ESPONDILOLISTESIS, ¿QUE TENGO?

La espondilolistesis es el deslizamiento de una vértebra sobre la subyacente. La presencia de espondilolisis (cuando sólo hay fractura sin existir desplazamiento) y espondilolistesis se presenta en un 30.27% de la población española, siendo más frecuente en mujeres. En la infancia tiene una prevalencia de un 5% alrededor de los 6 años de edad y que aumentan en relación al deporte que se realice (gimnasia rítmica, atletismo, tenis o levantamiento de pesas). Los factores de riesgo principales son la edad, el IMC (índice de masa corporal) y el ángulo de lordosis (ángulo que forman las vertebras lumbares).

El deslizamiento puede ser del cuerpo de la vértebra o de toda la vértebra. Si es sólo del cuerpo debe haber una lisis (fractura) a nivel de la “pars articularis” (es la porción que hay entre la cara articular superior e inferior de la vértebra) que permite el desplazamiento anterior del cuerpo y que el arco posterior se quede atrás.

Por otro lado, podemos encontrarnos una seudoespondilolistesis, en la que no existe fisura pero sí una laxitud que permite el desplazamiento.

La clasificación es de dos tipos:

  1. Según el porcentaje de desplazamiento (Sistema de Calificación de Meyerding). Se valora con respecto a la posición del sacro.

    1. Grado I: desplazamiento menor del 25%.
    2. Grado II: desplazamiento del 25-50%.
    3. Grado III: desplazamiento del 50-75%.
    4. Grado IV: desplazamiento del 75-99%. Si fuera del 100% el cuerpo vertebral caería y pasa a llamarse espondiloptosis (grado V).
  2. Según la causa del desplazamiento.

    1. Displásicas: existe una deformidad en la vértebra desde el nacimiento. Más frecuente en niños y en adolescentes sobre todo el sexo femenino. Se va deslizando la vértebra aunque no haya lisis o rotura del arco posterior.
    2. Ístmicas: es la más frecuente, de causa desconocida. A nivel del istmo se produce una solución de continuidad (espondilolisis) producida por una fractura (por estrés o de forma aguda) que no consolida, quedando como una pseudoartrosis.
    3. Degenerativas: Resulta de una inestabilidad segmentaria de larga evolución. Suele ir acompañada de una espondiloartrosis lumbar. Aparece una irritación radicular pero el test de “lasègue” es negativo (principal diferencia con la hernia discal). Es más frecuente en mujeres a partir de los 50 años y no suele superar el 30% de desplazamiento.
    4. Postquirúrgica: se da en pacientes que han sido sometidos a alguna intervención quirúrgica y consecuentemente se produce una desestabilización vertebral.
    5. Post-traumáticas: posterior a un traumatismo grave. La espondilolistesis aparece como un fenómeno secundario. Este tipo consolidan bien. Es más frecuente en adultos jóvenes.
    6. Patológicas: secundarias a enfermedades óseas generalizadas o localizadas ya que provocan un fallo en el soporte óseo.

Los síntomas que se dan en esta patología  son:

–          dolor: es el más frecuente y mayor motivo de consulta, sin embargo el 50% de la espondilolistesis cursan de forma asintomática. El dolor se debe a una elongación del LVCP (ligamento vertebral común posterior) o tensión de la duramadre. En el adulto la lumbalgia mecánica es lo más frecuente y puede ir acompañado de ciática. Alteraciones sensitivas y motoras.

–          Alteraciones de los reflejos

–          Claudicación intermitente de origen neurológico. (sobre todo en las degenerativas).

–          Marcha “sui-generis”. Es una marcha con flexión de cadera y de rodillas.

–          Contractura de la musculatura isquiotibial.

–          Aumento de la lordosis lumbar favoreciendo la listesis (desplazamiento) y el cizallamiento.

El pronóstico de las listesis de menor gravedad pueden evolucionar bien con fisioterapia y ejercicios activos (éxito en un 80% de los casos), pero en las de grados III y IV con sintomatología aguda el tratamiento mas adecuado es la cirugía (85-90%).

El tratamiento para esta patología puede ser conservador o quirúrgico.

El tratamiento conservador consiste en reforzar toda la musculatura abdominal, realizar un aprendizaje postural, normalizar el tono y evitarse actividades deportivas que puedan ser contraproducentes. Se realizan para los grados más leves (I, II) con el fin de estabilizar el raquis lumbar.

La cirugía se indica en grados moderados (III, VI) en los cuales no hay mejoría tras realizar un tratamiento conservador. Consiste en corregir la espondilolistesis (que se puede realizar desde anterior o posterior) fijándose con tornillos, instrumentos CD         (instrumentos según Cotrel y Dubousset) o fijadores internos; la reposición de la vertebra deslizada y por ultimo la descompresión de las raíces nerviosas.

En el Centro médico y de rehabilitación PREMIUMMADRID estamos a su disposición para tratar este tipo de patología y ayudar a una completa recuperación, contando con un amplio equipo multidisciplinar para ayudarle en lo que necesite.

 

BIBLIOGRAFÍA:

1. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001260.htm

2. http://www.medical-exercise.com/patologias/espondilolisis_espondilolistesis.php

3. http://www.med.nyu.edu/content?ChunkIID=103475

4. Bernhard Ehmer. Fisioterapia en ortopedia y traumatologia. 2º edicion.madrid: McGraw-Hill;2005.

5. Sociedad española de cirugía ortopédica y traumatología. Manual de cirugía ortopédica y traumatología. 2º edicion. Madrid: editorial medica panamericana;2010.

 

Fuente de la imagen: http://www.neuros.net/es/espondilolistesis.php

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
CASO CLÍNICO: BRAQUICEFALIA Y OSTEOPATÍA

Cerrar