En blogs anteriores se especificó en qué consiste la Esclerosis Múltiple (EM),así como cuál es su tratamiento de rehabilitación. Teniendo en cuenta que se trata de una enfermedad desmielinizante, crónica, autoinmune e inflamatoria que afecta al Sistema Nervioso Central (SNC) y sigue un curso variado e imprevisible, pudiendo experimentar brotes o remisiones, resulta imprescindible someter a los sujetos que la padecen a una evaluación y tratamiento adecuado e individualizado.

A continuación se presenta un caso clínico en el cual se hace referencia al importante complemento del ejercicio físico en el medio acuático en el tratamiento de la Esclerosis Múltiple. Resaltar que el ejercicio físico por sí solo no modifica la evolución de la enfermedad, pero sí favorece la salud integral del paciente y previene de las posibles complicaciones derivadas de la inactividad y el sedentarismo, en busca de la máxima funcionalidad y mejora de la calidad de vida.

Mujer de 44 años diagnosticada de EMdesde hace 8 años, que acude al área de fisioterapia del centro en septiembre del año 2012, tras sufrir en verano un fuerte brote por el cual permaneció mucho tiempo en cama, afectándole principalmente a las piernas. Afirma notar gran debilidad en pierna derecha, así como agotamiento general. No presenta afectación visual ni de esfínteres y tampoco antecedentes clínicos reseñables. Toma medicación para la espasticidad.

Comienza con sesiones semanales en el área de fisioterapia, desde donde es derivada al área de piscina e hidroterapia. Acude a la piscina en octubre de 2012 con una periodicidad semanal, ampliándose la intervención a dos días a la semana en noviembre de 2013.

VALORACIÓN INICIAL

  • Se observa hipertonía, espasticidad y rigidez en pelvis y miembros inferiores (MMII) con marcha en bloque, tipo robot y sin disociación de cintura pélvica y escapular.
  • Limitada flexión de rodillas y caderas en la marcha, con mayores dificultades en pierna derecha, cuyo pie es arrastrado.
  • Dificultades de coordinación y equilibrio, así como una marcada inestabilidad lumbopélvica.
  • Respecto a los miembros superiores presenta debilidad muscular pero no espasticidad.

Teniendo en cuenta los aspectos anteriormente destacados, se plantean los siguientes OBJETIVOS:

  • Reeducar el patrón de la marcha, incidiendo en la correcta alineación, apoyos talón-punta, transferencias del peso, balanceo coordinado de brazos y automatización del gesto.
  • Trabajar la disociación entre cintura pélvica y escapular.
  • Trabajar básculas pélvicas, así como estabilidad lumbopélvica con diversos materiales inestables y de flotación.
  • Incidir en actividades de equilibrio y propiocepción en diferentes posiciones, con ojos abiertos y cerrados, empleando corrientes, desestabilizaciones, etc., favoreciendo la calidad y seguridad de los movimientos.
  • Trabajar la percepción del esquema corporal y el control de la postura.
  • Mejorar la movilidad, flexibilidad y coordinación general, experimentándose una mayor libertad de movimiento en el medio acuático.
  • Mejorar la fuerza de miembros inferiores y superiores, tronco y pelvis con un trabajo contra resistencia del agua.
  • Evitar que alcance niveles elevados de fatiga y aprenda a gestionar su energía, mejorando la función cardiorrespiratoria.
  • Readaptar a las actividades de la vida diaria con situaciones similares en el medio acuático.
  • Mantener y mejorar la capacidad funcional y autonomía personal en busca de una mejora de la calidad de vida de la paciente, confianza en sí misma y autoestima, sintiéndose capaz de realizar actividades en el agua de manera autónoma, resultándole realmente complejas fuera de este medio.

EVOLUCIÓN

La evolución de la paciente sigue un curso a menudo imprevisible, con exacerbaciones y remisiones características del cuadro clínico. Sin embargo, presenta una mayor capacidad funcional y tolerancia al esfuerzo.

Desde el Centro Médico y de Rehabilitación Premiummadrid seguimos trabajando con esta paciente mediante un gran equipo multidisciplinar en busca de una mejora de su salud y calidad de vida con una adecuada individualización en el tratamiento. 

IMAGEN: Güeita, J. y Lozano, R. (2001). Esclerosis Múltiple. Ejercicios de fisioterapia en la piscina, en el hogar. En http://www.hispasante.be/documentacion/guias/fisio/Esclerosis_multiple_ejercicios_fisioterapia.pdf

mm

Sara Carnicero

  • CAFYD
  • Responsable del servicio de natación infantil

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
EJERCICIO EN LA TERCERA EDAD: AQUASALUD

Cerrar