En anteriores entradas de la web, hemos abordado de manera general qué es la lumbalgia y los tipos de dolor lumbar y de espalda, atendiendo principalmente a la afectación de la estructura (protrusión, hernia, ciática,estenosis de canal, espondilolistesis…). En este blog complementaremos la información anterior e iremos un paso más allá, clasificando los síntomas – signos del paciente en distintos grupos, orientándonos no sólo hacia la estructura afecta, sino también al tipo de exploración ortopédica necesaria para el diagnóstico en fisioterapia(1). De esta manera el fisioterapeuta conocerá el mejor tratamiento, tanto de ejercicio terapéutico como de terapia manual. De esta, manera, nos encontramos con los siguientes tipos de dolor:

1.                  DOLOR DE TIPO DISCOGÉNICO(1):

Localización: la mayor parte de estos pacientes presentan dolor centralizado en la columna lumbar.

Este dolor se refiere como quemazón, pinchazo, agujas(2).

Se manifiesta al final del día, en acciones de levantamiento o giro, al salir del coche, al pasar de posición sentado a de pie y con una rigidez matutina de 10 – 30 minutos, dónde el paciente tiene dificultades para “arrancar” al levantarse, pero al llegar a la ducha, éste refiere que empieza a funcionar su espalda y ya puede comenzar el día.

Pueden existir síntomas distales, es decir, hasta rodillatobillo, además de hacia la zona abdominal.

Los test diagnósticos para dolor de tipo discal (Slump, Straight Leg Raise Test), generalmente son positivos.

2.                  DOLOR DE TIPO FACETARIO(1,3,4):

Hablamos de dolor facetario de aquel dolor de tipo pinchazo que tiene su origen en las facetas articulares de las vértebras, es decir, aquella superficie de la vértebra que se une con su vertebra de arriba y de abajo.

Localización: el dolor no se presenta en la columna lumbar, sino que se refiere hacia otras zonas, por ejemplo, hacia la región glútea, pero no sobrepasa la rodilla.

El paciente refiere dolor a la palpación local de las articulaciones intervertebrales. No se describen síntomas radiculares (quemazón, eléctrico, calambre…). A la compresión de estas facetas combinado con los movimientos activos, se reproduce el dolor.

Al contrario que el dolor de tipo discogénico, no se produce dolor al ponerse de pie.

Se alivia en posiciones de flexión de la columna.

3.                  DOLOR DE TIPO SACROILÍACO(1):

Esta articulación supone la unión del sacro (que se articula con la última vertebral lumbar), con los huesos coxales de la pelvis, los cuales forman la articulación de la cadera a través de su unión con el fémur.

Localización: el paciente no presenta dolor lumbar, sino periférico hacia zona glútea y el miembro inferior.

Es unilateral, es decir, sólo afecta a un lado del cuerpo.

Se produce al pasar de sentado a de pie.

Su diagnóstico se basa en una batería de cinco tests(Geaeslen, Patrick, Distracción, Compresión e Impulso del Sacro), de los que, al menos, tres tiene que reproducir el dolor del paciente(3).

4.                  DOLOR ASOCIADO A INESTABILIDAD VERTEBRAL(5):

El dolor se encuentra presente centrado en la columna lumbar, donde el paciente refiere quedarse “agarrotado” o “bloqueado”.

Al inclinarse hacia delante, el paciente tiene dificultades para volver a la posición erguida, teniéndose que ayudar con la mano.

Se aprecia una marcada elevación del tono muscular de los músculos paravertebrales superficiales, asociada  a una debilidad y/o déficit de activación de los músculos profundos (multífidos, transverso del abdomen, suelo pélvico).

Los test que nos hablan sobre la afectación nerviosa son negativos.

5.                  DOLOR ASOCIADO AL MÚSCULO PIRIFORME (PIRAMIDAL) O SÍNDROME DEL PIRIFORME(6):

El músculo piriforme o piramidal es un músculo localizado en la pelvis, y que va desde el borde externo del sacro hacia el trocánter mayor de la cadera. Este síndrome habla de la relación del paso del nervio ciático a través de la zona pélvica y su relación, no sólo con el músculo piramidal, sino con el resto de músculos de la zona. Algunas características clínicas de este dolor son:

El paciente refiere dolor en la zona glútea.

El dolor de tipo ciática empeora en la posición de sentado.

El dolor se reproduce poniendo en tensión este músculo.

No se presentan déficits neurológicos (alteración de la sensibilidad, dificultad para la marcha), que ocurren en otros dolores asociados a ciática y hernia discal.

6.                 DOLOR ASOCIADO A PUNTOS GATILLO MIOFASCIALES (SÍNDROME DE DOLOR MIOFASCIAL)(7):

El patrón de dolor asociado a punto gatillomiofascial puede venir dado de multitud de músculos de la columna dorsal, lumbar, pélvica o cadera. Para tener en cuenta que existen puntos gatillo que son fuente de dolor y por lo tanto, son susceptibles de tratar, tendremos en cuenta los siguientes criterios principales:

Dolor locala la palpación del punto gatillo.

El paciente lo reconoce como “su dolor”. Este dolor referido puede encontrarse en la zona cercana al punto gatillo o bien encontrarse más lejos.

Presencia del punto gatillo dentro de una banda muscular tensa.

Limitación dolorosa al movimiento de estiramiento del músculo.

Finalmente, cabe mencionar que, generalmente el paciente no presentará uno de estos tipos de dolor de manera aislada, sino que síntomas y signos de los anteriores grupos se combinarán, debiendo abordar el tratamiento del paciente desde una perspectiva global.

En el Centro Médico y de Rehabilitación Premium Madrid contamos con un equipo de profesionales con distintas especializaciones (terapia manual neuroortopédica, fisioterapia de la mujer, osteopatía, etc.) que, trabajando en conjunto, plantearemos el tratamiento más idóneo de cara a obtener la recuperación y volver a reincorporarse a los objetivos del día a día del paciente. No dude en contactar con nosotros.

 

BIBLIOGRAFÍA:

1.        Young S, Aprill C, Laslett M. Correlation of clinical examination characteristics with three sources of chronic low back pain. Spine J. Jan;3(6):460–5.

2.        Ohnmeiss DD, Vanharanta H, Ekholm J. Relationship of pain drawings to invasive tests assessing intervertebral disc pathology. Eur Spine J. 1999 Jan;8(2):126–31.

3.        Hancock MJ, Maher CG, Latimer J, Spindler MF, McAuley JH, Laslett M, et al. Systematic review of tests to identify the disc, SIJ or facet joint as the source of low back pain. Eur Spine J. 2007 Oct;16(10):1539–50.

4.        Wilde VE, Ford JJ, McMeeken JM. Indicators of lumbar zygapophyseal joint pain: survey of an expert panel with the Delphi technique. Phys Ther. 2007 Oct;87(10):1348–61.

5.        O’Sullivan PB. Lumbar segmental “instability”: clinical presentation and specific stabilizing exercise management. Man Ther. 2000 Feb;5(1):2–12.

6.        Hopayian K, Song F, Riera R, Sambandan S. The clinical features of the piriformis syndrome: a systematic review. Eur Spine J. 2010 Dec;19(12):2095–109.

7.        Tough EA, White AR, Richards S, Campbell J. Variability of criteria used to diagnose myofascial trigger point pain syndrome–evidence from a review of the literature. Clin J Pain. Jan;23(3):278–86.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
Anatomía del hueso temporal

Cerrar