Información importante sobre Covid-19. Saber más

Clínicas de rehabilitación, fisioterapia y deporte, podología, nutrición, psicología y entrenamiento personal. Un equipo multidisciplinar y especializado para ti.

Blog & News

¿Qué es el signo de Lasègue positivo?

¿Qué es el signo de Lasègue positivo?

La lumbalgia es una de las afecciones del aparato locomotor más frecuentes, se estima que un gran porcentaje de la población la sufrirá a lo largo de su vida, pero ¿cómo saber si la lumbalgia está ocasionada por una hernia discal?

El test o signo de Lasègue, también conocido como SLG (straight leg raising, elevación de la pierna recta en inglés) es uno de los test más importantes que se realizan durante un examen físico para determinar si un paciente con lumbalgia tiene una hernia discal, localizada generalmente en L4-L5, siendo indicativo de irritación de las raíces nerviosas (1).

Procedimiento

¿Cómo se realiza la prueba o signo de Lasègue? El procedimiento a realizar es que el fisioterapeuta eleva la extremidad inferior extendida del paciente por la articulación de la rodilla hasta que nota dolor.

Normalmente la extremidad puede flexionarse a 90º sin dificultad y presentar leve tensión isquiotibial, lo que hay que diferenciar del signo de Lasègue positivo.

En la valoración, la presencia de dolor cortante en el sacro y la pierna indica irritación de raíces nerviosas. Solo aparece un verdadero lasègue si aparece un dolor lancinante que afecta a la pierna y recorre el territorio de irradiación motora y sensitiva de la raíz nerviosa. Para disminuir la intensidad del dolor, el paciente va a compensar elevando la pelvis del lado explorado (2).

Ubicación del dolor y significación clínica

  • Si el dolor aparece en los primeros 35º de flexión de cadera, sospecharemos de lesión extradural del nervio ciático (por no existir aun movimiento neural) y serán causante la articulación sacroilíaca o el músculo piramidal. A este signo se le denomina SIGNO DE BONNET.
  • Si el dolor aparece por encima de los 70º en la región lumbar, sospechamos de una patología articular lumbar.
  • Si el dolor aparece entre los 35º y 70º de flexión, puede existir una alteración de las raíces nerviosas o del disco intervertebral, lo que se conoce como SIGNO DE BRAGARD.

Podemos realizar también el signo de lasègue cruzado, que se realiza de la misma forma que el anterior, pero desde la pierna contralateral y nos ayuda a diagnosticar la posible existencia de una hernia a nivel intervertebral con irritación radicular.

En pacientes con hernia discal lumbar establecida también se ha visto una correlación entre la positividad del test con la infiltración grasa en los músculos multífidos lumbares (3).

La mayoría de los estudios científicos recientes que evalúan el SRC o signo de lasègue mostraron una sensibilidad alta, en torno al 92% según la última revisión sistemática y una especificidad bastante variable, estimada alrededor del 28%.

Por el contrario, el test de Lasègue cruzado tiene una sensibilidad (estimador para diagnosticar la enfermedad en los sujetos realmente enfermos) del 29% y una especificidad aproximada del 90%; por lo tanto, para asegurarnos un buen diagnóstico, debemos realizar ambas pruebas combinadas, aunque faltan más estudios que evalúen conjuntamente esta combinación de pruebas. (4)(5).

Limitaciones del test o maniobra de Lasègue

  • Estudios realizados en cadáveres apuntan que la puesta en tensión de las raíces nerviosas mediante el test de Lasègue no es tan efectiva a nivel de las raíces nerviosas del segmento L2.(6)
  • Baja correlación de los tests neurodinámicos con las pruebas de imagen, en este caso la Resonancia Magnética (7). Por ello es muy importante establecer el diagnóstico en base a las pruebas (ortopédicas o de imagen) que concuerden con la clínica (signos y síntomas) que manifiesta el paciente.
  • La mayoría de las investigaciones están realizadas con pacientes con dolor radicular y/o hernia discal muy definidos, muchos de ellos prequirúrgicos, por lo que son necesarias más investigaciones en pacientes en un estado de menor gravedad de la patología. (5)
  • Como ya hemos mencionado antes, puede influir en el test la presencia de tensión en la musculatura isquiotibial. La maniobra de flexión dorsal de tobillo puede ser un mecanismo para diferenciar tensión debida al tejido nervioso de la debida a la rigidez musculotendinosa del bíceps femoral (8)

