteínas similares al marisco, por lo tanto, los pacientes alérgicos a ácaros tienen mayor riesgo de sufrir reacciones alérgicas al marisco.

 

Huevos y productos a base de huevo

La mayoría de las reacciones alérgicas al huevo son causadas por las proteínas del huevo y afectan a la piel, seguidas de los sistemas gastrointestinal, como cólicos, náuseas, vómitos y respiratorios, como asma, como tos, silbido al respirar, opresión en el pecho o falta de aire (5).

La alergia al huevo es una de las causas más comunes de anafilaxia grave. En niños, la prevalencia de sensibilización y alergia al huevo es mayor en aquellos con alergia a la leche de vaca y en los que padecen dermatitis atópica(6)

Los alérgicos al huevo deben leer exhaustivamente el etiquetado nutricional de productos de pastelería o bollería en general, pan, pastas, fiambres, patés, embutidos, sucedáneos de huevo, caramelos, helados, cremas, flanes, quesos, gelatinas, consomés, sopas, algunas margarinas y salsas. Así como de algunos cereales de desayuno, cafés cremosos y también algunos vinos y cervezas aclarados con clara de huevo.

 

Pescado y productos a base de pescado

Las reacciones alérgicas al pescado mediadas por IgE pueden ser graves y a menudo son causa de anafilaxia, viéndose comprometida la vida del paciente.

Es frecuente que aparezca en los dos primeros años de vida(5), normalmente coincidiendo con la introducción del pescado en la dieta del niño.

Las reacciones más frecuentes son la escombroidosis por pescado con alto contenido en histamina (atún y caballa) y la ciguatera por pescado contaminado por la toxina fotosintética del dinoflagelado Gambierdicus tóxicus que es neurotóxica y produce síntomas neurológicos, náuseas y diarreas a las 5 horas de la ingesta(5).

 

Cacahuetes y productos a base de cacahuetes

El cacahuete o maní es una leguminosa, pero comúnmente se relaciona con frutos secos y, a pesar de ser taxonómicamente de familias diferentes, hasta el 50% de los pacientes con alergia a maní presentan sensibilización a frutos secos (7).

En comparación con otros alérgenos alimentarios, hasta una cantidad muy reducida de proteínas de cacahuete o de frutos secos de cáscara puede desencadenar una reacción. Los síntomas pueden ser resuello o respiración sibilante («pitos» al respirar), dificultades para respirar, tos, estornudos, ronquera, opresión de garganta, dolor de estómago, vómitos, diarrea, ojos hinchados, llorosos y que pican, urticaria, inflamación, una bajada de la tensión arterial, mareos, desmayos y ansiedad.

Además, el cacahuete tiene la particularidad de provocar con mayor frecuencia anafilaxia severa potencialmente fatal sobre todo con en adolescentes y adultos jóvenes con antecedentes de asma (7).

Evitar la exposición al cacahuete constituye la base del manejo de estos pacientes, lo que muchas veces es difícil de conseguir debido a lo extendido que está su uso, por eso la mejor forma de saber si un alimento contiene o no cacahuetes es imprescindible en primer lugar leer los ingredientes en su etiqueta alimentaria donde aparecerán resaltados.  Después de leer el listado de ingredientes, hay que buscar en la etiqueta frases similares a las siguientes:

  • «Puede contener frutos secos de cáscara»
  • «Fabricado en instalaciones o con maquinaria que también procesan frutos secos de cáscara o cacahuetes»

Las personas alérgicas a los frutos secos o a los cacahuetes deben evitar aquellos alimentos cuyas etiquetas contengan alguna de las afirmaciones anteriores. Aunque se trate de productos que no contienen frutos secos ni cacahuetes como ingredientes, estos avisos se utilizan para informar de que podrían contener «trazas». Esto puede ocurrir debido a un proceso conocido como «contaminación cruzada» llevando a la exposición accidental y pudiendo poner en riesgo la vida de estos pacientes.

 

Soja y productos a base de soja

La soja es uno de los alimentos más comunes que causan alergias alimentarias sobre todo en niños y suele desaparecer en la edad adulta.

Los síntomas de la alergia a la soja son leves, normalmente vómitos y diarrea a las horas después de haberla ingerido.

