Varón de 56 años de edad, que acude a consulta por una disminución del rango articular y dolor del brazo izquierdo, que empeora con gestos cotidianos tales como ponerse un jersey, coger un ticket del parking o coger la cartera del bolsillo trasero del pantalón.

El dolor aparece en la cara anterior del hombro sólo cuando realiza movimiento (no en reposo ni dolor nocturno)

Acude con pruebas diagnósticas prescritas por la Traumatólogo:

  • Radiografía: en reposo se observa un buen espacio intraarticular,  en separación no se aprecian hallazgos relevantes.
  • RMN: Tendinosis de supraespinoso y cambios en el labrum posterior

Exploración estática

Observamos una postura general asténica, con antepulsión de cabeza, hombros ligeramente enrollados y ascendidos, zona dorsal rígida, diafragma hipertónico, curva lumbar rectificada con retroversión de la pelvis y la rodilla derecha en hiperextensión. Presenta ligero valgos de calcáneos.

Antecedentes

  • Acuñamiento de vértebra lumbar por traumatismo hace 20 años
  • Cervicalgia de repetición
  • Epicondilitis codo derecho
  • Cirugía nódulo frío tiroidea hace 30 años
  • Infiltración hombro izquierdo

Test ortopédicos

  • Test Hawckins positivo
  • Test Jobe negativo (Test para valorar el supraespinoso)
  • Test de Gilchrist negativo (test para la cabeza larga del bíceps)
  • Test desfiladeros: negativos
  • Disfunción de pectoral menor (enlazar), subescapular, pectoral mayor y trapecio izquierdo

Exploración dinámica

Test en Flexión/Separación/Rotación externa e interna

  • Flexión: 100º
  • Separación: 90º
  • Test mano cabeza: toca la oreja derecha sin dolor pero con compensaciones
  • Test mano-espalda: llega a la primera vértebra sacra sin dolor

Observamos que, en todos los movimientos realizados por el paciente, presenta mucha rigidez general en la ejecución del gesto (incluso en rangos no dolorosos)

Test específicos

El médico plantea una cirugía para descomprimir el espacio subacromial y así liberar el tendón del músculo supraespinoso por lo que, debido a las pruebas diagnósticas realizadas por nuestra parte (por las que sospechamos más de una posible capsulitis adhesiva que restringe el movimiento que de un problema primario del supraespinoso) y la disposición a trabajar activamente e intentar evitar la cirugía por parte del paciente, comenzamos las sesiones de rehabilitación complementándolas, desde un primer momento, con trabajo activo controlado llevado desde el área de Hidroterapia de nuestro centro.

Objetivos a corto plazo

  • Eliminar el dolor
  • Disminuir la rigidez del tejido de la cintura escapular, cervicales, raquis y miembros inferiores
  • Devolver la flexibilidad y estabilidad al raquis
  • Aumentar el rango articular sin dolor y eliminar las compensaciones

 

Objetivos a medio plazo

  • Mejorar la postura general del paciente a la vez que continuamos mejorando el rango articular del hombro
  • Mejorar el estado de la musculatura (rigidez y tono muscular)
  • Aumentar la estabilidad y propiocepción del complejo del hombro

 

Objetivos a largo plazo

  • Devolverle la actividad normal a la cintura escapular
  • Incorporar ejercicio activo en su rutina diaria
  • Mejorar la ergonomía del paciente

En función de todos los objetivos que nos hemos marcado, comenzamos el tratamiento de rehabilitación mediante un enfoque global que se compone de las siguientes técnicas de tratamiento:

  • Técnicas neuromuscularespara disminuir el tono de la musculatura
  • Inducción miofascial para mejorar el estado del tejido
  • Estiramientos analíticos de la musculatura implicada
  • Punción seca
  • Movilizaciones íntimas de las articulaciones en disfunción y eliminación de posibles disfunciones articulares que restringen el movimiento (a través de diferentes técnicas osteopáticas dirigidas a las articulaciones en disfunción)
  • Reeducación Postural Global (RPG®) terminando en posturas con brazos abiertos para restablecer el equilibrio global del raquis del paciente y mejorar las compensaciones de los movimientos
  • Comenzamos también a introducir ejercicios de integración somatosensorial en la sesión y como ejercicio activo por parte del paciente
  • Ejercicios de contracción- relajación
  • Ejercicios de FNP (Facilitación Neuromuscular Propioceptiva – Propiocepción) para trabajar en movimiento del brazo de manera general (introduciendo mano y codo en los gestos)
  • Trabajo desde el área de Hidroterapia para mejorar el estado de la musculatura, para devolver la movilidad activa a todos los segmentos donde estaba disminuida mediante ejercicios controlados y progresivos, aumentar la estabilidad y propiocepción de la cintura escapular y reintroducir al paciente al ejercicio activo.

A todo esto se le suman ejercicios de trabajo activo en seco que vamos introduciendo en las sesiones (ayudando al paciente a su correcta ejecución) con la idea de restablecer el equilibrio, mantener lo ganado en las sesiones y restablecer correctos patrones de movimiento.

EVOLUCIÓN Y PRONÓSTICO

Durante el proceso de rehabilitación, el paciente ha experimentado importantes mejoras en el dolor (dejó de percibir el pinchazo al movimiento de separación en la 2ª sesión), en el rango articular (aunque persisten las molestias y limitación en rotación interna) y su postura general ha mejorado junto con el tono muscular general.

Debido al estado actual que presenta el paciente, el médico ha desechado la idea de la cirugía y le anima a continuar con el tratamiento rehabilitador y la piscina.

En el Centro Médico y de Rehabilitación PremiumMadrid formamos un equipo multidisciplinar al que consultar su caso concreto. ¡No dude en preguntarnos!

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
DOLOR LUMBAR CRÓNICO Y PUNCIÓN SECA

Cerrar