 

En Premium Madrid tiene al alcance un amplio equipo de profesionales, que trabajaran para su mejoría dando gran importancia a la postura global para el tratamiento como para la prevención de lesiones generados por su patología. Cuéntanos tu caso. Estaremos encantados de resolver tus dudas.

 

Bibliografía:

  • Kamath SU, Kamath SS. Lasègue’s sign [Internet]. Vol. 11, Journal of Clinical and Diagnostic Research. Journal of Clinical and Diagnostic Research; 2017 [cited 2020 Nov 20]. p. RG01–2. Available from: www.jcdr.net
  • M Das J, Nadi M. Lasegue Sign [Internet]. StatPearls. 2019 [cited 2020 Nov 20]. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/31424883
  • Zhong Y, Liu J, Zhou W, Yu D. Relationship between straight leg-raising test measurements and area of fat infiltration in multifidus muscles in patients with lumbar disc hernation. J Back Musculoskelet Rehabil [Internet]. 2020 [cited 2020 Dec 28];33(1):57–63. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31006661/
  • de los Monteros FJGE, Gonzalez-Medina G, Ardila EMG, Mansilla JR, Expósito JP, Ruiz PO. Use of neurodynamic or orthopedic tension tests for the diagnosis of lumbar and lumbosacral radiculopathies: Study of the diagnostic validity. Int J Environ Res Public Health. 2020;17(19):1–12.
  • van der Windt DA, Simons E, Riphagen II, Ammendolia C, Verhagen AP, Laslett M, et al. Physical examination for lumbar radiculopathy due to disc herniation in patients with low-back pain. Cochrane Database Syst Rev. 2010 Feb 17;
  • Bellier A, Latreche A, Tissot L, Robert Y, Chaffanjon P, Palombi O. Movements of the lumbo-sacral nerve roots in the spinal canal induced by straight leg raising test: an anatomical study. Surg Radiol Anat [Internet]. 2018 Nov 1 [cited 2020 Dec 28];40(11):1223–30. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30128897/
  • Ekedahl H, Jönsson B, Annertz M, Frobell RB. Accuracy of Clinical Tests in Detecting Disk Herniation and Nerve Root Compression in Subjects With Lumbar Radicular Symptoms. Arch Phys Med Rehabil [Internet]. 2018 Apr 1 [cited 2020 Dec 28];99(4):726–35. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29253501/
  • Bueno-Gracia E, Estébanez-de-Miguel E, López-de-Celis C, Shacklock M, Caudevilla-Polo S, González-Rueda V, et al. Effect of ankle dorsiflexion on displacement and strain in the tibial nerve and biceps femoris muscle at the posterior knee during the straight leg raise: Investigation of specificity of nerve movement. Clin Biomech [Internet]. 2020 May 1 [cited 2020 Dec 28];75. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32335471/
Primera publicación Julio 2014 – Actualizado Febrero 2021.
Me duele la zona media de la espalda, ¿qué tengo?- Causas -Tratamiento

Me duele la zona media de la espalda, ¿qué tengo?- Causas -Tratamiento

La columna dorsal es la zona media de la espalda, consta de 12 vértebras que se articulan con 12 pares de costillas (7 verdaderas, 3 falsas y 2 flotantes).

La forma de las vértebras y discos, y las articulaciones con las costillas, condicionan los movimientos de la zona media de la espalada, o columna dorsal, o columna torácica siendo la zona de menor movilidad de la espalda. En esta zona se realizan movimientos de flexión, extensión, inclinación lateral y rotación, además de las combinaciones de esto(1).

