Información importante sobre Covid-19. Saber más

¿Qué es la displasia de cadera?

La displasia de cadera es un trastorno congénito de la articulación de la cadera. Esta articulación está formada por la cabeza femoral y el cotilo.

En la displasia de cadera el cotilo suele ser menos profundo de lo habitual por lo que la cabeza femoral se desliza hacia adentro y hacia afuera provocando que la cadera sea muy inestable. Puede desplazarse de forma parcial o total del cotilo. Se produce en uno de cada 1,000 nacimientos y es una de las patologías más tratadas dentro de la fisioterapia pediátrica.

Los motivos son múltiples, en algunos casos es hereditario. También se relaciona con la disposición del bebé dentro de la pelvis de la madre durante el parto (disposición de nalgas) y malformaciones congénitas.

Existe también la luxación congénita de cadera, es decir peques que nacen con la cadera ya luxada (la cadera no es inestable como es en el caso de la displasia de cadera) por lo que hay reducirla y volver a colocar la cabeza femoral en el cotilo.

El diagnóstico se suele realizar en el momento del nacimiento y en algunos casos se puede diagnosticar intraútero. Normalmente su diagnóstico es fácil, pero en ocasiones no se evidencia esa displasia hasta pasado 1 o 2 meses por lo que la detección precoz de los fisioterapeutas pediátricos es fundamental.

Para su diagnóstico se utilizan los test ortopédicos de Ortolani y Barlow que consiste en provocar la luxación de esa cadera para ver si realmente es fácil de luxar. Es importante realizar posteriormente una Eco de cadera para valorar el grado exacto de displasia.

¿En qué consiste el tratamiento de fisioterapia?

Normalmente los pediatras y ortopedas prescriben unos arneses que tienen que llevar durante varias horas del día para mantener la cadera en su posición: pueden ser arneses con cuerdas o de escayola que se realizan en la misma consulta.

La utilidad de estos arneses es llevar la cadera a abducción ya que es la posición en el que la cabeza del fémur se centra dentro del acetábulo (se coapta) y así se pueda desarrollar y formar el acetábulo de la forma correcta. Si no se coloca la cabeza femoral en su sitio seguiría en una posición luxada o luxable y el “techo” acetabular no se formaría de forma correcta pudiendo ocasionar problemas posteriormente.

La fisioterapia pediátrica es importante como acompañamiento dentro del tratamiento ortopédico ya que la propia posición que te imprime el arnés puede producir alteraciones a nivel motor y en el desarrollo de la marcha entre otros.

El fisioterapeuta podrá realizar tratamiento durante las siguientes fases:

Tratamiento durante el uso del arnés:

El objetivo principal es facilitar ejercicios coaptadores que faciliten el moldeaje de la cadera y acompañamiento del niño para que aun teniendo que llevar el arnés no dificulte su desarrollo motor normal. Se asesora a los padres en el uso del porteo ya que una mala colocación del niño puede favorecer la luxación de cadera.

Un tratamiento precoz de fisioterapia evitará problemas posteriores y acompañará a la familia en este proceso.

 

Tratamiento después del uso del arnés:

Una vez que la cadera ya es congruente y estable es importante trabajar mediante técnicas manuales la movilidad completa de la cadera. Además, es necesario empezar a preparar y entrenar la cadera para la carga para que se desarrollen bien.

 

Porteo ergonómico:

El porteo tiene muchos beneficios, pero tiene que ser ergonómico ya que puede ser contraproducente para las caderas. Es importante hay evitar las mochilas “colgonas” y utilizar la posición en “ranita”, que es la posición coaptadora (posición en abducción y flexión de cadera).

 

 

Una vez que se haya corregido la displasia se volverá a realizar una ecografía de revisión. Se realiza un plan para casa para que mediante el juego se realicen ejercicios que faciliten la estabilidad de las caderas, se muevan y se preparen para la carga.

Conclusión:

El tratamiento fisioterapéutico ayuda a evitar los problemas en el desarrollo motor que pueda ocasionar el uso de arneses y doble pañal y da recursos a los padres para poder realizar ejercicios a domicilio, además de acompañarles durante todo este proceso.

En el centro médico y de Rehabilitación Premium Madrid contamos con un amplio equipo de profesionales a su disposición. No dude en ponerse en contacto con nosotros.

Bibliografía:

 

  1. Jaiswal A., Starks I., Kiely T. “Late dislocation of the hip following normal neonatal clinical and ultrasound examination” Journal of Bone and Joint Surgery, 92-B (2010), pp. 1449-1451
  2. American Institute of Ultrasound in Medicine; American College of Radiology. AIUM “Practice guideline for the performance of an ultrasound examination for detection and assessment of developmental dysplasia of the hip” J Ultrasound Med, 28, (2009), pp. 114-119
  3. Peterlein C.D., Schüttler K.F., Lakemeier S., Timmesfeld N., Görg C., FuchsWinkelmann S., Schofer M.D. “Reproducibility of different screening classifications in ultrasonography of the newborn hip” BMC Pediatr, 10, (2010), pp. 98
  4. Hogervorst T., Bouma H., de Boer S.F., de Vos J. “Human hip impingement morphology: an evolutionary explanation” J Bone Joint Surg Br, 93 (2011), pp. 769-776
  5. Matsuda D.K., Khatod M. Rapidly “Progressive osteoarthritis after arthroscopic labral repair in patients with hip dysplasia”. Arthroscopy, 28 (2012), pp. 1738-1743
  6. Anders Wensaas A., Svenningsen S., Terjesen T. “Long-term outcome of slipped capital femoral epiphysis: a 38-year follow-up of 66 patients” J Child Orthop, 5 (2011), pp. 75-82
  7. Clarke N., Reading I., Corbin C., Taylor C., Bochmann T. “Twenty years experience of selective secondary ultrasound screening for congenital dislocation of the hip”. Arch Dis Child, 97 (2012), pp. 423-429
  8. Myers J., Hadlow S. Lynskey T. “The effectiveness of a programme for neonatal hip screening over a period of 40 years: a follow-up of the New Plymouth experience”.J Bone Joint Surg Br, 91 (2009), pp. 245-248
  9. Hogervorst T., Eilander W., Fikkers J., Meulenbelt I. “Hip Ontogenesis: How Evolution, Genes, and Load History Shape Hip Morphotype and Cartilotype”. Clin Orthop Relat Res, 470 (2012), pp. 3284-3296
mm

Laura Cortés

  • Responsable de fisioterapia pediatrica
  • Fisioterapeuta (Universidad Pontificia de Salamanca)
  • Especialista en Osteopatía (FBEO)
  • Especialista en el Método Pilates en Fisioterapia
  • Especialista en Patología Neuromotriz Infantil
  • Especialista en Punción seca en el dolor miofascial
  • Especialista en osteopatía en los trastornos digestivos pediátricos
  • Especialista en fisioterapia respiratoria pediátrica en el lactante y el niño

Shares