DESCRIPCIÓN

Los gangliones  son tumefacciones quísticas, que surgen asociados a expensas de una articulación o una vaina tendinosa, en el dorso de la muñeca, y principalmente en la articulación escafolunar.

Son lesiones con una incidencia relativamente frecuente, sobre todo en las mujeres, por la laxitud del sistema ligamentario, y pueden generarse tras traumatismos locales en la muñeca o por microtraumatismos de repetición.

Se suelen encontrar entre los tendones del extensor corto y el extensor del índice. También en la cara palmar, en la corredera cubital o en el túnel del carpo, por lo que pueden llegar a ser dolorosos generando un compromiso nervioso a nivel del nervio mediano o cubital.

Suelen ser indoloros, aunque si se encuentran en la cara palmar pueden generar molestias al forzar los movimientos de extensión de muñeca, coger peso y movimientos extremos de muñeca. No suelen presentar problemas en cuanto a la movilidad articular, salvo en casos que sean de un gran volumen o comprometan alguna estructura nerviosa.

Las paredes de los quistes están constituidas por tejido conjuntivo fibroso. El quiste proviene de una degeneración coloidal del tejido conjuntivo yuxtacapsular o yuxtatendinoso.

Su aspecto a la exploración es el de una tumoración de superficie lisa y bien delimitada, redondeada, de tamaño muy variable, no dolorosa o poco dolorosa a la palpación. Su consistencia es variable, desde dura hasta blanda y fluctuante, en función de la tensión del contenido del ganglión. No se adhiere a la piel adyacente, que tiene un aspecto normal, sin signos inflamatorios.

TRATAMIENTO

El tratamiento suele ser quirúrgico, pero tiende a la recidiva. Si no se encuentran síntomas dolorosos o de compromiso nervioso, mejor optar por el tratamiento conservador en un inicio, ya que las repercusiones y complicaciones derivadas de la cirugía pueden ser mayores que el propio ganglión.

Cuando no son muy grandes y las paredes no están muy fibrosas, se pueden hacer maniobras de aplastamiento, que tienen como objetivo romper el quiste; luego se realizan masajes y movilizaciones analíticas para asegurar la difusión del líquido. Si es muy elástico es difícil de romper, y en este caso se realizan masajes en estrella, con la posterior colocación de un vendaje compresivo con una almohadilla durante varios días para evitar las recidivas, aunque siempre pueden volver a aparecer. Si el quiste estalla, depende de la calidad del líquido que lo forme y de la capacidad de reabsorción.

Al margen de lo estético, la cirugía depende de las molestias que ocasione o  de la posibilidad de compromiso nervioso que pueda ocasionar el ganglión.

En PremiumMadrid contamos con un equipo de fisioterapeutas especializados en este tipo de patologías de muñeca y mano, y poder realizar las actividades de la vida diaria sin dolor y con la mayor funcionalidad posible. Cuéntanos tu caso. Estaremos encantados de ayudarte.

REFERENCIAS:

  • Thornburg LE. Ganglions of the hand and wrist. J Am Acad Orthop Surg 1999; 7: 231-8.
  • Canoso JJ. Bursitis, tenosynovitis, ganglions, and painful lesions of the wrist, elbow, and hand. Curr Opin Rheumatol 1990; 2: 276-81.
Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
Curso ecografia musculoesqueletica Consejo Superior de Deportes Premium Madrid

Cerrar