Se han descrito dieciséis proteínas de la soja ligadas a la alergia a alimentos. Suele encontrarse en alimentos inesperados como la carne, latas de atún, los productos horneados, las galletas saladas, las barritas energéticas, entre otros. Así como los derivados de la soja: bebida vegetal de soja, queso, helado y yogurt de soja, harina de soja, tofu, miso, tempeh, salsa de soja y tamari, edamame, etc. Por este motivo, es importante que en la etiqueta alimentaria no aparezca «contiene soja» o «puede contener soja» ni tampoco en el listado de ingredientes.

 

Leche y proteína de la vaca

La leche de vaca contiene 30-35 g de proteína por litro, que se pueden dividir en caseínas (80%) y proteínas del suero (20%) Los que más frecuentemente inducen respuestas mediadas por IgE son la caseína y beta-lactoglobulina, no presente en la leche de mujer, seguidas de alfa-lactoalbúmina. El 75% de los pacientes sensibilizados a la leche lo están a más de un alergeno (5).

La alergia a la proteína de la leche de la vaca afecta predominantemente en la población pediátrica resolviéndose normalmente antes de los 5 años, no obstante, la tolerancia a la leche de vaca puede no adquirirse hasta mucho más tarde. En el caso de los lactantes amamantados con leche materna, se pauta una dieta de eliminación de lácteos a la madre durante la lactancia.

Un correcto seguimiento nutricional es clave para evitar deficiencias nutricionales.  Es posible que, al eliminar la leche de vaca puedan aparecer deficiencias de calcio, vitamina A, vitamina D, riboflavina, ácido pantoténico, fósforo, proteínas y calorías. Esta situación cobra especial importancia en la infancia (11).

 

Frutos de cáscara

Este nombre hace referencia a: almendras, avellanas, nueces, anacardos, pacanas, nueces de Brasil, alfóncigos, nueces macadamia o nueces de Australia y productos derivados.

Este tipo de alergia suele perdurar toda la vida, a menudo es grave y potencialmente moral. Debido a que las reacciones suelen producirse a partir de pequeñas cantidades, los pacientes presentas dificultades importantes para realizar la dieta sin desarrollar síntomas.

 

Apio y productos derivados

El apio causa las erupciones alérgicas, llevando a la dermatitis de contacto, a la urticaria, al angioedema, al asma, y a la anafilaxis alérgicos.

Aquellas personas con alergia al apio deben evitar su consumo en forma de apio fresco tanto crudo como cocinado y leer cuidadosamente el etiquetado de todos los productos al ser empleado como ingredientes en gran cantidad de productos alimenticios por parte de la industria alimentaria. Se utilizan en para aromatizar diversas salsas, carnes procesadas, platos preparados, condimentos, caldos, sopas, gelatinas, bebidas alcohólicas y no alcohólicas, productos horneados, chicles, caramelos, etc.

 

Mostaza y productos derivados

La mostaza constituye una especia alergénica de elevada relevancia debido al carácter severo de los síntomas asociados a su consumo. La alergia a mostaza se ha asociado con hipersensibilidad tanto a otros alimentos de origen vegetal como al polen.

 

Granos de sésamo y productos a base de granos de sésamo

En los últimos años se ha observado un aumento en la prevalencia de la alergia al sésamo en varios países. Se han informado reacciones severas con presencia de síntomas respiratorios y shock anafiláctico (8).

El aceite de sésamo es un aceite crudo, no altamente refinado, y, por lo tanto, puede contener cantidades significativas de proteína de sésamo. El único tratamiento consiste en evitar todos los alimentos y productos que contienen semillas de sésamo y los productos derivados.

Es preciso asesorar a los pacientes sobre la lectura cuidadosa de la lista de ingredientes. A menudo, las semillas de sésamo suelen estar presentes con distintos nombres, por ejemplo, el tahini. Entre las posibles fuentes de semillas de sésamo estarían los productos de panadería, cereales, galletas, tostadas, patés, hummus, escabeches, ensaladas, sopas, margarina, carnes procesadas, embutidos, hamburguesas vegetarianas y tempe.

 

Dióxido de azufre y sulfitos

En concentraciones superiores a 10 mg/kg o 10 mg/litro en términos de dióxido de azufre (SO2) total, para los productos listos para el consumo o reconstituidos conforme a las instrucciones del fabricante.

El sulfito es un compuesto de azufre que puede surgir de forma natural o añadirse a los alimentos como un potenciador y conservante. Un individuo puede desarrollar hipersensibilidad a los sulfitos en cualquier momento en la vida; la causa es desconocida. Para una persona sensible a los sulfitos, una reacción puede ser potencialmente mortal (anafilaxia). En 1986, la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos) (11) prohibió el uso de sulfitos en frutas y verduras que se comen crudos, como la lechuga o la manzana, así como en la carne fresca y los productos avícolas.

