Los cambios físicos y psicológicos que experimenta la embarazada varían en cada trimestre de gestación, incluso mes a mes. Todos los cambios que se producen se deben a las hormonas del embarazo, ya que el organismo debe prepararse para las necesidades del futuro bebé. Aunque no tienen por qué darse todos los síntomas que se detallan a continuación.

Primer trimestre

  • Primer mes (Semana 1ª a 4ª)

Apenas se notan cambios físicos, pero la alteración hormonal se produce desde el momento de la fecundación.

La progesterona impedirá que el útero se contraiga e intervendrá en el aumento del pecho, influye en las funciones de la placenta, enlentece el movimiento intestinal pudiendo provocar estreñimiento y dilata las venas ocasionando en algunos casos varices y edemas.

La gonadotropina coriónica humana (GCh) u hormona del embarazo va a aportar los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo de la gestación, evitar la menstruación y activa la producción de hormonas necesarias durante este período. Esta es la hormona que se detecta en los análisis de de sangre y orina para el diagnóstico del embarazo. Es la responsable de la sensación de nauseas y vómitos.

Los estrógenos preparan las paredes del útero para que se implante correctamente el óvulo fecundado, regula la producción de somatomamotropina coriónica humana que es la que regula el metabolismo de los carbohidratos y proteínas de la madre además de participar en la preparación de las glándulas mamarias.

Menos de un 30% de mujeres puede sufrir el sangrado de implantación que es una pequeña pérdida de sangre cuando el óvulo fecundado se implanta en el útero entre 5-10 días después de la concepción.

Se produce también un aumento en las ganas de orinar debido a que hay un incremento del flujo sanguíneo y por lo tanto pasa mayor cantidad de líquido por los riñones.

Pueden aparecer nauseas sobre todo a primera hora de la mañana que a veces van acompañadas de vómito. El sentido del olfato se agudiza y pueden aparecer preferencias o aversiones por ciertos alimentos.

A nivel emocional se pueden tener mayor sensibilidad y tendencia al llanto con cambios de humor repentinos, miedos y dudas por lo desconocido (sobre todo si es el primero) se alternan con estados de euforia.

  • Segundo mes (Semana 5ª a 8ª)

Se produce un aumento del tamaño y la sensibilidad de los senos,  la areola que rodea al pezón adquiere una coloración más oscura y aparecen pequeños nódulos (tubérculos de Montgomery). Se hacen más visibles las venas superficiales que rodean los pechos al aumentar la afluencia de sangre a las mamas.

La tensión arterial tiende a ser un poco más baja de lo habitual y la frecuencia cardiaca comienza a aumentar en 3-5 latidos/minuto, lo que puede hacer que te sientas más fatigada además de por todos los cambios que está sufriendo tu organismo.

El volumen sanguíneo ya ha aumentado un 10% y donde más se nota es en la zona vulvo-vaginal que se vuelve más oscura y azulada. El cuello del útero suele volverse más blando y delicado, siendo habitual que sangre ligeramente tras las relaciones sexuales.

Incremento del flujo vaginal, de color blancuzco, dolor de cabeza ocasional, acidez de estómago, indigestión, flatulencia e hinchazón.

El útero aumenta de tamaño de 7 a 9cm tomando forma piriforme pero no sobrepasa la pelvis.

El sistema inmunitario desciende para tolerar la presencia de células fetales y placentarias que le son ajenas.

A nivel emocional se pueden tener inestabilidad emocional y sensación de incredulidad sobre el propio embarazo.

  • Tercer mes (Semana 9ª a 13ª)

El útero crece este mes hasta sobrepasar la pelvis adquiriendo una forma esférica y pronto comenzará a notarse en el vientre. Este crecimiento hace que se distiendan los ligamentos de sostén del útero pudiendo originar molestias en la pelvis.

Hay más tendencia al mareo o al síncope.

Puede aparecer una mayor pigmentación de la piel debido al efecto de los estrógenos y la progesterona sobre la hormona estimulante de los melanocitos (MSH). Cuando aparece en la cara se denomina cloasma gravídico. En la mayor parte de los casos desaparecen tras el parto.

A nivel emocional se pueden tener continuas subidas y bajadas del estado de  ánimo, que pueden incluir cambios de humor, irritabilidad, irracionalidad y llantinas. Una nueva percepción de tranquilidad y calma.

En Premium Madrid tenemos fisioterapeutas especializados en ginecología, obstetricia y drenaje linfático manual a su disposición, para tratar su problema, asesorarte y acompañarte en este momento tan especial. Además contamos con actividades para embarazadas (natación, Pilates) y para el post-parto. Para cualquier pregunta y/o aclaración, no dude en consultarnos.

mm

Laura Martín

  • Licenciada en la actividad física y el deporte por la Universidad Politécnica de Madrid.
  • Fisioterapeuta diplomada por la Universidad Pontificia de Comillas.
  • Especialista en Osteopatía (C.O-Universidad de Alcalá-Escuela de Osteopatía de Madrid).
  • Especialista en Método Pilates Suelo y Pilates Máquinas (Universidad de la ONCE)
  • Especialista en SGA (Universidad de Saint-Mont).
  • Especialista en control motor lumbopélvico y cervical.
  • Especialista en Hipopresivos Nivel I y II (International Hypopressive Institute).
  • Especialista en Movilización Neuromeníngea y dolor. (Universidad de la ONCE).
  • Especialista en inducción miofascial nivel I (IACES).
  • Especialista en vendaje neuromuscular y exteroceptivo.
  • Especialista en punción seca y tratamiento conservador e invasivo de puntos gatillo miofasciales.
  • Amplia experiencia en pacientes de traumatología y pilates (terapéutico y embarazo).

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
SÍNDROME DEL CUBOIDES

Cerrar