Un esguince es un sobre estiramiento de un ligamento, es decir, los ligamentos tienen capacidad de estirarse y volver a su posición sin sufrir ningún daño, pero si pasamos su capacidad elástica se produce una rotura de las fibras de este ligamento, según el número de fibras que se rompan se clasifca en esguince grado I (sobreestiramiento con muy pocas fibras rotas), esguince grado II (rotura de entorno al 50 % del ligamento) o esguince grado III (rotura de más del 50 % del ligamento), por último tendríamos la rotura total del ligamento en la cual los extremos se separan, quedando el ligamento en dos partes, y el tratamiento es quirúrgico.

 En el caso del esguince o rotura parcial de ligamento lateral interno de la rodilla, éste se produce por una inclinación hacia adentro de la rodilla, bien sea por un golpe en la parte de fuera de la rodilla, por un golpe en la parte de dentro del tobillo (por ejemplo un balonazo) o por un desplazamiento rápido con el pie apoyado en el suelo, en este caso la lesión de rodilla irá acompañada posiblemente con una lesión de menisco interno y quizá de ligamento cruzado anterior (Triada).
 El dolor en la rodilla se producirá en la cara interna y se localiza a punta de dedo, además, las pruebas clínicas son sencillas y muy concluyentes. Se puede determinar mejor el alcance de la lesión haciendo una ecografía o una resonancia magnética.
 La rehabilitación tras un esguince de ligamento lateral interno de rodilla consistirá en, desde el primer momento, aplicación de hielo directo sobre el ligamento, 10 minutos, al menos tres veces al día, para controlar la inflamación de la zona. Además, se aplicarán ultrasonidos y láser, para bajar la inflamación y mejorar la cicatrización de los tejidos, microonda para aumentar la sangre en la zona (y así acelerar la regeneración de tejidos). Manualmente el tratamiento consiste en realizar un masaje tipo Cyriax, el cual busca la correcta alineación del colágeno. Para terminar la rehabilitación y volver a la práctica deportiva es muy importante realizar un potenciación del vasto interno del cuádriceps, el cual se verá debilitado por la falta de extensión de la rodilla en la primera fase de la lesión.
 Dependiendo del alcance de la lesión (grado I, II o III) el tiempo de recuperación ira de 10 días a 8 – 12 semanas.
 En Premium Madrid tenemos experiencia en este tipo de lesiones debido a que tratamos a gran número de deportistas de distintas especialidades. Por eso te aseguramos una recuperación al 100% para volver a practicar tu deporte favorito. En Premium Madrid queremos cuidarte.
mm

Alvaro Guerrero

  • Director General Premium Madrid
  • Profesor Universidad Europea de Madrid
  • Co-director master fisioterapia deportiva Real Madrid – UEM
  • Fisioterapeuta (Universidad Pontificia de Salamanca)
  • Especialista en osteopatía (C.O. – Universidad de Alcalá)
  • Especialista en R.P.G. (Universidad de Saint Mont - Francia)
  • Especialista en fisioterapia deportiva
  • Especialista en ecografía músculo esquelética
  • Especialista en tratamiento invasivo y conservador del sistema miofascial
  • Amplia experiencia como fisioterapeuta en equipos de deporte de élite

Follow Me:
LinkedIn

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
Linfedema
Linfedema

Cerrar