¿Cómo se produce una rotura de LCA?

La rotura del ligamento cruzado anterior se produce al realizar un giro y desplazamiento anterior de la tibia, con el pie fijado en el suelo, superando los límites fisiológicos de elasticidad y resistencia del ligamento cruzado anterior.

La rotura puede ser parcial o completa. En el caso de que la rotura sea parcial, el tratamiento de rehabilitación consistirá inicialmente en bajar la inflamación para facilitar la regeneración del ligamento cruzado anterior y estabilizar todo el complejo articular en su conjunto. Para ello, potenciaremos la musculatura que controla la rodilla (cuádriceps, isquiotibiales, aductores y gemelos), prestando especial atención en el cuádriceps, a su comportamiento y características en acciones de cadenas cinéticas cerradas y abiertas (1,2), insistiendo generosamente en el trabajo de propiocepción y funcional de fuerza.

Pinchando en el siguiente enlace puedes ver una amplia variedad de ejercicios de rodilla.

¿Cuál es el mejor tratamiento?

El tratamiento de la rotura completa del ligamento cruzado anterior es quirúrgico, salvo que el paciente sea de una edad media – avanzada (>50 años) y su demanda u objetivo sea llevar una actividad liviana y de baja carga. Existen distintos tipos de cirugía, los más usados son el procedimiento T2 o T4 (se usan los tendones del semitendinoso y recto interno de la rodilla del propio paciente) y el HTH (se utiliza el tendón rotuliano junto con un fragmento de hueso de la rótula y de la tibia, puede ser del propio paciente o de cadáver).

Actualmente a nuestros centros Premium Madrid acuden un amplio número de casos de pacientes intervenidos de ligamento cruzado anterior, obteniendo unos excelentes resultados en el tratamiento y cumpliendo con los plazos marcados de su recuperación. Además de todo ello, estamos demostrando y avalamos que una rehabilitación prequirúrgica es fundamental para una rápida y mejor recuperación postquirúrgica, contribuyendo al debate existente en el ámbito científico acerca de la eficacia de la terapia física supervisada (1).

Rehabilitación de rotura del ligamento cruzado anterior

Para la rehabilitación tras la cirugía de la rotura del ligamento cruzado anterior podemos establecer como propuesta los siguientes periodos divididos por semanas:

Comienzo del tratamiento a los 7 días de la cirugía. En estos primeros 7 días, y atendidas la recomendaciones al alta por parte del cirujano o traumatólogo, el paciente debería apoyar la pierna sin cargar peso en ella, aplicar crioterapia o hielo cada 2-3 horas 10 min, combinado todo ello con medidas antiinflamatorias y analgésicas (1) así como con la realización de ejercicios isométricos de cuádriceps, ya que son seguros desde la primera semana (1).

Del 10º día a 3ª semana el objetivo es disminuir inflamación y derrame intra- extra- articular, ganar movilidad articular de la rótula de forma pasiva, conseguir extensión completa de rodilla a 00, e iniciar el trabajo de tonificación muscular. Una vez confirmada que la marcha es dinámica y correcta, está indicado la retirada de una muleta.

De la 3ª a la 6ª semana, retirada de la segunda muleta (4ª semana) para realizar marcha funcional, con el objetivo de ganar movilidad articular entre 1200-1300 y tonificación muscular, como el comienzo de ejercicios excéntricos, a partir de la tercera semana, y de cadena cinética abierta, a partir de la 4ª semana, con una angulación especifica (1,2). Eliminación de la inflamación y edema.

De la 6ª a la 8ª semana, balance articular completo, tonificación muscular, trabajos propioceptivos en cadena cinética cerrada.

De la 8ª a la 12ª semana, potenciación muscular progresiva, respetando tiempos de cicatrización del neoligamento, trabajo en bicicleta estática, elíptica y propiocepción.

De la 12ª a la 16ª semana, potenciación muscular intensa puesto que ya se ha producido una buena cicatrización ósea y de la plastia, ejercicios propioceptivos de mayor dificultad y carrera continua progresiva.

A partir de la 16ª semanavuelta progresiva a su actividad deportiva, donde deberemos continuar con la restauración de la función muscular y alteraciones biomecánica, con la finalidad de prevenir recidivas (1).

 

  • Los plazos de tiempos que aquí se han mostrado son orientativos y se ajustarán en función del tipo de cirugía, la progresión y la actividad física que desarrolle el paciente.
  • En todo momento, el proceso de recuperación y plan de tratamiento deberá ser supervisado y controlado por su fisioterapeuta para asegurar la calidad del mismo.

En Premium Madrid somos especialistas en lesiones de ligamento cruzado anterior desde la fase previa a la cirugía hasta su vuelta al deporte. Más de 300 casos al año nos avalan. Cuéntanos tu caso.

 

Bibliografía:

  1. Van Melick N, Van Cingel REH, Brooijmans F, Neeter C, Van Tienen T, Hullegie W, et al. Evidence-based clinical practice update: Practice guidelines for anterior cruciate ligament rehabilitation based on a systematic review and multidisciplinary consensus. Br J Sports Med. 2016;50(24):1506–15.
  2. Perriman A, Leahy E, Semciw AI. The Effect of Open- Versus Closed-Kinetic-Chain Exercises on Anterior Tibial Laxity, Strength, and Function Following Anterior Cruciate Ligament Reconstruction: A Systematic Review and Meta-analysis. J Orthop Sport Phys Ther [Internet]. 2018;48(7):552–66. Available from: https://www.jospt.org/doi/10.2519/jospt.2018.7656
mm

Alvaro Guerrero

  • Director General Premium Madrid
  • Profesor Universidad Europea de Madrid
  • Co-director master fisioterapia deportiva Real Madrid – UEM
  • Fisioterapeuta (Universidad Pontificia de Salamanca)
  • Especialista en osteopatía (C.O. – Universidad de Alcalá)
  • Especialista en R.P.G. (Universidad de Saint Mont – Francia)
  • Especialista en fisioterapia deportiva
  • Especialista en ecografía músculo esquelética
  • Especialista en tratamiento invasivo y conservador del sistema miofascial
  • Amplia experiencia como fisioterapeuta en equipos de deporte de élite

Follow Me:
LinkedIn

Centro de preferencias de privacidad

Cookies imprescindibles

se usan para saber si ya aceptaste nuestras políticas y para servir más rápidos los contenidos.

__hssc, __hssrc, __hstc, __zlcid, __zlcmid, __zlcstore, _ga, _gat, _gat_UA-21510446-1, _gid, cookies.js, gdpr[allowed_cookies], gdpr[consent_types], hsfirstvisit, hubspotutk

Cookies de terceros

Usamos cookies de terceros en las que se almacenan externamente para conocer tus usos de navegación, si ya estás suscrito al boletín y los elementos compartidos en redes sociales

IDE, fr, NID, 1P_JAR, __cfduid

Shares
Más en Deporte y Nutrición, Rodilla
quiste-de-baker-premium-madrid
Quiste de Baker: en qué consiste y cómo se trata

Cerrar