Las articulaciones del cuerpo humano realizan unos movimientos accesorios de rodamiento y deslizamiento que las personas no controlamos de forma consciente. Por ejemplo al subir el brazo en el plano lateral (abducción de hombro) la cabeza del húmero rueda hacia arriba y se desliza hacia abajo. Por diversas circunstancias (patología, traumatismos…) estos movimientos accesorios se pierden, y esto puede provocar pérdida de movimiento articular (no poder subir el brazo), dolor asociado al movimiento en general, dolor asociado a un movimiento específico, pudiendo aparecer complicaciones tales como dolor en el brazo, síndrome subacromial, tendinosis en el manguito de los rotadores, etc.

 

Según el concepto de Mulligan hay que corregir los movimientos accesorios alterados. El objetivo del tratamiento es restaurar el componente de deslizamiento del movimiento y permitir así el movimiento completo e indoloro de la articulación. No se utiliza el componente de rotación, ya que se piensa que podría dar lugar a una compresión de las superficies articulares, lo cual podría causar una lesión.

 

La diferencia con otra técnica manual, como la osteopatía o la inducción miofascial, es que no es pasiva, porque para realizarla, además de los movimientos accesorios realizados por el fisioterapeuta, el paciente tiene que intervenir activamente realizando el movimiento fisiológico, con lo cual tiene además consecuencias neurofisiológicas que va más allá del desplazamiento de las estructuras articulares.

 

En el concepto Mulligan mientras el fisioterapeuta mantiene la corrección, éste le solicita al paciente que realice le movimiento que tenía alterado, debiendo mejorar notablemente aumentando el rango de movimiento y disminuyendo o desapareciendo el dolor inicial. Al encontrar el punto de contacto correcto, el plano de tratamiento, el grado o la dirección de la movilización la sintomatología disminuye y la movilidad mejora. Una vez alcanzada la dicha mejoría, el paciente repite el movimiento realizando tres series de 10 repeticiones (manteniendo la corrección del fisioterapeuta). Se trata de que el cuerpo vuelva a aprender el movimiento normal que había olvidado por la lesión o traumatismo.

En el centro médico y de rehabilitación Premium Madrid utilizamos frecuentemente esta el concepto Mulligan, en especial en falta de movilidad de la columna cervical y en hombros dolorosos con muy buenos resultados.

mm

Premium Madrid

    En Premium Madrid contamos con un amplio equipo de profesionales que trabajan de manera multidisciplinar desde la fisioterapia, la medicina, la podología, la actividad física y la nutrición para tratar cada caso de manera global y ofrecer el mejor servicio a nuestros pacientes.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
HIDROTERAPIA EN LESIÓN DE HOMBRO: Fase Final

Cerrar