Es reglamento también obligar a los fabricantes que utilizan sulfitos a declarar este componente en las etiquetas de sus productos. Evitar los alimentos que contengan o puedan contener sulfitos es la única manera de prevenir una reacción.

Algunos ejemplos de alimentos que pueden contener sulfitos son productos de panadería, sopa, mermelada, conservas vegetales, encurtidos, salsas, frutos secos, patatas fritas, enlatados de frutas y hortalizas, jugo de limón, condimentos y guacamoles. Puede aparecer con el nombre de dióxido de azufre, bisulfito de potasio o sulfito de sodio.

 

Altramuces (lupino) y productos a base de altramuces

El lupino puede contener alcaloides, que son tóxicos para el humano y producen el síndrome llamado por los agricultores “lupinismo”, que se manifiesta por síntomas neurológicos, hasta el paro respiratorio (9). Sin embargo, mediante cultivo selectivo, se desarrollaron los llamados “lupinos dulces”, que contienen muy poco alcaloide y son aptos para el consumo humano.

Las β-conglutinas son las principales proteínas responsables de la reactividad de IgE de las especies y cultivares de altramuces. Los polipéptidos recientemente identificados del «lupino dulce» pueden constituir una nueva fuente potencial de sensibilización primaria o de reacción cruzada al altramuz, en particular a las proteínas de las semillas de L. albus y L. angustifolius (10).

 

Síndrome de alergia oral

Es también conocido como síndrome de alergia al polen y los alimentos. Afecta aproximadamente al 40% de los adultos con alergia al polen. Se produce debido a la presencia de proteínas similares a los aeroantígenos a los cuales el paciente es sensible, tanto en el polen como en el alimento (11).

A continuación, se detallan algunos ejemplos de este tipo de reacciones:

  • Polen de abedul: zanahoria, papa, apio, cereza, kiwi, manzana, avellana y almendra.
  • Polen de hierbas: pepino, kiwi, melón, naranja y tomate.
  • Polen de ambrosía: plátanos y melones.

 

En el área de nutrición de Premium Madrid, procedemos a definir una dieta de eliminación a partir de un cuestionario previo junto con su historia clínica.

Con los resultados de este cuestionario y las pruebas aportadas por el paciente realizamos un cribaje donde se determina el tiempo transcurrido entre la ingesta y la aparición de síntomas, el volumen del alimento que ha desencadenado la reacción y el tipo de sintomatología.

El abordaje nutricional con los pacientes se fundamenta en tres pilates, puesto que es importante que el paciente entienda perfectamente la dieta y los posibles peligros, así como poder resolver todas las dudas y/o dificultades en la adquisición de los nuevos hábitos alimentarios.

  • Educación del paciente y familiares/cuidadores: identificación del alergeno y posibles contaminaciones cruzadas.
  • Eliminación: lectura de etiquetado nutricional y plan nutricional
  • Farmacoterapia adecuada en los casos necesarios

En el área de nutrición de Premium Madrid estamos a tu disposición para ayudarte con tu alimentación y mejorar tu alergia o intolerancia alimentaria. Todos nuestros servicios pueden ser presenciales o con cita online.

 

