Comenzaremos explicando la estructura del disco intervertebral. Este está formado por agua, colágeno y proteoglicanos repartidos en diferentes concentraciones en cada una de sus partes.

Se divide en tres partes:

  1. Núcleo pulposo: es muy hidrófilo(absorbe y retiene agua)
  2. Anillo fibroso: formado por capas concéntricas de fibras de colágeno.
  3. Placas cartilaginosas: recubren la superficie del cuerpo vertebral  cuya responsabilidad es la nutrición del disco.

Se entiende por hernia discal un desplazamiento del material discal fuera de los márgenes de las plataformas vertebrales. No siempre generan  síntomas clínicos o compresión neurológica, dependerá de la cantidad de material discal desplazado y la zona de salida de ese material. Se encuentran más frecuentemente en la zona cervical y lumbar.

El disco intervertebral se encuentra localizado entre dos vertebras y sus funciones son: soportar y transmitir el peso corporal, actuar como pivote en los movimientos del tronco y actuar como ligamento para mantener las vértebras juntas.

Las hernias lumbares son una patología muy común hoy en día, la cual está asociada a la realización de actos repetitivos de nuestra vida cotidiana en malas posturas, lo que provoca un estado de espasmo crónico en la musculatura profunda que realiza un efecto de compresión permanente sobre el disco impidiendo que éste se rehidrate, por lo que si el contenido de agua del núcleo disminuye se modificará su elasticidad favoreciendo la aparición de fisuras en el anillo o fragmentaciones del núcleo.

No todas las hernias son iguales por lo que la sintomatología generada por  esta patología dependerá de la estructura comprimida por el núcleo del disco( ligamento, raíz nerviosa, canal medular)y del segmento  vertebral en el que se encuentre ya que cada uno tiene una zona de inervación diferente. Las hernias más comunes se encuentran en el nivel vertebral  L4-L5 y L5-S1, las cuales diferenciaremos de la siguiente manera.

L4-L5: tendremos una alteración de la sensibilidad y dolor de la parte lateral de la pierna y el dorso del pie con un déficit motor del músculo extensor propio del primer dedo del pie(dedo gordo) y glúteos.

L5-S1: alteración de la sensibilidad de la zona lateral de la pierna y quinto dedo del pie(dedo pequeño), con una abolición(pérdida) del reflejo del tendón de Aquiles,  un déficit motor de los músculos peroneos laterales y una incapacidad para andar de puntillas.

Hay posturas que favorecen esta lesión, como realizar esfuerzos de levantamiento de cargas en hiperflexión de tronco, hiperlordosis lumbar o un sacro muy horizontalizado ya que generan mayor presión del disco dañando el mismo, por lo que es importante adoptar posturas correctas tanto en la vida laboral como en la doméstica.

En el centro medico y de rehabilitación Premiummadrid le damos un papel muy importante a la postura global del cuerpo tanto para el tratamiento como la prevención de lesiones de estas características, generando así una recuperación óptima y evitar la recaída en la misma.

mm

Elena Alcarria

  • Directora de Premium Madrid
  • Responsable de fisioterapia pediátrica
  • Fisioterapeuta( Universidad Francisco de Vitoria)
  • Especialista en osteopatía ( C.O- Universidad de Alcalá)
  • Especialista en osteopatía pediátrica
  • Especialista en terapia manual pediátrica integrativa
  • Especialista en DNS pediátrica( Estabilización neuromuscular dinámica)
  • Especialista en fisioterapia respiratoria pediátrica
  • Especialista en SGA (estiramiento global activo)
  • Especialista en tratamiento invasivo y conservador del sistema miofascial.
  • Experto en terapia manual (Universidad Francisco de Vitoria)

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
HIPOPRESIVOS

Cerrar