En esta publicación trataremos de explicar la anatomía, biomecánica y función de la rótula, puesto que entendemos que es un requisito previo necesario para comprender las patologías que involucren a la rodilla.

Desde el punto de vista anatómico y de la osteología, cabe destacar que la rótula es el hueso sesamoideo más grande del cuerpo humano. Tiene una forma más o menos ovoide irregular con base (parte superior) rugosa para la fijación del recto femoral y vasto crural proximalmente, y ápice (parte inferior) redondeado para soportar la tracción del tendón rotuliano distalmente. Además presenta una superficie anterior, ligeramente convexa, que recibe a las fibras del tensor de la fascia lata y las fibras tendinosas del rector femoral, y una cara o faceta posterior ovalada y lisa cubierta en su totalidad por cartílago hialino de 4 – 5mm de espesor (tejido altamente especializado compuesto de una densa matriz extracelular). Ésta, a su vez, se divide a su vez en faceta medial y lateral, con diferentes configuraciones, y con una cresta superior que coincide con la ranura troclear del fémur (75% de la altura de la rótula) y una porción inferior (que representa el 25% de la altura de la rótula) que no se articula.

A nivel biomecánico y funcional, la rótula está considerada como el punto central de conexión entre el tendón común del cuádriceps y el tendón rotuliano, y como el componente articulado del mecanismo extensor de la rodilla y más concretamente de la articulación femoropatelar. Entre sus principales funciones están:

  • Actúa como punto de apoyo aumentando el brazo de palanca del cuádriceps.
  • Guía las fuerzas entre el componente femoral del cuádriceps y el tendón rotuliano.
  • Protege a la anatomía profunda de la rodilla y al tendón del cuádriceps de las fuerzas de fricción.
  • Aumenta la capacidad hacia las fuerzas de compresión del aparato extensor y da estabilidad a la articulación de la rodilla.
  • Aporta el 60% adicional de fuerza para ganar los últimos 15 grados de extensión de rodilla.

En cuanto a las estructuras anatómicas implicadas en las funciones anteriormente descritas, el elemento estabilizador pasivo más importante es el ligamento patelofemoral medial (LPFM), puesto que proporciona entre el 50 –  60% del apoyo entre los 0 – 30º de flexión. Tiene su inserción en el borde medial de la rótula, junto con el ligamento patelomeniscal y patelotibial. El músculo vasto interno (fibras oblicuas) será el estabilizador activo. Además de la configuración de la tróclea femoral como estabilizador estático, que se ofrece de contrafuerte para evitar la subluxación lateral y permite que la rótula permanezca centrada durante la función normal de la rodilla (0 – 15º de flexo – extensión) dando estabilidad a la rodilla a partir de los 30º de flexión. La mayor compresión de fuerzas está entre los 60 y 90 grados. En este rango todas áreas de la faceta lateral y medial están en contacto con el fémur. Más allá de los 90 grados el área de contacto disminuye ligeramente.

Por otro lado, cabe reseñar que la inervación cutánea anterior de la rodilla incluye a las raíces nerviosas de L2 a L5 del plexo lumbar, siendo los nervios genitofemoral, femoral, obturador y safeno los que inervan la región antero medial y el nervio femoral lateral y cutáneo sural lateral la región antero lateral.

En el Centro Médico y de Rehabilitación PremiumMadrid disponemos de un equipo humano en constante formación e instalaciones para llevar a cabo la recuperación de patología de rodilla en las mejores condiciones.

 

Fuentes y Recursos de la información:

mm

Fernando Miguel

  • Director de área deportiva
  • Director de implants en centros deportivos
  • Fisioterapeuta (Universidad Rey Juan Carlos)
  • Experto en fisioterapia manual avanzada y dolor (Universidad Complutense de Madrid)
  • Especialista en fisioterapia deportiva
  • Especialista en tratamiento invasivo y conservador del sistema miofascial
  • Especialista en Stretching Global Activo S.G.A
  • Especialista en movilización neurodinámica.
  • Amplia experiencia como fisioterapeuta y gestión sanitaria de clubes deportivos.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
REEDUCACIÓN FUNCIONAL DEPORTIVA EN LIGAMENTOPLASTIA LCA (PARTE 2)

Cerrar