En blogs anteriores, hemos explicado de manera general qué es la cervicalgia (dolor cervical), desde su definición, causas, síntomas y dos principales subtipos (aguda y crónica). Asimismo, en otras entradas también hemos profundizado sobre los mecanismos del dolor crónico tal y como los conocemos hoy desde un punto de vista científico y basados en los mecanismos de funcionamiento del cerebro y el contexto biológico, psicológico y social.

Nuestra intención ahora es explicarles las características específicas del dolor cervical crónico o cervicalgia crónica:

  • Estos pacientes presentan disminución de los niveles de actividad física (ejercicio físico activo)1
  • En cuanto a los rangos de movimiento y fuerza de la musculatura,parece no guardar relación directa ni con la limitación de la movilidad cervical ni con la máxima fuerza de contracciónmuscular en los movimientos de flexión, extensión, rotaciones e inclinaciones.2 Por ello, es importante la realización de ejercicios específicos de fortalecimiento en una intensidad baja y estiramiento, como por ejemplo, de los músculos profundos del cuello. Para verse disminuida es fuerza de contracción es necesario la presencia de otros factores cognitivo – conductuales, como hablaremos más adelante.3
  • La fuerza máxima de contracción muscular puede verse reducida siel paciente presenta miedo al dolor (basado en los cuestionarios de creencia miedo – evitación y el índice de discapacidad del cuello) y/o el dolor es percibido durante esa fuerza máxima de contracción.3
  • Alteración de control neuromuscular de la musculatura agonista – antagonista.4 Esta alteración del control neuromuscular de la columna vertebral cervical puede predisponer hacia tensión mecánica e iniciar o perpetuar síntomas de cronicidad.5
  • Los músculos de la parte anterior, como el largo del cuello y largo de la cabeza,cobran gran importancia. Muestran cambios en su activación, tanto en movimientos rápidos del hombro como durante la flexión de la cabeza sobre el cuello. Los músculos profundos del cuello son aquellos que guían y soportan el movimiento entre vértebras contrarrestando además, el exceso de curva cervical producido por los músculos extensores.6, 7
  • La alteración en la activación de los músculos profundos del cuello está relacionado con la intensidad del dolor en estos pacientes.8
  • La intensidad del dolor en estos pacientes está relacionada con el retraso en la contracción de los músculos profundos del cuello durante los movimientos rápidos de flexión del hombro y menor contracción durante los movimientos de flexión de la cabeza sobre el cráneo.8
  • En pacientes con dolor cervical asociado a “latigazo cervical” o Whiplash,se observa infiltrado graso en la musculatura profunda.9 Eso significa una disminución de la calidad de la estructura del músculo y por consiguiente de su correcta activación y contracción.
  • Alteración en el control óculo– motor (movimiento de los ojos)relacionado con los pequeños movimientos de la cabeza, con síntomas como cefalea tensional asociada,procesos de migraña, alteraciones visuales y/o mareos/vértigos.10
  • Presencia de puntos gatillo en los músculos masetero y temporal11, implicados directamente en las alteraciones de la articulación temporomandibular, asimismo relacionada con los procesos de dolor crónico.
  • Predisposición a la cronicidad en pacientes con historial previo de dolor cervical, limitación de las actividades del día a día o con miedo al movimiento (kinesiofobia).12

Es muy importante, además, valorar factores biopsicosociales como:

  • La repercusión negativa que tiene el dolor en las actividades del día a día, tales como la carga de pesos, comprensión lectora, influencia negativa en el trabajo, actividades del día a día y/o de ocio, conducción de vehículos, cefalea asociada, alteración del sueño, capacidad de concentración.13
  • Miedo al movimientoo Kinesiofobia, basado en la creencia de que hay algo dañado en el cuerpo que nos avisa que no debemos realizar movimientos.14

En siguientes blogs nos centraremos en el tratamiento del dolor cervical crónico, atendiendo a las características que hemos comentado.