  • La flexión es de 21 ° de media, realizándose entre el 60 y 70% del movimiento en el bloque más bajo de la zona media de la espalda de T7 a T12.
  • La extensión es de 13 ° de media realizándose el movimiento en porcentajes similares en el bloque alto T1-T6 y bajo T7-T12 de la zona media de la espalda.
  • La latero flexión o inclinación lateral es de 37 ° a cada lado, 75 °  de forma bilateral, realizándose 48% del movimiento en el bloque bajo de la columna torácica.
  • La rotación es de 20 ° a cada lado de forma simétrica, 40 ° en total. El 51% del movimiento se realiza entre T4-T8.

Existen factores que influyen en cuanto a la movilidad de la zona media de la espalda como son la edad, a mayor edad menor movilidad de la zona media de la espalda, el sexo menos movilidad en mujeres que en hombres. La posición en la que realizamos el movimiento bipedestación, sedestación o decúbito (2)

Dolor de espalda engloba un grupo de problemas como: lumbalgia, dolor lumbar crónico, ciática y hernias discales,  todos tienen  en común que el dolor se localiza en la columna vertebral. Por consiguiente el dolor de espalda tendrá diferentes causas.

En función de la localización del dolor en la columna vertebral, dolor de espalda se puede clasificar en:

  • Cervicalgia: dolor en el cuello.
  • Lumbalgia: dolor en la parte inferior de la espalda.
  • Dorsalgia: dolor de espalda en la zona media, que es el tema del que se ocupa este blog(3).

El dolor de espalda, es considerando desde hace mucho tiempo un problema de salud importante. 80% de la población sufrirá dolor de espalda en algún momento de su vida.  Pero al dolor de espalda en la zona media no se le ha dado la misma importancia que al dolor en zona  y lumbar o en zona cervical.

Entre el 7 y el 30% en hombres y entre el  9 y el 38% en mujeres sufren dolor de espalda en la zona media. 1 de cada 10 hombres y 1 de cada 5 mujeres padecen dolor de espalda en la zona media (4).

¿Qué tipos de dolor de espalda en la zona media hay?

El dolor de espalda en la zona media puede ser de dos tipos estructural o funcional.

El dolor de espalda en la zona media estructural a su vez se divide en:

 

El dolor de espalda en la zona media funcional se compone de otras dos variedades:

  • Dorsalgia mecánica/funcional, dolor de aparición y/o agudización durante la actividad. Son las más frecuentes y están provocadas por conflictos de la vida familiar, laboral o social (factores psicológicos, posturales y musculares).
  • Dorsalgia inflamatoria se manifiesta con dolores más importantes al final del día o de noche y disminuyen con los primeros movimientos de la mañana.

 

La dorsalgia más frecuentemente es el dolor de espalda localizado entre los omóplatos. Dependiendo de la causa puede provocar desde un dolor constante y difuso en la zona media de la espalda a un dolor agudo que se irradia a lo largo de la costilla dificultando incluso la respiración o el movimiento del tronco (5).

Si el dolor es constante, de aparición abrupta, que no cede con el reposo ni cambios posturales, aparición de cambios estructurales, asociado a pérdida de peso, malestar general, síntomas neurológicos, fiebre, es recomendable realizar una consulta médica.

¿Por qué tengo dolor de espalda en la zona media?

El dolor de espalada en la zona media puede tener su origen en diferentes causas que se puede clasificar en:

¿Cuál es el tratamiento de la dorsalgia?

Desde la fisioterapia el tratamiento del dolor de espalda en la zona media consistirá en terapia manual, osteopatía, reeducación postural, control de la respiración, terapia activa de movilidad y acondicionamiento muscular,  electroterapia, termoterapia.

Es importante controlar otros aspectos como los factores psico-sociales, la ergonomía en el puesto de trabajo, alimentación, descanso y realización de ejercicio (9–12).

