Las fracturas de la cabeza del radio son de las más frecuentes que se encuentran en la región del codo, representan el 33% de las fracturas en dicha región. Y representan a su vez entre el 1.7 – 5,4% de las fracturas en total.

El mecanismo de producción más frecuente es debido a una carga axial (caída al suelo), con apoyo de la mano con el antebrazo pronado y el codo en extensión completa o ligera flexión.

La clasificación más utilizada para determinar el tipo de fracturas en la cabeza del radio es la de Hotchkiss:

  • Tipo I: Fractura sin desplazamiento, o mínimo desplazamiento < 2mm de la cabeza o cuello. Sin bloqueo en la prono-supinación.
  • Tipo II: Fractura de cabeza o fractura angulada del cuello radial, desplazada > 2mm. Con bloqueo de la pronosupinación. Sin conminuta severa.
  • Tipo III: Fractura conminuta completas de cabeza o cuello. Con desplazamiento.

La elección del tratamiento de la fractura de la cabeza radial debe estar basada tanto en los factores personales del paciente (edad, estado óseo, lesiones asociadas), como en las características específicas de la fractura (tamaño, desplazamiento, bloqueo en la rotación y asociación de otro daño óseo o tisular):

  • En caso de fracturas tipo I o tipo II (si ésta última es estable), se realiza tratamiento conservador con recuperación activa precoz del rango de movimiento.
  • Las fracturas tipo II con desplazamiento significativo (> 2 mm, tamaño de fragmento > 33%, o bloqueo mecánico del movimiento se abordan mediante reducción abierta y fijación interna.
  • Las fracturas tipo III requieren de una intervención más invasiva. En caso de fracturas tipo III simples (sin implicación de otras estructuras) en personas mayores está indicada la escisión de la cabeza radial. En caso de fracturas complejas (inestables) no se recomienda, y por lo tanto, la intervención es la artroplastia (prótesis de cabeza radial)

A la hora de plantearnos la rehabilitación tras la fractura de codo o cabeza de radio hay que considerar que el tipo de intervención quirúrgica va a determinar la planificación y la progresión del mismo. En nuestros pacientes, con la finalidad prioritaria de lograr su máxima funcionalidad, nos planteamos los siguientes objetivos:

  • Disminuir el dolor y el edema; evitar adherencias e hipertrofia cicatricial
  • Recuperar el rango articular
  • Evitar inestabilidad articular
  • Recuperar la fuerza muscular
  • Trabajar estabilidad y propiocepción de todo el miembro superior, principalmente codo y hombro.

A continuación se expone un ejemplo tratamiento de rehabilitación planteado en 7 semanas (tras la inmovilización pautada), teniendo en cuenta que cada caso tiene sus particularidades y una evolución diferente que podría requerir modificaciones del mismo:

  • 2 primeras semanas: movilización precoz activa y activo-asistida (con consentimiento del cirujano), tratamiento del edema (drenaje linfático manual), tratamiento del dolor mediante electroterapia, fortalecimiento estructuras circundantes. Movilización de articulaciones distales, hombro y muñeca/mano.
  • 2ª a 4ª semana: se continúa con el tratamiento del edema y el dolor, la movilización activo-asistida y el trabajo con el resto de articulaciones del miembro superior. Se añade tratamiento de la cicatriz, inicio de la contracción isométrica de la musculatura movilizadora de hombro y de codo si la articulación es estable.
  • 4ª a 7ª semana: Suspensión electroterapia y drenaje (si la evolución es normal). Continúa: movilización articular, tratamiento de la cicatriz, movilización activa y trabajo articulaciones. Se añade. Movimiento pasivo, tratamiento muscular, reentrenamiento en fuerza (bandas theraband), trabajo de propiocepción y entrenamiento en actividades funcionales.
  • En el momento que haya una completa recuperación funcional, si el paciente es deportista, especialmente si la persona practica deportes de raqueta, golf o que precisen gran implicación de miembro superior (balonmano, baloncesto…), será muy importante la fase de readaptación deportiva, para obtener una vuelta al deporte de máxima calidad y sin riesgo de recaídas o lesiones.
  • Si la lesión es muy compleja, el equipo de terapia ocupacional de Premium Madrid podrá diseñarle un plan de trabajo específico para recuperar la funcionalidad de su brazo lo antes posible para las actividades de la vida diaria.

En el centro médico Premium Madrid dispondrá del más completo equipo de profesionales para una completa recuperación utilizaremos para su recuperación terapias manuales como son la osteopatía, la puncion seca o la inducción miofascial, técnicas de electroestimulación, magnetoterapia, tonificación y potenciación muscular, así como cualquier complemento necesario.

 

mm

Premium Madrid

    En Premium Madrid contamos con un amplio equipo de profesionales que trabajan de manera multidisciplinar desde la fisioterapia, la medicina, la podología, la actividad física y la nutrición para tratar cada caso de manera global y ofrecer el mejor servicio a nuestros pacientes.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
III Edición Curso Experto Spartanova
III Edición Curso Experto Spartanova

Cerrar