La prótesis de hombro o artroplastia de hombro con sustitución protésica, consiste en retirar el hueso y el cartílago de la articulación gleno-humeral para sustituir la cabeza del húmero por un implante de metal y un tipo de plástico especial llamado polietileno.

Esta cirugía comenzó en Estados Unidos en los años 50, planteándose inicialmente, para fracturas de la cabeza humeral.

Actualmente, se plantea su colocación en diversos casos:

  • Fracturas complejas de la cabeza humeral (causa más frecuente).
  • Artrosis gleno-humeral (omartrosis) o escápulo-humeral.
  • Enfermedades inflamatorias que afectan a las articulaciones (como por ejemplo, la artritis reumatoide).
  • Importantes roturas del manguito rotador que han provocado un importante deterioro en la articulación (artrosis).
  • Necrosis avascular de la cabeza humeral (problema de vascularización).

Se plantea el tratamiento quirúrgico para eliminar la impotencia funcional y el dolor de la articulación del hombro causado por el deterioro que se produce en los elementos de la articulación (si su etiología es degenerativa) o por la destrucción de los elementos (si su etiología es traumática).

Existen diversos tipos de prótesis que atenderán a las necesidades del paciente dependiendo de la causa que provoque su etiología:

  • Prótesis total: en casos de omartrosis, artritis reumatoide, necrosis avascular y/o fracturas complejas del hombro.
  • Prótesis parcial: fracturas complejas del hombro sin alteración de la glenoides. Aquí sólo se reemplaza la cabeza humeral.
  • Prótesis invertida: en roturas masivas de componentes del manguito rotador. Se llama así porque la colocación de sus componentes está invertida: la superficie esférica se coloca en la cavidad glenoidea y la superficie cóncava en el húmero.
  • Prótesis de recubrimiento: Se utiliza en pacientes jóvenes con una buena calidad del hueso. El componente humeral de la prótesis no lleva vástago sino que es una cúpula quién recibe la superficie del cartílago de la cabeza humeral.

Posteriormente a ésta cirugía se debe establecer un buen protocolo de tratamiento rehabilitador y fisioterapia que devuelva al pacientes la movilidad completa del complejo del hombro, mejore el estado de la musculatura periarticular, la estabilidad de la cintura escapular-cervicales-dorsales y trabaje la globalidad del paciente (debido a las posibles compensaciones que el cuerpo haya realizado durante el tiempo de inmovilización y/o dolor).

Éste tratamiento se indica entre 24 o 48h después de la intervención.

En Premiummadrid disponemos de una piscina terapéutica donde poder comenzar el tratamiento rehabilitador una vez lo indique el traumatólogo, pudiendo disfrutar de los beneficios de la flotación para comenzar el trabajo. Esto sumado a un seguimiento por parte de un fisioterapeuta especializado, podrá garantizar unos resultados más precoces, cuidando el complejo del hombro y avanzando fase a fase para una correcta recuperación del complejo articular de hombro.

Bibliografía:

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
Ictus o accidente cerebrovascular
Ictus o accidente cerebrovascular

Cerrar