Plantillas en patología meniscal

Los meniscos de la articulación de la rodilla son dos fibrocartílagos que se sitúan entre el fémur y la tibia para mejorar la congruencia de las superficies articulares y dar estabilidad a la articulación, además de contribuir a la distribución del líquido sinovial. El medial o interno tiene forma de “C”, mientras que el externo o lateral es más cerrado y tiene forma de “O”.

Su comportamiento biomecánico debe de ser tenido muy en cuenta a la hora de valorar una lesión y su posible tratamiento ortopodológico. Durante la flexoextensión de la rodilla los meniscos “acompañan” a la tibia (hacia detrás en flexión, adelante en extensión). Durante la rotación siguen el movimiento de los cóndilos femorales, si la tibia rota internamente el menisco interno va a posterior y el externo a anterior, siendo el movimiento contrario para la rotación externa.

Los meniscos se pueden lesionar de dos maneras:

  • De forma aguda, siendo el mecanismo más frecuente un movimiento brusco de flexión + rotación de la rodilla.
  • De forma crónica, por microtraumatismo repetitivo. Si en éste predomina la compresión, las lesiones tienden a ser longitudinales. Si predominan las fuerzas de cizallamiento, las lesiones suelen ser horizontales o radiales.

Las lesiones meniscales provocan dolor en la cara interna o externa de rodilla (según menisco afectado), disminución del rango de movimiento con presencia de bloqueos articulares y también suele haber inflamación de la rodilla.

El diagnóstico se realiza por la clínica, la exploración y normalmente es confirmado por la resonancia magnética.

Las dos técnicas quirúrgicas más frecuentes para la lesión de menisco suelen ser la meniscectomía parcial (extirpar la parte más dañada del menisco) o la sutura meniscal.

¿Cómo podemos actuar desde la podología?

En primer lugar, hay que reseñar que es muy importante la prevención. Un estudio biomecánico de la pisada puede poner de manifiesto ciertas disfunciones del pie que pueden contribuir a dañar los meniscos por un exceso de rotación tibial en dinámica. Esto puede estar provocado, entre otras disfunciones, por un Hallux Limitus, un antepié varo rígido, un valgo o varo excesivos del calcáneo, una hiperpronación del pie o una disminución de la movilidad en el tobillo. Todos estos problemas se pueden tratar con plantillas, reduciendo el riesgo de que afecten a nuestra rodilla.

Si la lesión ya se ha producido y no se ha optado por el tratamiento quirúrgico, la podología puede ayudar a que la lesión no progrese más, así como a mejorar la dinámica. En este caso será muy importante que la plantilla nos ayude a controlar cualquier movimiento de rotación tibial excesivo que pueda seguir dañando el menisco en cuestión y habrá que combinarlo con el trabajo activo de fortalecimiento para estabilizar bien esa rodilla.

Si se ha realizado tratamiento quirúrgico la plantilla contribuye a mejorar la dinámica (ya que muchas veces cambia el patrón de marcha del paciente), pero también es importante en la prevención de recaídas. En una primera fase se ha optado durante mucho tiempo en podología por el uso de cuñas en retropié que aumenten el valgo/varo de rodilla según queramos descomprimir compartimento interno/externo después de la cirugía. Esto está ya en desuso, puesto que en dinámica esto no sucede exactamente así y estas cuñas pueden contribuir a provocar una rotación tibial anómala o provocar problemas secundarios en otras articulaciones. Lo ideal es efectuar el estudio biomecánico un tiempo después de la misma, normalmente al empezar la deambulación, siempre teniendo en cuenta que este proceso es más largo en suturas que en meniscectomías parciales, en las que es importante asegurar una buena distribución de las cargas, ya que, al haber extirpado una parte del menisco, alguna región de la rodilla puede sufrir más presión y estar así más predispuesta al desgaste del cartílago articular.

En Premium Madrid queremos la mejor recuperación para nuestros pacientes. Por eso, orientamos acerca de las diferentes opciones de las que disponemos y que más pueden beneficiarles. Si tienes cualquier duda ponte en contacto con nosotros.

Nuestros podólogos son expertos en biomecánica de marcha y la carrera. Sin duda podrán dar solución a cualquier patología del miembro inferior, ya sea un problema menor del día a día, o una patología deportiva compleja que impida un correcto rendimiento.

mm

José Ignacio Díaz

  • Fisioterapeuta (Universidad Complutense de Madrid)
  • Podólogo (Universidad Complutense de Madrid)
  • Especialista en Fisioterapia Osteoarticular (Escuela Universitaria de la ONCE)
  • Especialista en Terapias Miofasciales (Escuela Universitaria de la ONCE)
  • Entrenador de Atletismo
  • Atleta Olímpico

Centro de preferencias de privacidad

Cookies imprescindibles

se usan para saber si ya aceptaste nuestras políticas y para servir más rápidos los contenidos.

__hssc, __hssrc, __hstc, __zlcid, __zlcmid, __zlcstore, _ga, _gat, _gat_UA-21510446-1, _gid, cookies.js, gdpr[allowed_cookies], gdpr[consent_types], hsfirstvisit, hubspotutk

Cookies de terceros

Usamos cookies de terceros en las que se almacenan externamente para conocer tus usos de navegación, si ya estás suscrito al boletín y los elementos compartidos en redes sociales

IDE, fr, NID, 1P_JAR, __cfduid

Shares
Más en Deporte y Nutrición, Rodilla
Sesamoiditis que es y como tratarla
Sesamoiditis: ¿Qué es y cómo tratarla?

Cerrar