Para estirar los isquiotibiales nos situamos de pie frente a un pequeño escalón. Elevamos una pierna y apoyamos el talón. La pierna de apoyo se mantiene ligeramente flexionada, con la planta del pie totalmente apoyada y con los dedos mirando al frente. La pierna elevada, es la que vamos a estirar los isquiotibiales, se mantiene estirada y con los dedos mirando hacía el techo.

El tronco se mantiene erguido y la pelvis se mantiene lo más estable (vertical) posible. Para aumentar la tensión e incidir en el estiramiento, podemos inclinar el tronco hacía delante, pero debemos hacerlo bajando desde la cadera y manteniendo la espalda recta.

Es importante que pongamos atención a todos estos aspectos técnicos que nos facilitarán el estiramiento, evitarán compensaciones y posibles daños en otras zonas y lo harán más productivo porque estiraremos sólo el músculo que queremos.

Cualquier duda pregúntanos, los profesionales de Premium Madrid te explicaremos todo lo que necesites saber.

 Puedes seguirnos en twiitter @premiummadrid o en nuestra página de facebook http://www.facebook.com/#!/pages/Premium-Madrid/327049632836

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
NATACION TERAPEUTICA: REHABILITACION COLUMNA CERVICAL
ESGUINCE DE TOBILLO: REHABILITACION EN EL AGUA

Cerrar