En dos blogs anteriores, hemos explicado qué es la cervicalgia o dolor cervical en su más extenso término, y además, cuáles son las características específicas (sintomas y signos) de la cervicalgia crónica, es decir, cuando el dolor cervical se perpetúa en el tiempo sin que la causa de origen esté presente.

En este blog queremos dar a conocer los aspectos más importantes en el tratamiento del dolor cervical crónico1, englobándolo de los mecanismos de la neurociencia y contexto biopsicosocial que explican en qué consiste en dolor crónico, y con un importante papel del ejercicio activo.

  • Movilización articular segmentaria de baja velocidad o manipulaciones tanto de la columna cervical como de la columna dorsal1,2.
  • Fisioterapia activa dirigida a mejorar la propiocepción y control motor. Mejorando la coordinación neuromuscular y fuerza/resistencia de la musculatura estabilizadora profunda como son: flexores profundos del cuello, suboccipitales, semiespinoso del cuello y esplenio del cuello1. Esto supondrá una mejora tanto en la disminución del dolor en reposo como durante el movimiento activo, así como una menor activación de los músculos superficiales2 implicados en multitud de síntomas (dolor local en el cuello, dolor irradiado al miembro superior, migrañas, cefaleas, mareos, pitidos en el oído etc.). Para ello tenemos herramientas de trabajo muy útiles como son el biofeedback Stabilizer® para la musculatura profunda del cuello y el puntero láser para la reeducación óculo motora (movimiento de ojos para la estabilización cervical alta).
  • El ejercicio activo de entrenamiento de la musculatura cervical, añadido a entrenamiento del resto del cuerpo y ejercicio físico aeróbico, tendrá resultados positivos a largo plazo en relación a la calidad de vida, mejoras en el sueño o vitalidad3.
  • Tratamiento específico de la articulación temporomandibularpor sus relaciones directas con los procesos de sensibilización central involucrados en el dolor crónico1,4,5.
  • Movilización neurodinámica del plexo braquial en dolores irradiados, referidos etc., al miembro superior1.

A estas técnicas de tratamiento sumaremos de manera imprescindible el abordaje específico en dolor crónico.

  • Contexto biopsicosocial del paciente. Para ello, utilizaremos test que nos ayuden a valorar la discapacidad que refiere el paciente y la manera en que afecta a sus actividades del día a día: ocio, lectura, conducción de vehículos, sueño, carga de pesos.
  • El Neck Disability Index (NDI) – Índice de discapacidad del cuelloserá una herramienta de gran ayuda. Con los resultados que obtengamos y su análisis exhaustivo enfocaremos la fisioterapia y ejercicio activo hacia los objetivos funcionales y personales del paciente, mediante una exposición gradual al dolor, reproducción del movimiento doloroso dentro del contexto social, laboral.
  • Educación Terapéutica y Pedagogía del dolor.Todos los mecanismos del dolor crónico y de la cervicalgia crónica se explican de manera sencilla7,8,9 para que el paciente sea consciente de qué sucede en su dolor y qué herramientas tiene para mejorar, lo cual nos ayudará en una mejor adhesión al tratamiento y en obtener mejores resultados.

En resumen, a la terapia manual para el tratamiento de la cervicalgia crónica, incluiremos el ejercicio activo y entrenamiento de la musculatura profunda basado en los objetivos personales y actividades del día a día del paciente. Este entrenamiento de habilidades, guiadas por un profesional, será decisivo a la hora de que nuestro cerebro, atendiendo  a su plasticidad cerebral o capacidad de cambio, reorganice sus conexiones en la corteza motora con el fin de mejorar las habilidades y movimientos10 que se ven alterados en los procesos de dolor crónico.

En el Centro Médico y de Rehabilitación PremiumMadrid contamos con múltiples profesionales y especialidades que trabajaran en conjunto para identificar las vías de tratamiento en fisioterapia y actividad física más acertada.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares