El nervio cubital es una de las ramas nerviosas del plexo braquial. Sus raíces nacen de los espacios intervertebrales C8-T1. El nervio discurre a lo largo de brazo y antebrazo para llegar hasta la mano y en su recorrido es susceptible de sufrir atrapamientos por compresión en algunos puntos, cursando con dolor, parestesias/hormigueos y debilidad en los dedos cuarto y quinto, además de sensación de adormecimiento en la región cubital de la mano. Los puntos de conflicto más importantes son el túnel cubital del epicóndilo medial, situado en la cara postero-medial del codo, el canal de Guyon, situado en la antero-medial de la muñeca y el desfiladero torácico, situado en la región anterior del cuello. 1

 

La función de este nervio es dar inervación motora a los músculos: flexor cubital del carpo, flexor profundo de los dedos, palmar corto, abductor, flexor y oponente del quinto dedo, tercero y cuarto lumbricales, músculos interóseos, aductor del pulgar y flexor corto del pulgar. Además, da inervación sensitiva a las cápsulas articulares de codo, muñeca y articulaciones metacarpofalángicas y a las regiones de piel que cubren 4º y 5º dedo y la cara medial de la palma de la mano.1,2

 

La etiología de los síndromes compresivos del nervio cubital es diversa. Principalmente suele verse lesionado por causas traumáticas, como golpes directos sobre el mismo, gestos de tracción excesiva del miembro superior, fracturas de epicóndilo medial, luxaciones de codo y proliferación sinovial en artritis reumatoide. Algunas actividades laborales y hábitos posturales han sido descritos como factores de riesgo para sufrir patología en el nervio cubital, como por ejemplo tareas que implican movimientos repetitivos de flexión de codo, movimientos balísticos o de lanzamiento en valgo de codo y movimientos que impliquen carga y/o impacto sobre la eminencia hipotenar en la mano. 2

 

El síndrome compresivo del nervio cubital cursa con dolor, parestesias/hormigueos y debilidad en los dedos cuarto y quinto, además de sensación de adormecimiento en la región cubital de la mano. Puede  presentarse dolor en la cara interna del codo. En casos crónicos, es posible llegar a observar un aplanamiento del volumen de la mano y el antebrazo debido a la atrofia muscular, una deformidad en garra de los dedos 4º y 5º, conocida como “mano del predicador” e incluso la imposibilidad de realizar el gesto de “agarre”. 3

 

A pesar de existir un tratamiento quirúrgico para estos trastornos compresivos, dichas intervenciones sólo están indicadas en casos muy crónicos o en los cuales el tratamiento conservador ha fracasado. 3

 

En el centro médico y de rehabilitación Premiummadrid, basamos el tratamiento conservador en diferentes métodos. Por un lado, será muy importante el uso de la la terapia manual para trabajar la musculatura y otras estructuras como articulaciones, ligamentos y nervios periféricos y que hayan podido resultar dañadas o sean causantes directas de la compresión.3,4,5  El ejercicio terapéutico jugará un papel importante en su recuperación, ya que será necesario para mejorar la movilidad articular deficitaria, recuperar el correcto balance muscular de la musculatura que se haya atrofiado y controlar el dolor producido por la compresión a largo plazo. Por último, es necesario llevar a cabo en el paciente una educación para la salud, identificando y explicando muy bien el mecanismo lesional de su patología, así como su pronóstico y evolución, promoviendo conductas posturales y de las actividades de la vida diaria que eviten que su patología aparezca de nuevo en el futuro.

 

Bibliografía:

 

(1)Gilroy AM, MacPherson BR, Ross LM, Schünke M, Schulte E, Schumacher U. Prometheus. Atlas de Anatomía. Madrid: Editorial Médica Panamericana; 2009

 

(2)  Özcete ZA, On AY. Ulnar nerve entrapment neuropathies. Turk J Phys Med Rehab. 2010; 56: 190-5.

 

(3)  Miller TT, Reinus WR. Nerve entrapment syndromes of the elbow, forearm, and wrist. American Journal of Roentgenology. 2010; 195 (3): 585-94.

 

(4)  Hyde TE, Gengenbach MS. Conservative management of sport injuries. 2ª ed. Westford: Jones and Bartlett Publishers; 2007

 

(5)  Idler RS. General principles of patient evaluation and nonoperative management of cubital syndrome. Hand Clin. 1996; 12 (2): 397-403.

 

(6)  Fuente imagen: [web] https://www.springer.com/Springerimages

mm

Pablo Alba

Director de Personal y Atención al paciente

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares