¿Qué es el canal del parto? Muchas mujeres habrán oído hablar de él a lo largo de la gestación y de la preparación al parto, sin saber muy bien qué es o qué forma tiene. Pues bien, en este blog vamos a explicar qué es el canal del parto y  describirlo anatómicamente.

El canal del parto o excavación pélvica, es un túnel óseo curvado y orientado de forma oblicua, que va a conformar el espacio por dónde el bebé deberá ir girando y rotando durante el parto, hasta salir al exterior.

Dentro de esta excavación pélvica se sitúan los tres estrechos (estrecho superior, medio e inferior), muy mencionados durante las clases de preparación al parto, que son tres barreras o estrechamientos óseos dentro de la excavación pélvica que el bebé deberá atravesar hasta salir al exterior, constituyendo las zonas clave para el paso del feto:

El estrecho superior, es la entrada al canal del parto y por tanto es la primera barrera que el feto debe franquear durante el mismo. Abarca desde la parte anterior del sacro hasta el borde superior del pubis, pasando por las líneas innominadas de la pelvis situadas a ambos lados de a misma. Es en esta zona donde se produce el encajamiento (momento en el que el feto atraviesa el estrecho superior). Para franquear este estrecho, es necesario que el feto gire la cabeza y se quede mirando, normalmente, hacia la derecha. Una vez superada esta primera barrera, el feto se dispondrá a atravesar el estrecho medio, un camino más estrecho y complicado.

El estrecho medio, situado por debajo del estrecho superior, delimita un espacio compuesto, a nivel lateral, por las espinas ciáticas (dos salientes óseos que disminuyen el diámetro lateral de este estrecho y que, en caso de sobresalir de forma exagerada, pueden dificultar el parto natural), a nivel anterior por la zona media de la sínfisis del pubis y a nivel posterior por el sacro (un poco por encima del coxis). Es en este nivel donde el feto gira alrededor del pubis para orientar el diámetro más grande de su cabecita con el diámetro más grande del estrecho medio (diámetro anteroposterior), por lo que se quedará mirando hacia la curvatura cóncava del sacro. Este plano es de gran importancia ya que también es en el lugar donde se inserta el plano profundo del suelo pélvico, por lo que el bebé deberá también flexionar su cabecita y disminuir así al máximo su diámetro, para dañar lo menos posible las estructuras de este suelo pélvico.

            El estrecho inferior, es el más bajo de los tres estrechos y va a conformar la salida del canal del parto, siendo la última barrera ósea que atraviesa el feto antes de nacer. Este estrecho se extiende lateralmente desde el borde inferior de los isquiones, pasando por la parte inferior de la rama púbica en su cara anterior y por el coxis posteriormente. Cuando el bebé franquea este estrecho, se produce la coronación.

Una vez conocida la anatomía del canal del parto, es importante saber que estos tres estrechos pueden ser modificados por la madre durante el desarrollo del parto, para facilitar así que el niño se encaje y vaya descendiendo, atravesando los estrechos con menor dificultad. Por esto es muy importante que la futura mamá acuda a unas buenas clases de preparación al parto y tome conciencia de la anatomía, del movimiento de la pelvis y sobre todo de la realización de un pujo eficaz. También es importante que durante el embarazo mantenga fuerte y elástico el suelo pélvico y que adquiera un buen tono del músculo transverso abdominal, que le ayudará a evitar dolores de espalda durante el embarazo (lumbalgias, pubalgias, coxigodinias….) y le facilitará la etapa de expulsivo.

En Premiummadrid tenemos fisioterapeutas expertos en ginecología y obstetricia que podrán ayudarle a conocer mejor su cuerpo y poder participar en su parto de forma activa. 

 

Bibliografía:

-“Parir en movimiento” Blandine Calais-Germain y Núria Vives Parés

-El papel del fisioterapeuta en el embarazo y la preparación al parto (www.efisioterapia.net)

-A. Ferri Morales, J.M. Amostegui Azúe. Prevención de la disfunción del suelo pélvico de origen obstétrico. Fisioterapia 2004;26(5):249-65

mm

Belén Fernández

  • Directora del área de fisioterapia especializada y responsable de la unidad de mujer y pediatría
  • Fisioterapeuta diplomada por la Universidad Pontificia de Comillas
  • Postgrado en fisioterapia osteoarticular (escuela universitaria de la ONCE)
  • Especialista en inducción miofascial niveles I y II (Tupimek)
  • Especialista en RPG (universidad de saint mont)
  • Fisioterapia en uro-ginecología y obstetricia (universidad de Alcalá)
  • Master de fisioterapia en pelviperineología (universidad de Castilla la Mancha)
  • Especialista en Drenaje linfático manual (INK París)
  • Fisioterapia en bronquiolitis y asma del recién nacido (Louviers, Francia)
  • Amplia experiencia en pacientes de traumatología, uroginecología (suelo pélvico femenino, embarazo) y patología vascular (edemas linfáticos y venosos).

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
Reflujo gastroesofágico en el recién nacido

Cerrar