La fractura de Colles es la más frecuente de la muñeca, se produce en las caídas en el que el cuerpo tiende a apoyar la mano para amortiguar el golpe. Si no aguanta y se rompe la muñeca la mano queda hacia atrás y hacia fuera con respecto al antebrazo. Esto ocurre por la rotura del extremo del hueso principal del antebrazo (radio) o los dos huesos inferiores del brazo (radio y cúbito) como explicamos en este blog sobre este tipo de lesiones.

Nuestro paciente es un hombre de 74 años de edad que sufrió una caída el 18 de Agosto cuyo resultado fue la fractura de Colles de su mano izquierda. Le inmovilizaron con yeso hasta el 1 de Octubre. Durante el tiempo de inmovilización siguió pautas médicas de realización de movilidad de dedos y distintas pinzas.

Acude a rehabilitación el 3 de Octubre para valoración e inicio de tratamiento.

Antecedentes: Principio de Parkinson con temblores y rigidez en MMSS. Fractura clavicular izquierda que como consecuencia le limitaba la movilidad del hombro y actualmente ha empeorado por el cabestrillo.

Exploración: Edema, dolor en reposo y al movimiento, impotencia funcional. Limitación de la movilidad de los dedos con pérdida de fuerza. Movilidad radio-carpiana con gran limitación sobre todo en las inclinaciones laterales. Articulación radio-cubital distal muy rígida limitando la prono-supinación. Articulación del codo con flexo de 10º y BM 3+/5.

Objetivos de tratamiento:

–  Corto plazo:

· Disminución del edema

· Recuperación de la movilidad pasiva

· Evitar compensaciones

· Evitar y/o minimizar las posibles complicaciones: rigidez secundaria al edema, distrofia simpático-vascular refleja (enfermedad de Sudeck), síndrome del túnel carpiano por lesión traumática del nervio mediano en su trayecto por el túnel del carpo o artrosis radio-cubital inferior.

–  Medio plazo:

· Recuperación de la movilidad activa

· Potenciar musculatura

· Normalizar la actividad sensitivo-perceptivo-motriz

–  Largo plazo:

· Conseguir la funcionalidad completa del miembro superior izquierdo.

Tratamiento: Durante la primera fase de tratamiento nos planteamos los objetivos a corto y medio plazo realizando sesiones diarias de rehabilitación.

–  1ª Fecha (inicio):

· Drenaje linfático manual.

· Vendaje neuromuscular (pulpo drenante).

· Movilizaciones pasivas y activas asistidas de articulaciones humero-cubital, radio cubital tanto proximal como distal, radio-carpiana, intercarpiana, carpo-metacarpiana, metacarpiana, metacarpo-falángica e interfalángicas.

· Tratamiento conservador de musculatura del antebrazo.

–  2ª fecha: (3 semanas) Evolución favorable del edema aunque todavía persiste limitando la movilidad.

· Movilizaciones analíticas específicas de la articulación sindesmal radio-cubital distal, radio-carpiana y de los huesos del carpo.

· Movilizaciones activas globales de prensión y distintas pinzas.

· Técnicas de contracción-relajación para aumentar el recorrido articular.

–  3ª fecha (1,5 mes): Movilidad pasiva completa aunque cuesta conseguirla de primeras por la rigidez al movimiento causada por el inicio del Parkinson. Movimientos funcionales de prensión y pinza conseguidos aunque con disminución de fuerza. Movimiento de hombro y codo en la misma situación que antes del traumatismo. Últimos grados de flexo-extensión activa con dolor. Dolor a la carga en palma de la mano y cara anterior de la articulación radio-carpiana. Callo óseo evidente en zona de estiloides cubital.

· Ejercicios de potenciación de musculatura epicondílea y epitroclear.

· Ejercicios de funcionalidad de miembro superior izquierdo (discriminación, coordinación óculo-manual, motricidad fina y gruesa…).

· Propiocepción y control motor.

–  Al alta, el callo óseo de la estiloides cubital provoca una disminución de fuerza en flexión del 4º y 5º dedo, limitación de últimos grados de supinación y de inclinación cubital. A pesar de ello, el paciente es completamente funcional e independiente en sus actividades de la vida diaria.

 

Radiografía de muñeca. Muestra las típicas desviaciones de epífisis distal del radio, propias de una fractura de Colles. La epífisis está impactada en la metáfisis, desviada hacia dorsal (dorso de tenedor) y radializada (deformación “en bayoneta”).

 

En el centro médico y de rehabilitación Premiummadrid encontrará un equipo multidisciplinar preparado para llevar a cabo su tratamiento de rehabilitación individualizado, en atención a sus necesidades y del grado evolutivo en el que se encuentre.

 

Bibliografía:

– Pancorbo Sandoval EA, Martín Tirado JC, Delgado Quiñonez A y Henández Hernández J. Tratamiento de las fracturas del extremo distal del radio. Rev Cubana Ortop.2005;19(2).

– Bravo J. y Díaz-Cañedo. Complicaciones de las fracturas de la extremidad inferior del radio. Revista Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología Volume 47, Issue 2, 2003, Pages 92–99.

Beatriz Herrero

Fisioterapeuta y terapeuta ocupacional. Responsable de atención domiciliaria.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
DOLOR DE RODILLA Y NATACIÓN: RODILLA DEL BRACISTA

Cerrar