Anatomía de la musculatura lumbar

En entradas anteriores hemos explicado de manera sencilla la anatomía de la musculatura lumbar, tanto de la zona abdominal y transverso del abdomen, como de otros músculos importantes como son el psoas – ilíaco y los pertenecientes al suelo pélvico. Esto nos permite entender mejor qué relevancia tienen en patologías tan prevalentes tratadas en fisioterapia como son el dolor lumbar o lumbalgia. Para seguir completando la información, este blog pretende desarrollar la anatomía y características más básicas e importantes de los músculos más profundos de la zona lumbar: los multífidos.

El músculo multífido, cuando se encuentra en la zona lumbar y sacra, se origina en las siguientes zonas:

  • Superficie dorsal del sacro
  • Aponeurosis del erector de la columna
  • Espina ilíaca posterosuperior
  • Ligamentos sacroilíacos posteriores.
  • Apófisis transversas

Desde ahí discurre en dirección superior y medial (hacia la columna) hasta insertarse en las apófisis espinosas de las vértebras superiores(1,2).

Su inervación depende de la rama medial proveniente del nervio espinal dorsal(2).

Funciones de la musculatura lumbar

Además, podemos dividir funcionalmente este músculo en dos partes (multífido profundo y multífido superficial), formados por fibras musculares de carácter tónico. Salvando diferencias de tipo biomecánico y morfológico entre ambas partes, y que están sujetas a constante investigación científica, podemos definir estos músculos como importantes estabilizadores de la columna lumbar, con las siguientesfunciones:

  • Importante estabilizador de la columna en posición neutra(1,3).
  • Controla de manera excéntrica la inclinación anterior de la columna y contrarresta la fuerza de flexión que generan los músculos abdominales durante la rotación del tronco(1,4).

 

Patrón de dolor en el síndrome de dolor miofascial

Los puntos gatillo de este músculo presentan generalmente dolor en un lado de la columna y glúteo, de carácter profundo y continuo, restringiendo movimientos de la columna como la rotación, la inclinación anterior y la hiperextensión. Su expansión de dolor puede llegar en ocasiones al abdomen(2).

Implicaciones en la lumbalgia y el tratamiento en fisioterapia

Las funciones que hemos mencionado de este músculo se han visto primordiales como objetivo de tratamiento de fisioterapia tanto en los casos de lumbalgia aguda como crónica. De manera general, podemos mencionar:

  • En casos de dolor crónico, se ha observado que estos músculos presentan atrofia e infiltrado de grasa(3,4).
  • Tanto en lumbalgia aguda como crónica, así como la ciática y otro tipo de patologías, será importante la realización de ejercicios de fisioterapia activa y control motor encaminados a enseñar y mejorar la activación de estos músculos tanto en posiciones mantenidas (de pie, sentado), como durante las actividades del día a día(3,4).

Con toda la información que hemos recabado sobre los músculos de la zona lumbar, en entradas posteriores integraremos su relación y funciones de cara a entender mejor los procesos de dolor lumbar tanto agudo como crónico, y la importancia que su correcta activación neuromuscular genera en:

La estabilidad in situ de la columna lumbar.

Repercusión en el sistema nervioso central (cerebro y médula) y periférico (nervios), de cara a integrar y mantener en el tiempo la mejoría del paciente.

Otro tipo de patologías de dolor de cadera o rodilla, entre otras.

En el Centro Médico y de Rehabilitación Premium Madrid trabajamos de manera multidisciplinar para abordar todos los campos de la fisioterapia, actividad física y salud. No dude en contactar con nosotros para resolver sus dudas.

Referencias bibliográficas:

1. Sahrmann S. DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DE LAS ALTERACIONES DE MOVIMIENTO. Paidotribo; 2006.

2. Simons, D. G., Travell, J. G., & Simons LS. Travell & Simons’ myofascial pain and dysfunction: upper half of body (Vol. 1). Lippincott Williams & Wilkins.; 1999.

3. Freeman MD, Woodham MA, Woodham AW. The role of the lumbar multifidus in chronic low back pain: a review. PM R. 2010 Feb;2(2):142–6; quiz 1 p following 167.

4. MacDonald DA, Moseley GL, Hodges PW. The lumbar multifidus: does the evidence support clinical beliefs? Man Ther. 2006 Nov;11(4):254–63.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
Caso clínico: Fractura de Maisonneuve (tibia y peroné), fase II

Cerrar