La incontinencia urinaria es una disfunción del suelo pélvico que hace referencia a la pérdida involuntaria de orina, que puede ser demostrada objetivamente y que constituye un problema social e higiénico.

Nos encontramos con tres tipos de incontinencia urinaria:

  1. Incontinencia urinaria de esfuerzo (IUE): es la más frecuente dentro de los diferentes tipos de incontinencia (49% de los casos). La IUE supone la pérdida involuntaria de orina durante un esfuerzo o ejercicio como puede ser la tos, correr, un estornudo…

Este tipo de incontinencia urinaria se debe a una distensión de los músculos, ligamentos y de la fascia que sostiene al suelo pélvico, lo que provocará una movilidad excesiva de la uretra impidiéndola su correcto cierre ante esfuerzos donde exista un aumento de la presión intraabdominal. En otras ocasiones el problema reside en la imposibilidad que tiene el esfínter interno de la uretra para cerrarse, cuyo origen puede ser un traumatismo, radiación, una lesión sacra o bien infecciones urinarias de repetición. Tras los partos, habría un aumento en la incidencia de la IUE si: el parto ha sido vaginal, instrumental, si se han practicado episiotomías o ha habido desgarros vaginales durante el mismo o bien si los pujos han sido dirigidos mediante una maniobra de valsalva produciendo un aumento de la presión intraabdominal y dirigiendo toda nuestra fuerza hacia el periné.

b.    Incontinencia urinaria de urgencia (IUU): es la pérdida involuntaria de orina acompañada o inmediatamente precedida por una urgencia o repentino deseo de orinar, que no puede ser controlado con facilidad.

Este tipo de incontinencia también se asocia con un aumento de la frecuencia miccional (más de 7-8 micciones diarias sin variación en la ingesta de líquido y/o alimentación). Esta IUU puede ser la causa de una falta de sostén de la base vesical, de la menopausia (por el déficit de estrógenos) o en casos por un prolapso genital grave (descenso de órganos por el conducto vaginal). 

c.    Incontinencia urinaria mixta: se producen en mayor o menor medida ambos tipos de trastornos (IUE+IUU).  Es más común que la IUU pura.

A parte de las causas anteriormente citadas, nos encontramos con otro tipo de factores que también pueden ser los causantes de padecer de incontinencia urinaria, como son: un mal alineamiento posturalestreñimientodeportes de impacto que impliquen un aumento de la presión intraabdominal o bien una pérdida de estabilidad lumbopélvica. Por ello es importante realizar ejercicios de tonificación del suelo pélvico asociados al trabajo de musculatura profunda del abdomen, tanto antes como después del embarazo, asistir a clases de preparación al parto donde le enseñen a realizar unos pujos de forma no dañina para su suelo pélvico o bien realizarlos para luchar contra la incontinencia urinaria una vez ya instaurada.

En Premium Madrid contamos con profesionales cualificados para ayudarle a luchar contra la IU desde la fisioterapia, mostrándole una serie de ejercicios que le ayudarán a tonificar el suelo pélvico así como todo el compartimento abdominal (hipopresivos…).

mm

Belén Fernández

  • Directora del área de fisioterapia
  • Responsable de la unidad de la mujer y pediatría

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
LESIONES DEPORTIVAS DE CODO. EPICONDILITIS O CODO DE TENISTA

Cerrar