Lesión del tejido muscular que provoca una fase de respuesta inflamatoria, caracterizada por los signos de dolor agudo e intenso (“signo de la pedrada”) y edema. Posteriormente se producirá una fase de reparación (fibras de colágeno) y concluirá con una fase de maduración y remodelación del propio tejido cicatrizal. Este proceso suele tener una duración aproximada entre tres y doce semanas según la extensión de dicha rotura fibrilar. Podemos diferenciar tres tipos de roturas fibrilares: ·         Distensión muscular de primer grado. Algunas fibras musculares pueden haberse estirado o incluso roto. El movimiento activo es doloroso pero con amplitud completa. ·         Rotura fibrilar parcial o de segundo grado. Es la más típica, hay rotura de fibras musculares, la contracción activa del músculo es muy dolorosa y se puede llegar apreciar una depresión palpable en el vientre del músculo. Produce edema y hemorragia. ·         Rotura fibrilar total o de tercer grado. El paciente es incapaz de realizar contracción muscular activa. El músculo no responde. Tendremos que valorar un tratamiento convecional o la posibilidad de intervención quirúrgica.

mm

Fernando Miguel

  • Director de área deportiva
  • Director de implants en centros deportivos
  • Fisioterapeuta (Universidad Rey Juan Carlos)
  • Experto en fisioterapia manual avanzada y dolor (Universidad Complutense de Madrid)
  • Especialista en fisioterapia deportiva
  • Especialista en tratamiento invasivo y conservador del sistema miofascial
  • Especialista en Stretching Global Activo S.G.A
  • Especialista en movilización neurodinámica.
  • Amplia experiencia como fisioterapeuta y gestión sanitaria de clubes deportivos.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
Natacion embarazadas
NATACIÓN EN EMBARAZADAS: NATACIÓN EN EL EMBARAZO

Cerrar