El proceso inflamatorio es la respuesta inespecífica frente a una agresión, que ocurre en los tejidos conectivos vascularizados, con el fin de aislar y destruir el agente dañino, así como reparar el tejido u órgano dañado. Esta generada por los agentes inflamatorio que son los siguientes:

Agentes biológicos: Bacterias, virus, hongos, etc.

Agentes físicos: Frío, calor, radiaciones, etc.

Agentes o condiciones que producen necrosis

Alteraciones vasculares.

Alteraciones inmunitarias.

Traumatismos y cuerpos extraños: producen inflamación porque generan necrosis o aportan agentes biológicos.

La inflamación se denomina en medicina con el sufijo –itis (artritis, tendinitis, bursitis, faringitis, conjuntivitis, etc).

La forma de manifestarse de la inflamación (sus signos y síntomas) es la siguiente:

Dolor, que aparece por la activación de nociceptores.

Calor,  aumenta la temperatura de la zona inflamada, por la vasodilatación.

Rubor, enrojecimiento de la zona debido también a la vasodilatación.

Tumefacción, formación de edema por aumento del líquido intersticial.

Pérdida o disminución de la función, por la suma del resto de manifestaciones.

A pesar de estos signos y síntomas, debemos tener clara la idea, de que la inflamación es una respuesta buena y necesaria para la recuperación y curación de los tejidos.

Generalmente la respuesta inflamatoria es exagerada y debe ser controlada, y para ello la Fisioterapia tiene algunos mecanismos sin ningún efecto secundario, como por ejemplo son: La aplicación de frió o calor (según en la etapa en la que nos encontremos), baños de contraste, vendajes, terapia manual, drenaje linfático, electroterapia, etc.

Si quiere más información sobre el proceso inflamatorio o bien necesita que valoremos y tratemos alguna inflamación de nuestra competencia, no dude en acudir a nosotros, ya que en Premiummadrid estaremos encantados de atenderle.  

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
diafragma
FISIOTERAPIA: RESPIRACION DIAFRAGMATICA

Cerrar