El Síndrome del Seno de Tarso, en inglés Sinus Tarsi Syndrome (STS), se trata de una entidad clínica caracterizada por la persistencia de dolor en la región anterolateral de tobillo. Históricamente, la etiología de la lesión ha generado mucha controversia entre los profesionales de la medicina deportiva y traumatología. Sin embargo, según los debates más actuales indican que se debe a una inestabilidad de la articulación subastragalina resultante de una sinovitis previa y tejido fibrosado alojado en el seno del tarso, secundaria a un esguince o esguinces recidivantes.

Previamente, es importante considerar que variaciones anatómicas en la estructura y alineaciones de las facetas anterior media y posterior entre el astrágalo y el calcáneo pueden afectar al movimiento y estabilidad de la articulación subastragalina. Además, ligamentos extrínsecos, como son el ligamento colateral externo (haces peroneoastragalino anterior y peroneocalcáneo) y ligamento deltoideo, dan estabilidad a la articulación tibioperoneo-astragalina, y ligamentos intrínsecos como son los ligamentos interóseos, haz calcaneoastragalino y cervical, que impiden la excesiva inversión del pie y el desplazamiento del astrágalo adelante y abajo (en pie plano). En el seno tarsiano, además del ligamento interóseo existe grasa (tejido adiposo), nervios y vasos, así como numerosos mecanorreceptores y terminaciones nerviosas libres que proporcionan información propioceptiva en los movimientos de tobillo y pie.

En el examen previo al diagnóstico de STS, el paciente o atleta, describe el inicio de su dolor como un “signo de latigazo” en dirección a la región posterior del tobillo, cuando:

  • Recepciona un salto o caída sobre el tobillo
  • Camina sobre terreno irregular
  • Al bajar un bordillo
  • Al correr, y acentuado en el “sprint”

Y lo describe como sensación de dolor profundo señalando el seno del tarso.

Por ello, y en relación a los antecedentes previos traumáticos del paciente o atleta, es importante durante la exploración tener en cuenta que la parte posterior del pie o retropié controla los movimientos de prono-supinación y la parte media o mediopie controla los movimientos de propulsión y adaptación a las superficies irregulares. Sería importante, entonces, valorar:

  • El dolor a final de rango de flexión plantar combinada con supinación forzada es típico del STS.
  • La fuerza de los músculos flexores plantares.
  • La articulación tibioperoneo-astragalina y el desplazamiento anterior-posterior del astrágalo con respecto a la tibia y viceversa.
  • La estabilidad de la articulación subastragalina, con el antepie y mediopie estabilizados y realizando inversión y rotación interna forzada del calcáneo.
  • Pedir al paciente saltar sobre el lado afecto.
  • Evaluar mediante el Índice de Discapacidad del tobillo, FAAM (Foot and Ankle Ability Measure – limitación del tobillo en las actividades de la vida diaria).

El diagnóstico diferencial del STS típicamente ha sido confirmado por la desaparición de los síntomas tras la inyección de lidocaína en el seno del tarso.

El tratamiento conservador y las recomendaciones más aceptadas para la rehabilitación del STS son:

  • Técnicas específicas de movilización articular y del tejido nervioso
  • Terapia manual de gemelos, tibial posterior y peroneos
  • Entrenamiento propioceptivo y de readaptación de tobillo
  • Tonificación y fortalecimiento de la musculatura de tobillo-pie
  • Vendaje funcional estabilizador de la articulación subastragalina
  • Ortesis, plantillas y/o zapato con refuerzo posterior para limitar el movimiento excesivo del retropié.

En caso de fracaso en el tratamiento conservador, el paciente o atleta puede necesitar una exploración artroscópica y la reconstrucción de la articulación subastragalina con el fin de regresar a sus actividades atléticas. La artroscopia de la articulación subastragalina ha permitido un análisis más preciso de dicha articulación y del seno del tarso. Una sinovectomía de la articulación subastragalina junto con una artrotomía de la articulación subastragalina se puede utilizar para eliminar la sinovitis crónica y artrofibrosis que se encuentra comúnmente en STS.

En PremiumMadrid contamos un con equipo multidisciplinar e instalaciones como piscina terapéutica, valorando su caso y estableciendo el protocolo de rehabilitación, fisioterapia y readaptación deportiva más idóneo.

Fuentes y recursos de información:

mm

Fernando Miguel

  • Director de área deportiva
  • Director de implants en centros deportivos
  • Fisioterapeuta (Universidad Rey Juan Carlos)
  • Experto en fisioterapia manual avanzada y dolor (Universidad Complutense de Madrid)
  • Especialista en fisioterapia deportiva
  • Especialista en tratamiento invasivo y conservador del sistema miofascial
  • Especialista en Stretching Global Activo S.G.A
  • Especialista en movilización neurodinámica.
  • Amplia experiencia como fisioterapeuta y gestión sanitaria de clubes deportivos.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
FISIOTERAPIA OROFACIAL: CHUPARSE EL DEDO O SUCCIÓN DIGITAL

Cerrar