BIBLIOGRAFIA

  1. Ruiz Sánchez, J. G., Palma Milla, S., Pelegrina Cortés, B., López Plaza, B., Bermejo López, L. M., & Gómez Candela, C. (2018). Una visión global de las reacciones adversas a alimentos: alergia e intolerancia alimentaria. Nutrición Hospitalaria, 35(SPE4), 102-108.
  2. Calvente, D., Capdevila, A., & Bertrana, C. (2015). Detección, eliminación y prevención de alérgenos en superficies alimentarias. Eurocarne, 237, 86-91.
  3. Jiménez Ortega, A. I., Ortega Anta, R. M., Botija Arcos, G., & González Iglesias, M. J. (2014). Intolerancias alimentarias; retos en la mejora. Nutrición Hospitalaria, 30.
  4. Reig-Otero, Y., Mañes, J., Manyes, I., & Font, L. (2017). Sensibilidad al gluten no celíaca (SGNC): manejo nutricional de la enfermedad. Nutr Clin Diet Hosp, 37(1), 171-82.
  5. Armentia Medina, A., Martín Armentia, S., Martín Armentia, B., & Santos, J. (2015). Alergia a los alimentos.
  6. Góngora-Meléndez, M. A., Magaña-Cobos, A., Montiel-Herrera, J. M., Pantoja-Minguela, C. L., Pineda-Maldonado, M. L., & Piñeyro-Beltrán, E. E. (2015). Alergia a las proteínas del huevo en edad pediátrica. Revista Alergia México, 62(3), 234-250.
  7. Peralta, T., Aguilera, R., Tordecilla, R., Guzmán, M. A., & Ferrer, P. (2015). Alergia alimentaria a maní: conceptos clínicos, diagnósticos y terapéuticos. Rev Hosp Clín Univ Chile, 26(1), 285-292.
  8. Morisset, M., Moneret‐Vautrin, D. A., Kanny, G., Guenard, L., Beaudouin, E., Flabbee, J., & Hatahet, R. (2003). Thresholds of clinical reactivity to milk, egg, peanut and sesame in immunoglobulin E‐dependent allergies: evaluation by double‐blind or single‐blind placebo‐controlled oral challenges. Clinical & Experimental Allergy, 33(8), 1046-1051.
  9. Guzmán, M. A., Jiusan, L., Salgado, M. N., Tagle, M. T., & Suárez, T. M. D. (2015). caracterización alergénica y potencial importancia del lupino en alergia alimentaria artículo de revisión Allergen characterization of lupine and its potential importance in food allergy. archivos de alergia e inmunología clínica, 46(1), 8-14.
  10. Jimenez-Lopez, J. C., Foley, R. C., Brear, E., Clarke, V. C., Lima-Cabello, E., Florido, J. F., … & Smith, P. M. (2018). Characterization of narrow-leaf lupin (Lupinus angustifolius L.) recombinant major allergen IgE-binding proteins and the natural β-conglutin counterparts in sweet lupin seed species. Food chemistry, 244, 60-70.
  11. Rodota, L y Castro, M.E. (2018). Alergías alimentarias. Nutrición clínica y dietoterapia. Editorial Panamericana.
Rotura del ligamento cruzado anterior: tratamiento y rehabilitación

Rotura del ligamento cruzado anterior: tratamiento y rehabilitación

El Ligamento Cruzado Anterior es uno de los 5 ligamentos que proporcionan estabilidad en la articulación de la rodilla durante actividades dinámicas. El Ligamento Cruzado Anterior nace ligeramente posterior a la superficie medial del cóndilo lateral del fémur e inserta en la parte anterior de la tibia.1,2

¿Cómo se produce una rotura del Ligamento Cruzado Anterior?

Entre los distintos modos en que ocurre la lesión del Ligamento Cruzado Anterior, las acciones sin contacto (en actividades deportivas) son la causa más común, pudiendo lesionarse el Ligamento Cruzado Anterior parcial o por completo cuando la rodilla está flexionada y la tibia gira simultáneamente en una dirección lateral.1,2

Suele ocurrir, además, en la rotura de Ligamento Cruzado Anterior, que a esta situación se suma un mecanismo de desaceleración/aceleración junto a un aumento del valgo de rodilla, notando o escuchando un “pop” en el momento de la lesión. En la rotura de Ligamento Cruzado Anterior es muy común que pueda aparecer hemartrosis (hemorragia articular) en las 2 horas siguientes a la rotura. 1,3

Como hemos mencionado antes, la rotura del Ligamento Cruzado Anterior puede ser parcial o completa. En el caso de que la rotura del Ligamento Cruzado Anterior sea parcial, el tratamiento consistirá principalmente en Fisioterapia. Inicialmente para bajar la inflamación, y posteriormente fortaleciendo para estabilizar todo el complejo articular de la rodilla; se prestará especial atención al cuádriceps, insistiendo en el trabajo de propiocepción y fuerza funcional.3-5

¿Cómo se valora una rotura de Ligamento Cruzado Anterior?

