Al dar de alta a un paciente hemipléjico, no basta con que éste realice algunos ejercicios o se desplace con ayuda de sus familiares; es necesario que el fisioterapeuta desarrolle una labor de control y actualización, que evalúe el domicilio y dé orientaciones sobre las modificaciones y adaptaciones necesarias en el baño, cama, sillones, prácticas de la vida diaria, etc. Los pilares básicos que justifican la fisioterapia domiciliaria son: la valoración se realiza en el entorno habitual, favoreciéndose el proceso de integración; favorece la motivación del paciente y de sus cuidadores; posibilita la aceleración de las altas hospitalarias sin menoscabo de los resultados clínicos; disminuye los reingresos hospitalarios; se obtienen mejores resultados en el desempeño de las AVD; se facilitan los principios de libertad y dignidad del paciente; se favorece la continuidad asistencial. Los objetivos que se persiguen son: – Conseguir un aumento de la salud y bienestar de los pacientes y familiares incluidos en el programa. – Ayudarles a controlar y aceptar su situación con el fin de conseguir el nivel máximo de independencia según las posibilidades de cada paciente. Durante la sesión de fisioterapia domiciliaria se incide principalmente en el tratamiento postural, las movilizaciones, las transferencias, ejercicios de mantenimiento, las actividades de la vida diaria, posibles actividades de interés y cuidado del cuidador. En cuanto a los cambios posturales la posición del paciente debe cambiarse regularmente, inicialmente cada 2-3 horas. El intervalo de tiempo irá aumentando cuando sea capaz de girarse y moverse por sí mismo. Todos los cambios posturales deben realizarse de forma lenta, explicando al enfermo cómo lo debe hacer, para que consigamos su colaboración, reaprendizaje y finalmente su autoindependencia. En la visita domiciliaria, enseñaremos al cuidador cómo realizar las movilizaciones y transferencias del paciente correctamente. Cómo realice el paciente las actividades rutinarias de la vida diaria no sólo afectará a la totalidad del movimiento sino también al hecho de poder conservar el último estándar alcanzado. Todas las actividades deben realizarse de forma que las reacciones asociadas no se manifiesten. Los movimientos deben ser tan económicos y normales como sea posible, y hay que inducir las posturas adecuadas. Con frecuencia, será necesario un entrenamiento cuidadoso e insistente. Durante nuestras visitas trataremos de identificar alguna actividad que resulte interesante y atrayente para el paciente. En un estudio, hace ya 13 años, Tyson pone de relevancia lo importante que es incluir la actividad lúdica y social como parte del programa de reeducación, señalando como objetivo “hacer que la gente adquiera de nuevo un estilo de vida activo, no meramente existir”. Si lo desea puede ampliar información sobre este tema en el siguiente enlace http://www.efisioterapia.net/articulos/imprimir.php?id=359 o contactar con el Centro médico y de Rehabilitación PremiumMadrid donde un fisioterapeuta especialista en tratamientos domiciliarios podrá asesorarle.

mm

Premium Madrid

    En Premium Madrid contamos con un amplio equipo de profesionales que trabajan de manera multidisciplinar desde la fisioterapia, la medicina, la podología, la actividad física y la nutrición para tratar cada caso de manera global y ofrecer el mejor servicio a nuestros pacientes.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
LA RIZARTROSIS

Cerrar