En Premium Madrid estamos a tu disposición para tratar tu problema, contamos con un amplio equipo multidisciplinar para ayudarte en todo lo que necesites

Bibliografía:

    1. Panjabi MM, Takata K, Goel V, Federico D, Oxland T, Duranceau J, et al. Thoracic human vertebrae. Quantitative three-dimensional anatomy. Spine (Phila Pa 1976). 1991 Aug;16(8):888–901.
    2. Pan F, Firouzabadi A, Reitmaier S, Zander T, Schmidt H. The shape and mobility of the thoracic spine in asymptomatic adults – A systematic review of in vivo studies. J Biomech [Internet]. 2018;78:21–35. Available from: https://doi.org/10.1016/j.jbiomech.2018.07.041
    3. 00007632-199108000-00006.Pdf.
    4. Fouquet N, Bodin J, Descatha A, Petit A, Ramond A, Ha C, et al. Prevalence of thoracic spine pain in a surveillance network. Occup Med (Chic Ill). 2015;65(2):122–5.
    5. Luetchford S, Declich M, Tavella R, Zaninelli D, May S. Diagnosis of cervical and thoracic musculoskeletal spinal pain receptive to mechanical movement strategies: a multicenter observational study. J Man Manip Ther [Internet]. 2018;26(5):292–300. Available from: https://doi.org/10.1080/10669817.2018.1505328
    6. Ortega-Santiago R, Maestre-Lerga M, Fernández-De-Las-Peñas C, Cleland JA, Plaza-Manzano G. Widespread Pressure Pain Sensitivity and Referred Pain from Trigger Points in Patients with Upper Thoracic Spine Pain. Pain Med (United States). 2019;20(7):1379–86.
    7. Briggs AM, Van Dieën JH, Wrigley T V., Greig AM, Phillips B, Lo SK, et al. Thoracic kyphosis affects spinal loads and trunk muscle force. Phys Ther. 2007;87(5):595–607.
    8. Bouthors C, Benzakour A, Court C. Surgical treatment of thoracic disc herniation: an overview. Int Orthop. 2019;43(4):807–16.
    9. Byrnes K, Wu PJ, Whillier S. Is Pilates an effective rehabilitation tool? A systematic review. J Bodyw Mov Ther [Internet]. 2018;22(1):192–202. Available from: http://dx.doi.org/10.1016/j.jbmt.2017.04.008
    10. Pecos-Martín D, de Melo Aroeira AE, Verás Silva RL, Martínez de Tejada Pozo G, Rodríguez Solano LM, Plaza-Manzano G, et al. Immediate effects of thoracic spinal mobilisation on erector spinae muscle activity and pain in patients with thoracic spine pain: a preliminary randomised controlled trial. Physiother (United Kingdom) [Internet]. 2017;103(1):90–7. Available from: http://dx.doi.org/10.1016/j.physio.2015.10.016
    11. Pagé I, Descarreaux M. Effects of spinal manipulative therapy biomechanical parameters on clinical and biomechanical outcomes of participants with chronic thoracic pain: A randomized controlled experimental trial. BMC Musculoskelet Disord. 2019;20(1):1–14.
    12. Heneghan NR, Gormley S, Hallam C, Rushton A. Management of thoracic spine pain and dysfunction: A survey of clinical practice in the UK. Musculoskelet Sci Pract [Internet]. 2019;39:58–66. Available from: https://doi.org/10.1016/j.msksp.2018.11.006
Primera publicación Abril 2017 – Actualizado Febrero 2021.
Fisioterapia en la luxación del codo

Fisioterapia en la luxación del codo

La luxación de codo es la luxación más frecuente en extremidad superior tras la luxación glenohumeral [1] tiene una incidencia anual de 6 casos por cada 100.000 habitantes. [2]

La inmensa mayoría de las luxaciones de codo son luxaciones posteriores con desplazamiento del antebrazo relativo a la parte distal del húmero.[3] Rara vez ocurren luxaciones con desplazamientos anteriores o laterales del antebrazo que suelen verse con mayor frecuencia en niños.[4]

Cómo diagnosticar una luxación

El diagnóstico de la luxación de hombro es relativamente instantáneo. Los pacientes presentan inflamación del tejido blando, deformidad en el hombro e impotencia funcional. Internamente, se produce un aumento desgarro de la cápsula articular y de los ligamentos colaterales, así como del músculo braquial anterior. Se requiere una exploración neurovascular antes de la reducción de la articulación.