Existen diferentes test para el diagnóstico de la rotura del Ligamento Cruzado Anterior(4):

  • Lachman Test, es el más preciso
  • Test del Cajón Anterior
  • Pivot Shift test

Cabe recalcar que, a pesar de la precisión de estos test, su resultado negativo no es suficiente para descartar la rotura.4

Pruebas complementarias y diagnóstico diferencial de una rotura de Ligamento Cruzado Anterior

La combinación de la historia clínica y las pruebas diagnósticas suele ser suficiente para el diagnóstico de la rotura del Ligamento Cruzado Anterior. No obstante, la presencia de dolor e inflamación en una situación aguda (reciente) puede hacer difícil el diagnóstico durante el examen clínico.3,4

Por ello, repetir el examen clínico durante la fase subaguda o realizar una Resonancia Magnética Nuclear (RMN) se recomienda para confirmar o descartar el diagnóstico. Además, la RMN ayuda en la evaluación de lesiones concomitantes de rodilla que puedan ser más difíciles de diagnosticar clínicamente (por ejemplo, lesiones de meniscos y cartílagos).3,4,6

¿Cuál es el mejor tratamiento?

El tratamiento de la rotura completa del Ligamento Cruzado Anterior es quirúrgico, salvo que el paciente tenga una edad media-avanzada (>50 años) y su demanda u objetivo sea llevar una actividad liviana y de baja carga. Existen distintos tipos de cirugía; los más usados son el procedimiento T2 o T4, en el cual se usan los tendones del semitendinoso y recto interno de la rodilla del propio paciente, y se realiza mediante artroscopia; y el HTH, en el que se utiliza el tendón rotuliano junto con un fragmento de hueso de la rótula y de la tibia, que puede ser del propio paciente o de cadáver.1

El proceso de rehabilitación necesita ser individualizado para cada paciente, en base a sus objetivos. El número de sesiones iniciales variarán según el plan de tratamiento, siendo recomendable un mínimo de 2-3 veces por semana. En las fases iniciales, un trabajo en descarga sin impacto en bicicleta, o en piscina (hidroterapia) es muy recomendable.3,4,7

Durante los últimos años, la rehabilitación ha pasado de protocolos basados en el tiempo, a protocolos individualizados y con progresiones en base a la consecución de diferentes criterios. Se puede dividir la rehabilitación en diferentes fases, siendo el progreso de una a otra sólo cuando se consiguen los objetivos marcados. Este enfoque basado en criterios asegura que la progresión en la rehabilitación no supere la capacidad funcional y biológica de la rodilla. El paso de los protocolos basados en el tiempo a los basados en criterios también significa que el proceso de recuperación no se retrasa innecesariamente.3,7,8

Estas fases se pueden dividir en las siguientes8:

En el Centro Médico y de Rehabilitación Premium Madrid disponemos de un equipo de profesionales y unas instalaciones que nos permiten abordar la recuperación de una lesión de Ligamento Cruzado Anterior de una manera multidisciplinar y adaptada a las necesidades del paciente o deportista.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Marieswaran M, Jain I, Garg B, Sharma V, Kalyanasundaram D. Review Article A Review on Biomechanics of Anterior Cruciate Ligament and Materials for Reconstruction. 2018;2018.
  2. Luque-seron JA, Medina-porqueres I. Anterior Cruciate Ligament Strain. 2016;8(5):451–5.
  3. Melick N Van, Cingel REH Van, Brooijmans F, Neeter C, Tienen T Van, Hullegie W, et al. Evidence-based clinical practice update : practice guidelines for anterior cruciate ligament rehabilitation based on a systematic review and multidisciplinary consensus. 2016;1506–15.
  4. Filbay SR, Grindem H. Best Practice & Research Clinical Rheumatology Evidence-based recommendations for the management of anterior cruciate ligament ( ACL ) rupture. Best Pract Res Clin Rheumatol. 2019;33(1):33–47.
  5. Wright RW, Haas AK, Anderson J, Calabrese G, Cavanaugh J, Hewett TE, et al. Anterior Cruciate Ligament Reconstruction Rehabilitation : 2014;7(3):239–43.
  6. Arden NK, Crossley FKAYM, Physio B. Quality of Life in Symptomatic Individuals After Anterior Cruciate Ligament Reconstruction, With and Without Radiographic Knee Osteoarthritis. 2018;48(2012001240).
  7. Blanch P, Gabbett TJ. Has the athlete trained enough to return to play safely ? The acute : chronic workload ratio permits clinicians to quantify a player ’ s risk of subsequent injury. 2015;1–5.
  8. Ligament AC, Cooper R, Hughes M. Melbourne ACL Rehabilitation Guide 2.0.

Cúentanos tu caso y te ayudamos

Un equipo de profesionales sanitarios resolverá tus dudas respecto a tu salud

Nuestros pacientes opinan de nosotros

Te ofrecemos un tratamiento multidisciplinar, global y especializado

Prestamos una asistencia eficiente, comprometida y sensible a las necesidades de las personas, a través de la implicación de un gran equipo multidisciplinar, conformado por médicos, fisioterapeutas, podólogos, enfermeros, terapeutas ocupacionales, psicólogos, nutricionistas y entrenadores. Hacer un mundo mejor es posible, ayudarnos a mejorar entre las personas es una de las esencias de la vida.

