También denominada tibia dolorosa, síndrome de sobreesfuerzo tibial, tibia rugosa o síndrome de estrés medial de la tibia, es una afectación común entre los atletas y saltadores, con un mismo significado: dolor o sensación de quemazón en la cara antero-interna de la pierna, lo que se denomina comúnmente como “espinilla”. En la periostitis tibial lo que se produce es una inflamación del periostio de la tibia, que no es otra cosa que una membrana que rodea el hueso, cuya función es la de nutrir y dar sensibilidad, gracias a que contiene vasos sanguíneos y nervios. Además, este periostio sirve de anclaje para un gran número de músculos de la pierna como son el gemelo, sóleo, flexor común de los dedos y el tibial posterior y anterior, los cuales solicitamos al correr ejerciendo éstos una tracción sobre esta membrana y causando así su irritación.

En la periostitis tibial, pueden distinguirse cuatro estadíos:

 

-Síntomas únicamente tras el esfuerzo.

-Dolor al comienzo de la actividad deportiva, que desaparece durante el esfuerzo y reaparece tras el cese de la actividad.

-Dolores que obligan a detener la actividad deportiva.

-Estadío de descompensación: posible fractura por sobrecarga.

 

Las causas más comunes de esta periostitis pueden estar unidas a un cambio brusco en la intensidad del ejercicio, a cambios de calzado, a la práctica deportiva sobre terrenos duros, tras el inicio de un programa de entrenamiento después de un largo periodo de inactividad… aunque también un pie plano valgo, una diferencia de longitud entre ambas extremidades inferiores, pie cavo rígido o un genu valgo (rodillas en X), pueden ser factores predisponentes en el desarrollo de esta lesión.

Respecto al tratamiento, resulta fundamental hacer una buena valoración del paciente para saber cuales han sido las posibles causas de la aparición de la lesión y tratarlas a fondo para evitar posibles recaídas. Una vez comiencen los síntomas es aconsejable cesar la actividad deportiva así como la aplicación de hielo local varias veces al día, para aliviar el dolor y la inflamación. Además un tratamiento manual, con fisioterapia, osteopatía, liberación miofascial y reeducación global postural, resultan fundamentales para una buena curación.

En Premiummadrid contamos con un equipo de profesionales a su disposición, entre los que se encuentra un área de fisioterapia deportiva así como un servicio de podología (donde podrá realizar un estudio de la biomecánica de la marcha), que trabajarán en equipo para ofrecerle la mayor calidad de tratamiento posible, evitando así las temidas recaídas.

mm

Belén Fernández

  • Directora del área de fisioterapia especializada y responsable de la unidad de mujer y pediatría
  • Fisioterapeuta diplomada por la Universidad Pontificia de Comillas
  • Postgrado en fisioterapia osteoarticular (escuela universitaria de la ONCE)
  • Especialista en inducción miofascial niveles I y II (Tupimek)
  • Especialista en RPG (universidad de saint mont)
  • Fisioterapia en uro-ginecología y obstetricia (universidad de Alcalá)
  • Master de fisioterapia en pelviperineología (universidad de Castilla la Mancha)
  • Especialista en Drenaje linfático manual (INK París)
  • Fisioterapia en bronquiolitis y asma del recién nacido (Louviers, Francia)
  • Amplia experiencia en pacientes de traumatología, uroginecología (suelo pélvico femenino, embarazo) y patología vascular (edemas linfáticos y venosos).

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
LOS PUNTOS GATILLO MIOFASCIALES

Cerrar