La hidroterapia en una lesión de hombro. Una de las lesiones más frecuentes son las luxaciones que se pueden producir por un mecanismo externo a nosotros o por una caída. Para la recuperación de este tipo de lesión podemos utilizar gran diversidad de técnicas de fisioterapia y de actividad física en función de la fase en la que nos encontremos.

En la fase inicial o aguda nos marcamos como objetivos principales disminuir el dolor, la inflamación y normalizar el movimiento. Tendremos la obligación de mantener la inmovilización del mimbro afectado durante un periodo de tiempo determinado, sin poder realizar ningún tipo de movimiento o de actividad física, debiendo seguir las pautas y tratamiento que el fisioterapeuta nos marque.

Una vez que podemos empezar a movilizar el miembro afectado,  nos adentramos en la fase intermedia, en la que empezaremos con un trabajo suave de movilidad y fortalecimiento. Este trabajo es muy aconsejable reforzarlos con un trabajo complementario en el medio acuático, el cual nos permitirá acortar los plazos de recuperación. Dentro de esta fase podemos diferenciar dos subfases:

–          Subfase de funcionalidad: El trabajo de hidroterapia comenzará con una readaptación a la marcha con el fin de reestablecer un movimiento adecuado de la cintura escapular con respecto al movimiento del resto del cuerpo. Se realizarán ejercicios de movilidad en descarga utilizando el medio acuático para sumergirnos y evitar cargas de momento innecesarias y que nos pueden limitar el movimiento. El objetivo en esta fase es mejorar el rango de movilidad, restaurar el equilibrio muscular, mejorar la estabilidad dinámica, la flexibilidad y fortalecer la musculatura de forma controlada.

–          Subfase de entrenamiento específico: Durante este periodo se intensificará el trabajo en el medio terrestre, por lo que en el medio acuático comenzaremos a realizar ejercicios que demanden un control y una exigencia muscular de mayor intensidad. Podemos comenzar con ejercicios de iniciación al nado,  introduciendo variaciones y diferentes implementos con el fin de conseguir el mayor grado de fuerza y de control posible. El objetivo mediante la recuperación en Hidroterapia es el fortalecimiento más agresivo, control del progreso neuromuscular, mejora de la fuerza, potencia y resistencia. Podemos incluir una readaptación en el medio acuático hacia la actividad física que el paciente lleve a cabo en su vida cotidiana. Puedes ver otro artículo sobre como puede ayudarte la rehabilitación en medio acuático.

Por último, nos encontramos con la fase final o de retorno a la actividad. El paciente o deportista empieza a reincorporarse de forma progresiva a su actividad física diaria. En esta fase podemos utilizar la hidroterapia como complemento en el que podemos realizar una gran variedad de ejercicios, pudiendo exigir un alto nivel físico. Se utilizarán ejercicios de  natación con modificaciones con el objetivo de mejorar la fuerza y la resistencia muscular.

El uso del medio acuático o Hidroterapia es un gran avance para el paciente o el deportista, ya que nos permite acortar los plazos de recuperación de las lesiones, conseguir reincorporar al paciente a su vida cotidiana y a la actividad física de la forma más rápida y segura posible.

 

En el Centro Médico y de Rehabilitación Premiummadrid contamos con un equipo multidisciplinar y con unas instalaciones que nos permiten trabajar tanto en seco como en el medio acuático (Hidroterapia), con el objetivo de ofrecer la mayor calidad posible, readaptar a cualquier tipo de paciente y/o deportista en el menor tiempo posible.

mm

Christian Villar

  • CAFYD
  • Responsable del servicio de entrenamiento personal

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
Qué es el papiloma plantar
¿Qué es el papiloma plantar?

Cerrar