SERVICIO A DOMICILIO

¡Fisioterapia a domicilio y mucho más! En Premium Madrid queremos estar cerca de ti más que nunca. Por eso puedes contar con nuestro equipo multidisciplinar para aquello que precises en el lugar donde nos necesites. ¡Conoce más acerca de todos los servicios que ofrecemos!

Unidades

Conoce nuestras unidades de medicina y fisioterapia especializada, en las que un equipo multidisciplinar junto a la tecnología sanitaria más avanzada te ayudarán sea cual sea tu objetivo.

ÁREAS Y ESPECIALIDADES

Entidades con las que colaboramos

SOMOS PROFESORES DOCENTES DE LA UNIVERSIDAD EUROPEA DE MADRID

DIRECTORES DEL MÁSTER DE FISIOTERAPIA DEPORTIVA

Universidad autónoma de Madrid

SOMOS PROFESORES DOCENTES DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE MADRID

Universidad Nebrija logo

SOMOS PROFESORES DOCENTES DE LA UNIVERSIDAD ANTONIO DE NEBRIJA

Imagen de la Universidad Alfonso Décimo el Sabio

SOMOS PROFESORES DOCENTES DE LA UNIVERSIDAD ALFONSO X EL SABIO

Ayuda en Acción imagen

COLABORAMOS CON AYUDA EN ACCION

Responsables de los servicios médicos y de fisioterapia deportiva

Logo club Urbas Fuenlabrada

Urbas Fuenlabrada

Logo Federación Madrileña de Natación

Federación Madrileña de Natación

 

Eolo Kometa Cycling Team

 

Logo Club Voleibol Madrid

Voleibol Madrid

 

Logo Club Escuela de Atletismo

Club Escuela de Atletismo Majadahonda

Logo CDC Moscardó

CDC Moscardó

Logo Club ozuelo de Alarcón

C. F. Pozuelo

Logo Club A.D Villa Rosa

A. D. Villa Rosa

Logo Club E.D Moratalaz

E.D. Moratalaz

Logo CD San Roque

CD San Roque EFF

Logo Club CDE Lugo Fuenlabrada

CDE Lugo Fuenlabrada

Logo-Estrella-de-Madrid

Estrella de Madrid CD

Soccer Planet 360

Soccer Planet 360

Club de Bádminton Chamartín

Club de Bádminton Chamartín

ÚLTIMAS NOVEDADES

Clínicas de Fisioterapia y Rehabilitación en Madrid

Somos tu Clínica de Fisioterapia y Rehabilitación de confianza en Madrid, donde nuestro equipo multidisciplinar te acompañará en el proceso hasta lograr tus objetivos de salud y deporte. Mejoramos para hacer mejorar, crecemos para hacer crecer.

COOKIES

Esta web solo instalará cookies analíticas y de publicidad comportamental si usted lo acepta expresamente.

- Las cookies _ga son propiedad de Google Analytics y sirven para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

- Las cookies Doubleclick son propiedad de Google Inc. y sirven para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas).

Podrá revocar este consentimiento, obtener más información e informarse de sus derechos en la Política de cookies.

Configuración de cookies

A continuación, puede elegir qué tipo de cookies permite en este sitio web. Haga clic en el botón "Guardar configuración de cookies" para aplicar su elección.

Funcional

AnalíticasEsta web solo instalará cookies analíticas y de publicidad comportamental si usted lo acepta expresamente. - Las cookies _ga son propiedad de Google Analytics y sirven para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. - Las cookies Doubleclick son propiedad de Google Inc. y sirven para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas).

Social mediaNuestro sitio web coloca cookies de redes sociales para mostrarle contenido de terceros como YouTube y Facebook. Estas cookies pueden rastrear sus datos personales.

AdvertisingNuestro sitio web coloca cookies publicitarias para mostrarle anuncios de terceros basados ​​en sus intereses. Estas cookies pueden rastrear sus datos personales.

OtherNuestro sitio web coloca cookies de terceros de otros servicios de terceros que no son analíticos, redes sociales o publicidad.

Podrá revocar este consentimiento, obtener más información e informarse de sus derechos en la Política de cookies.