El drenaje linfático manual consiste en maniobras específicas, precisas y suaves que van dirigidas a la activación del sistema linfático en su función de reabsorción del líquido intersticial y conducción de éste a través de sus vasos para su depuración y deshecho.

Si quieres saber más no te pierdas nuestro vídeo.

 

La técnica fue creada por el doctor Vodder a principios del siglo XX y perfeccionada por otros profesionales, entre ellos Leduc. Se ha demostrado su utilidad en edemas de todo tipo, tanto traumáticos como circulatorios o secundarios a intervenciones quirúrgicas (mastectomías, amputaciones o cualquier otra cirugía) o de tipo hormonal, incluso en afecciones congénitas del propio sistema linfático. Con él buscamos la activación de una función presente en nuestro cuerpo y que se ha visto ralentizada o incluso estancada por un aumento anormal del líquido por una deficiencia en el sistema de bombeo. De forma indirecta, la circulación sanguínea mejora notablemente con el drenaje linfático. La precisión de la técnica, su exigencia de conocimiento anatómico y de la patología hacen del fisioterapeuta el único profesional con capacidad para el empleo terapéutico de esta técnica.

mm

Patricia Gómez

  • Fisioterapeuta
  • Responsable del servicio de rehabilitación y de la unidad de salud

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
articulación del codo. Fractura de la cabeza del radio
Caso clínico articulación del codo: Fractura cabeza de radio

Cerrar