Puede existir complicaciones vasculares y nerviosas que comprometan la arteria braquial y nervio mediano y cubital, respectivamente. En cualquiera de estos supuestos, hay que añadir la frecuente aparición de inflamación, edema y considerar la posible aparición de un síndrome compartimental en la zona del antebrazo.[5]

En relación con las complicaciones óseas, la mayoría de los casos consisten en luxaciones simples sin fracturas. Siendo aún escasa esta probabilidad, un 10% de los casos producen fracturas del epicóndilo, epitróclea y apófisis coronoides. Asimismo, la fractura más compleja combina una fractura de la cabeza del radio y apófisis coronoides que obliga a un tratamiento quirúrgico. [6]

Cómo tratar una luxación de codo

Tratamiento conservador vs tratamiento quirúrgico.

Pese a lo que su nombre pueda dar a pensar, la luxación de codo es una lesión compleja de las estructuras capsulo-ligamentosas. El pronóstico está directamente relacionado con la severidad de la lesión del tejido.[7]

En caso de no presentar fracturas u otras complicaciones asociadas, tras la comprobación mediante radiografía, la evidencia se decanta por el tratamiento conservador.[8] La terapia funcional temprana proporciona en el corto plazo, en términos de objetivos terapéuticos, mejor movilidad, vuelta a la actividad en menor tiempo y se relaciona con baja recurrencia posterior a la lesión.[9]

En casos más graves, la inmovilización inicial proporciona mejor control del dolor y debe ser combinada con fisioterapia no más tarde de una semana para evitar complicaciones asociadas.[8] Se recomienda una inmovilización activa. Con movilización de las articulaciones vecinas (hombro muñeca y mano) para facilitar la rehabilitación posterior.

La articulación del codo complementa la movilidad que otorga el hombro al miembro superior, permite que la mano se coloque en una gran variedad de posiciones. La rigidez de hombro y la inestabilidad tienen consecuencias directas en la correcta funcionalidad del miembro, por esta razón, necesitamos una rehabilitación temprana.

En Premium Madrid contamos con profesionales especializados en esta articulación y con gran experiencia en tratar luxaciones de este tipo. Además, contamos con tecnología, como la diatermia, para mejorar la vascularización del tejido, reducir el dolor y facilitar el alcance de las técnicas manuales y activas que realicemos durante la sesión. ¿Te gustaría saber más? ¡Pregúntanos sin compromiso!

 

Bibliografía

    1. B. de Pablo Márquez, P. Castillón Bernal, M.C. Bernaus Johnson, N.M. Ibáñez Aparicio. Luxación de Codo., Hospital Universitari Mútua Terrassa, Terrassa, Barcelona, España, DOI: 10.1016/j.semerg.2017.
    2. Ahmed I, Mistry J. The Management of Acute and Chronic Elbow Instability. Orthop Clin North Am. 2015;46(2):271-280.doi:10.1016/j.ocl.2014.11.008
    3. Jones ADR, Jordan RW. Complex Elbow Dislocations and the “Terrible Triad” Injury. Open Orthop J. 2017;11(1):1394-1404. doi:10.2174/1874325001711011394
    4. Venkatram N, Wurm V, Houshian S. Anterior dislocation of the ulnar-humeral joint in a so-called “pulled elbow”. Emerg Med J. 2006;23(6):1-3. doi:10.1136/emj.2005.033878
    5. Wieschhoff GG, Sheehan SE, Wortman JR, et al. Traumatic finger injuries: What the orthopedic surgeon wants to know. Radiographics. 2016;36(4):1106-1128. doi:10.1148/rg.2016150216
    6. Chicharoen N. Reduction of posterior elbow dislocation technique. Medscape.15 Jul 2016- Radiographics., 33 (2013), pp. 869-888
    7. Duckworth AD, Ring D, Kulijdian A, McKee MD. Unstable elbow dislocations. J Shoulder Elbow Surg. 2008;17:281–286.
    8. de Haan J, den Hartog D, Tuinebreijer WE, et al. Functional treatment versus plaster for simple elbow dislocations (FuncSiE): a randomized trial. BMC Musculoskelet Disord. 2010;11
    9. Maripuri SN, Debnath UK, Rao P, Mohanty K. Simple elbow dislocation among adults: a comparative study of two different methods of treatment. 2007;38:1254–1258
Primera publicación Noviembre 2013 – Actualizado Febrero 2021.

