Muchas personas sufren la sensación de piernas cansadas, especialmente en la época de verano. Pesadez, cansancio, calambres e incluso hinchazón en las piernas, con frecuencia al final del día o tras pasar mucho tiempo de pie y/o sentados, son algunos de los síntomas que caracterizan esta patología. Estos síntomas se deben a una dificultad en el retorno venoso, que puede verse a su vez incrementada por la obesidad, los desajustes o cambios hormonales (como la menstruación), el embarazo, algunos medicamentos como la píldora anticonceptiva…

En este blog proponemos algunos consejos útiles así como tratamientos de fisioterapia para ayudar a combatirlas, afrontando mejor aquellos meses de calor.

En primer lugar debemos evitar, en la medida de lo posible, las prendas ajustadas y las posturas mantenidas durante mucho tiempo. Aquellas actividades o tratamientos que mejoren la circulación de miembros inferiores van, sin embargo, a mejorar esta sintomatología, contrarrestando los efectos del calor. Es por ello que un ejercicio físico regular donde activemos el bombeo muscular para ayudar al bombeo venoso va a ser de gran ayuda. Pasear, nadar y ejercicios de miembros inferiores tipo flexionar y extender el pie el alto, extensiones de rodilla, bicicleta…. son ejercicios recomendados. Cuando el ejercicio es el agua, tenemos el plus de liberar a las piernas del peso de nuestro cuerpo, además la presión hidrostática que ejerce el agua sobre nuestras piernas ayuda a mejorar el retorno venoso, haciendo un efecto similar al de una prenda de contención.

Otro remedio fácil de usar, son los contrastes de temperatura donde terminar con una ducha fría nuestro aseo contribuye a la vasoconstricción de los vasos sanguíneos. Esa es la explicación más científica de un remedio popular que es efectivo siempre que terminemos con agua fría. Realizar baños de contraste introduciendo las piernas de forma alterna en agua fría y caliente, produce un masaje venoso donde las venas se contraen con el agua fría y se dilatan con el agua caliente, reduciendo la sensación de pesadez y el edema presente en las piernas.

Desde la fisioterapia, la intervención más eficaz que podemos hacer cuando nos encontramos ante problemas circulatorios es el drenaje linfático manual, donde vamos a actuar mejorando la circulación de retorno y eliminando el líquido retenido en el espacio intersticial. Con el drenaje linfático manual no sólo se disminuye la hinchazón las piernas, sino también mejora la sensación de cansancio, pesadez, dolor, junto con la calidad de la circulación de retorno. El uso de una máquina de presoterapia tras la sesión de drenaje linfático manual, está indicado en la mayoría de los casos.

Por último, el uso de medias de compresión hasta la ingle, también nos ayuda a mejorar la circulación y combatir la sintomatología asociada, sobre todo cuando no podemos evitar tener posturas mantenidas en bipedestación o sedestación durante el día.

 

En Premiummadrid podemos ayudarle a combatir la sintomatología derivada de las piernas cansadas, mediante la aplicación de drenaje linfático manual, presoterapia y ejercicios en el agua dentro de nuestra piscina terapéutica

mm

Patricia Gómez

  • Responsable de la especialidad de rehabilitación en Premiummadrid y de la unidad de Salud.
  • Fisioterapeuta (Universidad de Alcalá de Henares)
  • Experta en terapia manual avanzada y manejo del dolor crónico (Universidad Complutense de Madrid)
  • Especialista en drenaje linfático manual según método Godoy y método Leduc.
  • Especialista en Movilización Neuromeníngea y dolor.
  • Especialista en Inducción Miofascial nivel I (Tupimek).

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
CASO CLÍNICO ARTICULACIÓN DEL CODO. PRÓTESIS DE CABEZA DE RADIO (PARTE II)

Cerrar