La coccigodinia es una afección común que afecta sobre todo a mujeres entre los 20 y 50 años.

Hace referencia al dolor presente en el coxis y en la articulación sacroccocígea con sus partes blandas.

El coxis se localiza al final de la columna vertebral y está formado por la fusión de un conjunto de vértebras, entre 3 y 5, unidas por ligamentos y articulaciones. Es más o menos triangular, con el vértice apuntando hacia abajo.

La coccigodinia puede variar desde una leve molestia a un dolor agudo en la punta del coxis, con irradiación hacia la parte inferior del sacro y el perineo. Los síntomas más frecuentes son:

  1. dolor mientras se está sentado.
  2. dolor agudo al pasar de estar sentado a estar de pie.
  3. dolor causado al sentarse en una superficie blanda, pero no si es dura.
  4. hipersensibilidad a la palpación del coxis

Sus causas son diversas: una caída de nalgas, microtraumatismos (en personas obesas que se estén continuamente sentando), un parto complicado, lumbalgias crónicas, artrodesis lumbares, un aumento en el tono de la musculatura del suelo pélvico (elevador del ano), conflicto discoligamentoso lumbosacro o bien puede ser la causa de una patología vascular como las hemorroides, una patología visceral como las fístulas o tumores locales (condroma, meningioma, neurinoma, metástasis…)

En ocasiones, sobre todo cuando la causa ha sido traumática, la coccigodinia se produce porque el coxis se encuentra luxado o subluxado hacia anterior o bien hacia posterior. Así, en la subluxación anterior (la más común), la punta final del coxis se desplaza hacia arriba y hacia delante, cerrando así el ángulo que forma con el sacro. En estos casos, se puede producir la irritación del ganglio impar que participa en la inervación ortosimpática genital, de vejiga e intestino, por lo que puede favorecer patologías viscerales.

En la subluxación posterior, la punta se desplaza hacia atrás y hacia abajo, abriendo el ángulo que forma con el sacro. Este tipo de subluxación es menos común (20% de las coccigodinias crónicas) y a diferencia de la luxación anterior que es permanente, ésta sólo aparece durante la sedestación, volviendo a su estado normal en la bipedestación. Este tipo de subluxación se da en aquellas personas que tienen el coxis completemente recto.

Debido a los dolores incapacitantes de la coccigodinia, se hace fundamental un tratamiento eficaz que evite la cronicidad de los mismos y la importante repercusión psíquica con que cursan. Algunas medidas empleadas desde la fisioterapia para combatir la coccigodinia serían las movilizaciones del coxis por vía superficial y/o rectal, la punción seca de los puntos gatillo presentes en la musculatura glútea, técnicas de liberación miofascial, ejercicios y masoterapia para relajar la musculatura hipertónica del suelo pélvico. También resulta útil el uso de flotadores o de almohadas durante periodos prolongados de sedestación, que ayudan a reducir las molestias.

En el Centro Médico y de Rehabilitacion Premium Madrid, además de contar con los profesionales cualificados para diagnosticar y tratar su dolor, contamos también con la electroterapia necesaria para aliviar sus síntomas como: láser, ultrasonidos, onda corta y corrientes analgésicas entre otros.

mm

Belén Fernández

  • Directora del área de fisioterapia especializada y responsable de la unidad de mujer y pediatría
  • Fisioterapeuta diplomada por la Universidad Pontificia de Comillas
  • Postgrado en fisioterapia osteoarticular (escuela universitaria de la ONCE)
  • Especialista en inducción miofascial niveles I y II (Tupimek)
  • Especialista en RPG (universidad de saint mont)
  • Fisioterapia en uro-ginecología y obstetricia (universidad de Alcalá)
  • Master de fisioterapia en pelviperineología (universidad de Castilla la Mancha)
  • Especialista en Drenaje linfático manual (INK París)
  • Fisioterapia en bronquiolitis y asma del recién nacido (Louviers, Francia)
  • Amplia experiencia en pacientes de traumatología, uroginecología (suelo pélvico femenino, embarazo) y patología vascular (edemas linfáticos y venosos).

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
DIABETES MELLITUS Y ACTIVIDAD FÍSICA

Cerrar