Paciente de 23 años, varón, bailarín profesional de ballet clásico y contemporáneo. Acude a fisioterapia con diagnóstico de una fractura del ángulo inferolateral derecho intrasustancia de L4 (cuarta vértebra lumbar) con edema óseo importante.

Antecedentes: lumbalgias de repetición asociadas al aumento considerable de las horas de entrenamiento diarias y comenzar a bailar, además de ballet clásico, danza contemporánea.

Actualmente el paciente refiere dolor en la flexión lumbar, en la retroversión de pelvis y el la flexión y/o separación de cadera de la pierna derecha (por ejemplo en el grand battement) que se acompaña de un “click” en ambas  caderas, audible por el paciente.

EXPLORACIÓN

  • Presenta rectificación e inestabilidad cervical, dorso plano, lordosis diafragmática, rectificación  lumbar.
  • Inclinación izquierda a la flexión global de la columna para evitar el dolor por el choque de L4 con L5).
  • Atrofia relativa de abdominalesy musculatura de tren superior, incluido dorsal ancho.
  • Hipertonía paravertebral lumbar (derecha ++), psoas ilíaco bilateral, musculatura pelvitrocantérea.
  • Irritación de los ligamentos sacroilíacos e iliolumbares.

OBJETIVOS TERAPÉUTICOS

  • Disminuir el dolor, mejorar la movilidad de la columna lumbar y flexibilizar la columna y pelvis en su conjunto.
  • Normalizar el tono muscular. Estirar la musculatura acortada y potenciar la musculatura más débil.
  • Estabilizar la columna lumbar. Englobar la columna lumbar con una correcta alineación y postura de la pelvis y el resto de la columna. Integrar los movimientos de miembros superiores e inferiores. Comenzaremos a trabajar en estático y seguiremos en dinámico.
  • Reeducación y reentrenamiento del gesto técnico de la danza.
  • Vuelta a la actividad profesional como bailarín.

Establecemos un tratamiento desde un trabajo del equipo multidisciplinarteniendo en cuenta la fase de rehabilitación en la que se encuentra el bailarín y en función de los objetivos terapéuticos que nos hemos marcado:

Fisioterapia:

EVOLUCIÓN

Tras 2 meses en tratamiento, el paciente refiere

  • Disminución del dolor aunque persiste sobre todo en la retroversión pélvica.
  • Mayor rango de movilidad y mejoría de la fuerza sobre todo en tren superior.
  • Disminución de la hipertonía.
  • Mejor postura y conciencia corporal.
  • Es capaz de reconocer y reproducir la correcta posición de la columna lumbar sin dolor y de forma controlada.
  • Hemos comenzado el trabajo aislado de activación de la musculatura profunda estabilizadora.

En PremiumMadrid seguimos trabajando en la rehabilitación de este bailarín. En un siguiente blog explicaremos el trabajo realizado.

0/5 (0 Reviews)
Shares
Más en Casos Clínicos, Lumbares
fractura-tibia-perone
Caso clínico: Fractura de Maisonneuve (tibia y peroné), fase I

Cerrar