La fractura de Colles es una fractura distal del radio (zona más cercana a la muñeca), extraarticular, con desplazamiento en dirección dorsal y acortamiento radial. Clásicamente se describe una deformidad en “dorso de tenedor” de la muñeca.

Su incidencia es superior en mujeres, de entre 40 y 60 años, probablemente secundarios a cambios en la densidad ósea y a cambios hormonales. Las fracturas por osteoporosis (enfermedad sistémica caracterizada por una baja densidad ósea, que conlleva un aumento de la fragilidad y mayor facilidad para la presentación de fracturas) ocurren en zonas óseas ricas en hueso esponjoso como la región distal del radio, por ello las fracturas de Colles se producen en su mayoría por traumatismos moderados. En pacientes jóvenes la causa suelen ser accidentes de tráfico y/o laborales, y pueden revestir una mayor gravedad por ser traumatismos de alta energía. El 90% de las fracturas se producen por caídas sobre la muñeca en extensión.

Durante el periodo de inmovilización, el miembro superior debe retirarse del cabestrillo varias veces al día con el fin de movilizar el codo y el hombro. Los dedos deben ejercitarse en flexión y en extensión. Una movilización precoz evitará las rigideces y algodistrofias. Se pueden realizar contracciones isométricas con puño cerrado. Deben evitarse las posiciones en declive y favorecer el retorno venoso.

Una vez retirada la inmovilización, la rehabilitación va encaminada a la recuperación funcional y de la movilidad articular, la reabsorción del edema y disminución del dolor; mediante movilizaciones, masaje de drenaje y diferentes técnicas analgésicas realizadas por el fisioterapeuta. También se emplean la magnetoterapia (efecto de remodelación, consolidación y formación de callo óseo), las corrientes analgésicas, corrientes de electroestimulación (en la última fase de rehabilitación van a potenciar la musculatura de alrededor de la fractura proporcionando mayor estabilidad en las articulaciones adyacentes) y los baños de parafina. Es fundamental la colaboración activa del paciente en su recuperación.

El desarrollo de una actividad física, de forma regular y adaptada a las circunstancias de cada paciente es un factor de prevención muy importante para la osteoporosis. Si usted la padece, le recomendamos caminar (a un ritmo que permita mantener una conversación sin fatiga respiratoria) y hacer una actividad deportiva en el agua, adecuada a su edad y condición física; además de realizar una reeducación postural y evitar cargar objetos pesados.

En el centro medico y de rehabilitacion Premiummadrid encontrará un equipo multidisciplinar preparado para llevar a cabo su tratamiento de rehabilitación individualizado, en atención a sus necesidades y del grado evolutivo en el que se encuentre.

 

 

 

 

palabras clave: fisioterapia. fractura de colles. rehabilitacion muñeca.fisioterapeut rehabilitacion

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
Síndrome postrombótico

Cerrar