En el Centro Médico y de Rehabilitación PremiumMadridcontamos con múltiples profesionalesy especialidades que trabajaran en conjunto para el manejo más acertado de su dolor cervical crónico.

Referencias bibliográficas:

  • 1 Fiziksel, K. B. B. A. H. (2013). Assessment of Physical Activity in Patients with Chronic Low Back or Neck Pain. Turkish neurosurgery23(1), 75-80.
  • 2 Kauther, M. D., Piotrowski, M., Hussmann, B., Lendemans, S., & Wedemeyer, C. (2012). Cervical range of motion and strength in 4,293 young male adults with chronic neck pain. European Spine Journal21(8), 1522-1527.
  • 3 Lindstroem, R., Graven-Nielsen, T., & Falla, D. (2012). Current pain and fear of pain contribute to reduced maximum voluntary contraction of neck muscles in patients with chronic neck pain. Archives of physical medicine and rehabilitation93(11), 2042-2048.
  • 4 Falla, D. (2004). Unravelling the complexity of muscle impairment in chronic neck pain. Manual therapy9(3), 125-133.
  • 5 Jull G, Sterling M, Falla D, et al. Whiplash, Headache and Neck Pain. Research Based Directions for Physical Therapies. Edinburgh: Elsevier Churchill Livingstone; 2008.
  • 6 Falla D, Jull G, Hodges PW. Patients with neck pain demonstrate reduced electromyographic activity of the deep cervical flexor muscles during performance of the craniocervical flexion test. Spine. 2004;29:2108–2114.
  • 7 Boyd Clark LC, Briggs CA, Galea MP. Comparative histochemical composition of muscle fibres in a pre- and a postvertebral muscle of the cervical spine. J Anat. 2001;199:709–716.
  • 8 Falla, D., O’Leary, S., Farina, D., & Jull, G. (2011). Association between intensity of pain and impairment in onset and activation of the deep cervical flexors in patients with persistent neck pain. The Clinical journal of pain27(4), 309-314.
  • 9 Elliott, J., Jull, G., Noteboom, J. T., Darnell, R., Galloway, G., & Gibbon, W. W. (2006). Fatty infiltration in the cervical extensor muscles in persistent whiplash-associated disorders: a magnetic resonance imaging analysis. Spine31(22), E847-E855.
  • 10 Della Casa, E., Helbling, J. A., Meichtry, A., Luomajoki, H., & Kool, J. (2014). Head-Eye movement control tests in patients with chronic neck pain; Inter-observer reliability and discriminative validity. BMC musculoskeletal disorders,15(1), 16.
  • 11 De-la-Llave-Rincon, A. I., Alonso-Blanco, C., Gil-Crujera, A., Ambite-Quesada, S., Svensson, P., & Fernández-de-Las-Peñas, C. (2012). Myofascial trigger points in the masticatory muscles in patients with and without chronic mechanical neck pain. Journal of manipulative and physiological therapeutics,35(9), 678-684.
  • 12 Saavedra-Hernández, M., Castro-Sánchez, A. M., Cuesta-Vargas, A. I., Cleland, J. A., Fernández-de-las-Peñas, C., & Arroyo-Morales, M. (2012). The contribution of previous episodes of pain, pain intensity, physical impairment, and pain-related fear to disability in patients with chronic mechanical neck pain.American Journal of Physical Medicine & Rehabilitation91(12), 1070-1076.
  • 13 Ortega, J. A. A., Martínez, A. D. D., & Ruiz, R. A. (2010). Validation of the Spanish version of the Neck Disability Index. Spine35(4), E114-E118.
  • 14 Gómez-Pérez, L., López-Martínez, A. E., & Ruiz-Párraga, G. T. (2011). Psychometric properties of the Spanish version of the Tampa Scale for Kinesiophobia (TSK). The Journal of Pain12(4), 425-435.

 

 
Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
EJERCICIO EN EL AGUA, HIDROTERAPIA Y ARTRITIS REUMATOIDE

Cerrar