Como bien hemos hablado en blogs anteriores, la incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina, que puede ser demostrada objetivamente y que supone un problema social e higiénico. La musculatura encargada de cerrar el esfínter externo para asegurar la continencia de la orina y elevar los órganos que se encuentran en el interior de la pelvis, es el suelo pélvico. Pero este suelo pélvico tiene otras múltiples funciones, en este caso vamos a centrarnos en su papel estabilizador de la columna vertebral y la pelvis.

Así, como se ha demostrado recientemente, el suelo pélvico ejerce una importante función de cierre de las articulaciones de la pelvis (articulaciones sacroilíacas), básicas para asegurar la correcta estabilidad lumbopélvica. Además, este suelo pélvico trabaja conjuntamente con la musculatura profunda del abdomen (transverso y oblicuo interno), con el fin de modular la presión intraabdminal (grado de presión en el interior de la cavidad abdominal). Este trabajo en equipo, junto con los músculos diafragma ymultífidos, permiten dar estabilidad a la pelvis para realizar ergonómicamente diversas actividades de la vida diaria, como andar o cargar un peso.

Tal es la importancia de esta función de estabilidad, que en estudios recientes se ha observado que más del 50% de las mujeres con incontinencia urinaria sufren también de dolores de espalda, incluso hay publicaciones científicas que muestran datos de más del 70%. Esto quiere decir que la prevalencia de incontinencia urinaria encontrada en mujeres con dolor lumbopélvico es mayor que la encontrada en mujeres de similar edad sin dolor lumbopélvico.

Por tanto, aquellas mujeres que tienen incontinencia de orina debido a una debilidad de los músculos del suelo pélvico (por ejemplo por cicatrices de episiotomía mal curadas), pueden tener más riesgos de sufrir dolores de espalda, por la falta de actividad de uno de los elementos de estabilización. Además se ha observado que estas mujeres tienen también una alteración en el control motor de los músculos abdominales profundos, contrarrestada con un hipertono de la musculatura superficial (rectos del abdomen).

En Premium Madrid tratamos siempre al paciente desde un punto de vista global y tenemos fisioterapeutas con diferentes especialidades (suelo pélvico, reeducación postural global, poyet, osteopatía…) que podrán trabajar en equipo con usted, beneficiándose de la formación y experiencia de cada uno de ellos.

 

Bibliografía:

Gavira Pavón A, et al. Prevalencia y factores de riesgo de incontinencia urinaria en mujeres que consultan por dolor lumbopélvico: estudio multicéntrico. Aten Primaria. 2013.

 

 

 

mm

Belén Fernández

  • Directora del área de fisioterapia especializada y responsable de la unidad de mujer y pediatría
  • Fisioterapeuta diplomada por la Universidad Pontificia de Comillas
  • Postgrado en fisioterapia osteoarticular (escuela universitaria de la ONCE)
  • Especialista en inducción miofascial niveles I y II (Tupimek)
  • Especialista en RPG (universidad de saint mont)
  • Fisioterapia en uro-ginecología y obstetricia (universidad de Alcalá)
  • Master de fisioterapia en pelviperineología (universidad de Castilla la Mancha)
  • Especialista en Drenaje linfático manual (INK París)
  • Fisioterapia en bronquiolitis y asma del recién nacido (Louviers, Francia)
  • Amplia experiencia en pacientes de traumatología, uroginecología (suelo pélvico femenino, embarazo) y patología vascular (edemas linfáticos y venosos).

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
CASO CLÍNICO: BRAQUICEFALIA Y OSTEOPATÍA

Cerrar