Cúentanos tu caso y te ayudamos

Un equipo de profesionales sanitarios resolverá tus dudas respecto a tu salud

Nuestros pacientes opinan de nosotros

Te ofrecemos un tratamiento multidisciplinar, global y especializado

Prestamos una asistencia eficiente, comprometida y sensible a las necesidades de las personas, a través de la implicación de un gran equipo multidisciplinar, conformado por médicos, fisioterapeutas, podólogos, enfermeros, terapeutas ocupacionales, psicólogos, nutricionistas y entrenadores. Hacer un mundo mejor es posible, ayudarnos a mejorar entre las personas es una de las esencias de la vida.

SERVICIO A DOMICILIO

¡Fisioterapia a domicilio y mucho más! En Premium Madrid queremos estar cerca de ti más que nunca. Por eso puedes contar con nuestro equipo multidisciplinar para aquello que precises en el lugar donde nos necesites. ¡Conoce más acerca de todos los servicios que ofrecemos!

Unidades

Conoce nuestras unidades de medicina y fisioterapia especializada, en las que un equipo multidisciplinar junto a la tecnología sanitaria más avanzada te ayudarán sea cual sea tu objetivo.

ÁREAS Y ESPECIALIDADES

Entidades con las que colaboramos

SOMOS PROFESORES DOCENTES DE LA UNIVERSIDAD EUROPEA DE MADRID

DIRECTORES DEL MÁSTER DE FISIOTERAPIA DEPORTIVA

Universidad autónoma de Madrid

SOMOS PROFESORES DOCENTES DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE MADRID

Universidad Nebrija logo

SOMOS PROFESORES DOCENTES DE LA UNIVERSIDAD ANTONIO DE NEBRIJA

Imagen de la Universidad Alfonso Décimo el Sabio

SOMOS PROFESORES DOCENTES DE LA UNIVERSIDAD ALFONSO X EL SABIO

Ayuda en Acción imagen

COLABORAMOS CON AYUDA EN ACCION

Responsables de los servicios médicos y de fisioterapia deportiva

Logo club Urbas Fuenlabrada

Urbas Fuenlabrada

Logo Federación Madrileña de Natación

Federación Madrileña de Natación

 

Eolo Kometa Cycling Team

 

Logo Club Voleibol Madrid

Voleibol Madrid

 

Logo Club Escuela de Atletismo

Club Escuela de Atletismo Majadahonda

Logo CDC Moscardó

CDC Moscardó

Logo Club ozuelo de Alarcón

C. F. Pozuelo

Logo Club A.D Villa Rosa

A. D. Villa Rosa

Logo Club E.D Moratalaz

E.D. Moratalaz

Logo CD San Roque

CD San Roque EFF

Logo Club AD Arganda del Rey

AD Arganda CF

Logo Club CDE Lugo Fuenlabrada

CDE Lugo Fuenlabrada

Clínicas de Fisioterapia y Rehabilitación en Madrid

Somos tu Clínica de Fisioterapia y Rehabilitación de confianza en Madrid, donde nuestro equipo multidisciplinar te acompañará en el proceso hasta lograr tus objetivos de salud y deporte. Mejoramos para hacer mejorar, crecemos para hacer crecer.