En esta ocasión nos vamos a detener en la articulación de tobillo y en el pie, en lo que denominamos en medicina deportiva, traumatología y fisioterapia el complejo articular de tobillo – pie. Cuando nos disponemos a valorar y explorar el tobillo y pie de un paciente, en nuestra práctica clínica hacemos un uso estructurado de su anatomía. Habitualmente son pacientes diagnosticados de:

  • Esguince de tobillo, en sus diferentes grados, ya sean de localización externa, interna o ambas
  • Artrosis de tobillo o pie, en sus diferentes articulaciones
  • Hallux Valgus  (la consecuencia más conocida asociada a esta patología es el juanete)
  • Fascitis plantar
  • Neuroma de morton
  • Pie equino por daño neurológico del nervio peroneo común
  • Incluso la fractura de peroné asociada al esguince de tobillo ó fractura de 5º metatarsiano, muy común en deportistas y en pacientes que por caída fortuita presentan fragilidad ósea a ese nivel, entre otras muchas patologías.

En todas estas patologías del complejo articular de tobillo pie, y otras que analizaremos detenidamente en próximos artículos, forma parte de nuestra intervención el conocimiento previo, dominio y manejo de las estructuras anatómicas, biomecánica y fisiología articular, tanto en descarga como en carga, durante la fase de reeducación de la marcha (apoyo, balanceo y despegue).

Según un estudio, el dolor de pie afecta entre un 20 – 37% de la población mayor de 45 años. Siendo esta articulación la principal estructura de carga de nuestro cuerpo, eso la hace ser diferente a las demás y estar diseñada para cumplir dicha función. Por ello, un mínimo dolor por estrés mecánico de alguna de sus estructuras óseas, ligamentosas, musculares, tendinosas, fasciales,nerviosas e incluso la piel, o una leve limitación articular, hacen al paciente ver limitadas sus capacidades e incluso llegar a ser invalidantes.

Saber diferenciar las particularidades y presentaciones de cada tipo de dolor y/o limitación, nos permite plantear el tratamiento. Puede ser de tipo multifactorial, y el uso de un calzado adecuado puede desempeñar un papel clave en el proceso de recuperación del paciente. El reposo relativo y la crioterapia, con descarga parcial o total de miembro afecto, con o sin inmovilización mediante vendaje funcional, u órtesis de descarga (tipo Walker) e incluso, en menor grado, el vendaje neuromuscular, que nos permite respetar los plazos de cicatrización, consolidación y reparación tisular de los tejidos. Después de esta consideración, una carga precoz, ya sea en medio acuático o en piscina, facilita y acorta los plazos de recuperación, mejora el sistema propioceptivo, disminuye el riesgo de recidiva y predispone al paciente a conseguir el mayor grado de funcionalidad.

En cuanto al tratamiento inicial de las patologías de tobillo pie, debemos considerar previamente la evolución y tiempo que ha transcurrido desde la lesión, factor fundamental para pronosticar y decidirse por la técnica más apropiada, tales como:

Este conjunto de técnicas, combinadas en muchos de los casos con electroterapia y/o aplicación de ultrasonidos, magnetoterapia o diatermia de alta frecuencia (onda corta, microonda), son nuestras principales herramientas, para abordar el dolor e inflamación a corto plazo, dar apoyo sensitivo a las estructuras afectadas, restaurar la mecánica (distribuir la alineación, movimiento y carga), minimizar los riesgos post inmovilización y devolver la funcionalidad al paciente.

A partir de entonces, de nuestras primeras intervenciones y a medida que se vayan cumpliendo los plazos de recuperación, es cuando el paciente debe tomar iniciativa, marcarse pequeños objetivos, buscar situaciones que supongan un peligro o amenaza para su lesión, generen actividad, ejercicio, estrés…en su SNC (cerebro y neuronas) para enriquecerlo, pero de forma equilibrada y controlada, y así poder activar nuevos programas y vías en su desarrollo, en definitiva para aportarle nuevas experiencias y confianza. Algunos de los ejemplos son incorporar cuanto antes al paciente en sus actividades de la vida diaria (personales y/o laborales), el ejercicio aeróbico, lúdico y recreativo, o por el contario, el deporte amateur o de competición.

En el Centro Médico y de Rehabilitación PremiumMadrid contamos con un amplio equipo de fisioterapeutas y preparadores físicosque le ayudarán a su recuperación y a una pronta pero segura vuelta a la práctica deportiva, además de piscina.

Fuentes y recursos de información:

2/5 (1 Review)
Este sitio web usa cookies. Más información
ACEPTAR
Shares
Más en Deporte, Lesiones de baloncesto, Lesiones de balonmano, Lesiones de fútbol, Lesiones de natación, Lesiones de tenis, Lesiones de voleibol, Tobillo
FISIOTERAPIA Y ANATOMÍA DEL HOMBRO: ARTICULACIÓN ESCÁPULO – HUMERAL
FISIOTERAPIA Y ANATOMÍA DEL HOMBRO: ARTICULACIÓN ESCÁPULO – HUMERAL

Cerrar