En los últimos años ha ido creciendo la tendencia a correr descalzo o con calzado minimalista entre muchos corredores, mayoritariamente en el terreno popular. Hay muchos partidarios y detractores de esta corriente y muchas argumentaciones en cada uno de los sentidos. Y podríamos estar debatiendo horas y horas sobre si es bueno o no, pero… ¿qué dice la ciencia al respecto?

Hemos consultado las publicaciones más recientes en Pubmed sobre este tema y estos son nuestros hallazgos:

  • Todavía no hay evidencia científica que confirme o refute la mejora del rendimiento y la reducción de lesiones en los corredores descalzos, sin embargo muchas de las desventajas que se atribuyen al correr descalzo no están tampoco del todo respaldadas por la literatura y los estudios científicos. La etiología de la lesión suele ser multifactorial y es muy difícil aislar sólo una causa para su estudio. Por otro lado, al ser una moda relativamente reciente, no existen todavía estudios prospectivos donde se pueda analizar a largo plazo la prevalencia de lesiones en ambos grupos. Además, hay muchas diferencias biomecánicas y constitucionales entre unos corredores y otros, y se ha comprobado que no todos los corredores se adaptan a correr descalzos o con calzado minimalista. Los pequeños indicios que existen son que correr descalzo puede ser beneficioso en síndromes compartimentales o ciertas patologías de rodilla y/o cadera (al parecer debido a que la zancada es más corta corriendo sin calzado), del mismo modo que se ha encontrado un mayor riesgo de fracturas por estrés en pie y tobillo, especialmente en las primeras semanas y con mayor incidencia en mujeres y en sujetos que no acompañan la transición con ejercicios  para la musculatura intrínseca del pie.
  • Pero ese acortamiento de zancada que comentábamos no es el único efecto sobre la biomecánica que provoca correr descalzo, se ha encontrado también un menor gasto de energía (probablemente debido a no soportar el peso de la zapatilla) y un contacto con el suelo desplazado hacia el antepié en comparación con el contacto de talón que es lo más frecuente en corredores calzados. Sorprendentemente algunos estudios encontraron que las diferencias biomecánicas son menos amplias en sujetos de mayor nivel deportivo.
  • Del mismo modo, se ha encontrado una diferencia de velocidad de carrera al pasar de calzado a descalzo, siendo muchísimo menor en corredores descalzos, lo que para algunos autores pone en cuestión los resultados que disminuyen el riesgo de lesión en corredores descalzos, atribuyendo este descenso del riesgo más a una carrera a menor velocidad que realmente a una mejor biomecánica de carrera.
  • En cuanto a la estabilidad durante la carrera se ha encontrado que empeora en corredores descalzos, existiendo un peor control sobre el movimiento, lo cual supone un riesgo más de lesión, aunque no directamente derivado de la técnica de carrera o la biomecánica.
  • Uno de los mayores consensos está en que el paso de correr calzado a hacerlo descalzo o con calzado minimalista requiere un proceso de adaptación, no sólo en volumen e intensidad del entrenamiento, sino mediante la realización de ejercicios específicos para preparar la musculatura y articulaciones del pie a una nueva mecánica.

En conclusión, como profesionales de la salud debemos ser precavidos y esperar a la existencia de estudios a largo plazo para aceptar el correr descalzo como una opción para disminuir el riesgo de lesiones o mejorar el rendimiento.  Por el momento puede resultar interesante como método de fortalecimiento de la musculatura intrínseca del pie (pudiéndose incluir sesiones intercaladas dentro de la planificación deportiva) o puntualmente como alivio de síndromes compartimentales o problemas en parte anterior de la rodilla.

En Premium Madrid disponemos de un completo equipo de podólogos conformado por doctores en podología, profesores universitarios, etc… y que, por supuesto, cuentan con una dilatada experiencia, además de seguir en constante formación y actualización. Si tienes dudas acerca de este tema o quieres contarnos tu caso no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

BIBLIOGRAFÍA:

  • Kaplan Y et al. Barefoot versus shoe running: from the past to the present. Phys Sportsmed. 2014. Feb;42(1):30-5. doi: 10.3810/psm.2014.02.2045.
  • Murphy K, Curry EJ, Matzkin EG. Barefoot running: does it prevent injuries? Sports Med. 2013 Nov;43(11):1131-8. doi: 10.1007/s40279-013-0093-2.
  • Roth J1, Neumann J, Tao M. Orthopaedic Perspective on Barefoot and Minimalist Running. J Am Acad Orthop Surg. 2016 Mar;24(3):180-7. doi: 10.5435/JAAOS-D-14-00343.
  • Knapik JJ, Orr R, Pope R, Grier T. Injuries And Footwear (Part 2): Minimalist Running Shoes. J Spec Oper Med. 2016 Spring;16(1):89-96.
  • Warne JP, Gruber AH. Transitioning to Minimal Footwear: a Systematic Review of Methods and Future Clinical Recommendations. Sports Med Open. 2017 Sep 15;3(1):33. doi: 1186/s40798-017-0096-x
  • Johnson AW, Myrer JW, Mitchell UH, Hunter I, Ridge ST. The Effects of a Transition to Minimalist Shoe Running on Intrinsic Foot Muscle Size. Int J Sports Med. 2016 Feb;37(2):154-8. doi: 10.1055/s-0035-1559685. Epub 2015 Oct 28.
  • Tam N, Coetzee DR, Ahmed S, Lamberts RP, Albertus-Kajee Y, Tucker R. Acute fatigue negatively affects risk factors for injury in trained but not well-trained habitually shod runners when running barefoot. Eur J Sport Sci. 2017 Oct;17(9):1220-1229. doi: 10.1080/17461391.2017.1358767. Epub 2017 Aug 18.
  • Ekizos A, Santuz A, Arampatzis A. Transition from shod to barefoot alters dynamic stability during running. Gait Posture. 2017 Jul;56:31-36. doi: 10.1016/j.gaitpost.2017.04.035. Epub 2017 Apr 27.
  • Cochrum RG, Connors RT, Coons JM, Fuller DK, Morgan DW, Caputo JL. Comparison of Running Economy Values While Wearing No Shoes, Minimal Shoes, and Normal Running Shoes. J Strength Cond Res. 2017 Mar;31(3):595-601. doi: 10.1519/JSC.0000000000000892.
  • Azevedo AP, Mezêncio B, Amadio AC, Serrão JC. 16 Weeks of Progressive Barefoot Running Training Changes Impact Force and Muscle Activation in Habitual Shod Runners. PLoS One. 2016 Dec 1;11(12):e0167234. doi: 10.1371/journal.pone.0167234. eCollection 2016. Erratum in: PLoS One. 2017 Apr 19;12 (4):e0176426.
  • Lucas-Cuevas AG, Priego Quesada JI, Giménez JV, Aparicio I, Jimenez-Perez I, Pérez-Soriano P. Initiating running barefoot: Effects on muscle activation and impact accelerations in habitually rearfoot shod runners. Eur J Sport Sci. 2016 Nov;16(8):1145-52. doi: 10.1080/17461391.2016.1197317. Epub 2016 Jun 26.
mm

José Ignacio Díaz

  • Fisioterapeuta (Universidad Complutense de Madrid)
  • Podólogo (Universidad Complutense de Madrid)
  • Especialista en Fisioterapia Osteoarticular (Escuela Universitaria de la ONCE)
  • Especialista en Terapias Miofasciales (Escuela Universitaria de la ONCE)
  • Entrenador de Atletismo
  • Atleta Olímpico

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
POSTURA DE BALLET CLÁSICO " En dehors”

Cerrar