Pronación es simplemente un movimiento normal del pie, desde el golpe de fuera del talón pasando por la parte interior del pie. La pronación sucede cuando el pie avanza desde el ángulo exterior hasta el ángulo interior.

Los corredores con pie plano (valgo) son normalmente sobrepronadores, y deben escoger un calzado que controle, o mejor dicho, corrija la pronación. A los hiperpronadores  se les llama precisamente pronadores y aproximadamente entre el 70 y el 80% de las personas que son corredores, tienen este tipo de apoyo.

Como sucede en el caso del apoyo neutro, en este tipo de apoyo, la parte exterior del talón es la zona del pie que impacta en primer término con el terreno, pero el pie gira de manera más o menos brusca, hacia el interior más del 15% óptimo, lo que concentra el peso total del cuerpo a la zona interna del pie, provocando que el pie y el tobillo tengan dificultades para estabiliza el resto del cuerpo y el impacto no sea absorbido de manera eficaz.  La propulsión o impulso se realiza a través de la parte interna y delantera del pie usando sobre todo el dedo gordo de manera muy marcada, debiendo hacer éste casi todo el trabajo.

En este tipo de apoyo, como el giro del tobillo hacia el interior se da en exceso, además de presionar excesivamente la bóveda plantar, la pierna se inclina hacia el interior en mayor o menor grado, provocando que la rodilla se salga de su alineación normal con respecto a la pierna y al muslo. Esta alteración provoca a los corredores una gran cantidad de lesiones.

Las plantillas ortésicas  ayudan a reducir la pronación y a aliviar el dolor que causa, reposicionando el pie y redistribuyendo las fuerzas generadas al caminar.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
OÍDO INTERNO: ACÚFENOS Y TINNITUS

Cerrar