¿Qué es la diabetes mellitus? ¿Existen diferentes tipos de diabetes? ¿Es adecuado incluir la actividad física como parte del tratamiento del diabético? ¿Qué consideraciones deben tenerse en cuenta en la prescripción de un programa de ejercicio físico para estos pacientes?

Estas son algunas de las preguntas que pueden inquietar a una persona diagnosticada de diabetes mellitus. Por ello, con este blog trataremos de resolverlas, destacando el papel de la actividad física para la mejora de la situación funcional de estos pacientes.

La diabetes mellitus es una alteración metabólica que conlleva problemas en el control de la glucemia (glucosa en sangre) y que principalmente genera un aumento del nivel de azúcar en sangre, es decir, una hiperglucemia. Con el tiempo esta situación puede dañar de manera grave diversos órganos y sistemas, principalmente los nervios y vasos sanguíneos, por lo que es importante seguir un adecuado tratamiento para el control del diabético. En el mismo cabe destacar el equilibrio entre la dieta, la medicación y el ejercicio físico para la mejora del estado de salud y la calidad de vida de estas personas.

Existen diversos tipos de diabetes:

  • DIABETES TIPO I (diabetes juvenil o insulina-dependiente): su desarrollo es muy rápido. En este caso se produce un fallo en el páncreas, el cual no es capaz de producir la insulina suficiente para poder regular la absorción de la glucosa por las células, requiriendo diariamente el suministro exógeno (externo) de esta hormona.
  • DIABETES TIPO II (diabetes de la madurez o no insulina-dependiente): su desarrollo es más lento y tardío. El páncreas produce insulina pero esta es utilizada de manera ineficaz o no se produce la suficiente (aunque más que en la diabetes tipo I). Este tipo de diabetes representa el 90% de los casos mundiales y se relaciona con el peso corporal excesivo y la inactividad física.
  • PREDIABETICOS (glucosa-intolerantes): se trata de un estado de transición entre la normalidad y la diabetes. En esta ocasión los niveles de glucosa en ayuno son normales, pero secretando para ello enormes cantidades de insulina. Al cabo de un tiempo el páncreas no podrá satisfacer la demanda de insulina de las células, elevándose el nivel de glucosa en sangre. Existe riesgo de progresar hacia la diabetes tipo II.
  • DIABETES GESTACIONAL: es un estado hiperglucémico que aparece durante el embarazo y suele diagnosticarse mediante las pruebas prenatales. Por lo general desaparece tras el parto, pero existe mayor riesgo de aparición en partos posteriores y de desarrollo de diabetes tipo II más adelante.

Está demostrado que la actividad física habitual y adaptada a las características de cada persona contribuye a la mejora de la salud de las mismas, influyendo del mismo modo en el tratamiento de muchas patologías y destacando, en este caso, su papel en relación a la diabetes.

En el paciente diabético la actividad física puede suponer, principalmente, los siguientes beneficios:

  • Mejora del control glucémico.
  • Disminución del requerimiento de insulina y mejora de la sensibilidad a la misma.
  • Aumento del gasto calórico ayudando a mantener el peso adecuado.
  • Mantenimiento de los niveles adecuados de colesterol, triglicéridos y tensión arterial.
  • Disminución del riesgo cardiovascular.
  • Mejora de la calidad de vida implicando beneficios a nivel psicológico y social.

Finalmente, para alcanzar los mencionados beneficios el ejercicio debe estar prescrito de manera adecuada (tipo, intensidad, frecuencia, duración, etc.), evitando riesgos y posibles complicaciones de la diabetes (enfermedad cardiaca subyacente, retinopatía, neuropatía, nefropatía, etc.). Las consideraciones del mismo serán detalladas en blog posteriores.

Los profesionales de la actividad física y el deporte del Centro Médico y de Rehabilitación PREMIUMMADRID te ayudarán en la prescripción del ejercicio físico que mejor se adapte a tu caso particular. ¡No dudes en visitarnos!

BIBLIOGRAFÍA

  • Fernández, A. (2000). Diabetes y Ejercicio. En López Mojares, L.M. (Coord.). Actividad Física y Salud. CIE Dossat. Madrid (p.312-323).
  • González, J. M. (2008). Prescripción de ejercicio físico en la diabetes (II). Archivos de medicina del deporte, 15 (126), 279-288.
  • Gasque, P. (2010). Ejercicio Físico en Diabetes. En Martínez de Haro, V. (Comp.),  Actividad física, salud y calidad de vida (pp. 285-295).Madrid: Fundación Estudiantes.
  • Meléndez, A. (2000). Actividades Físicas para mayores. Las razones para hacer ejercicio. Madrid: Gymnos.
  • Novials, A., (2006). Diabetes y Ejercicio. Grupo de trabajo de Diabetes y Ejercicio de la Sociedad Española de Diabetes (SED). Ediciones Mayo. Barcelona.
  • OMS (2012). Diabetes.  Disponible en http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs312/es/
  • IMAGEN: http://www.engenerico.com/infografia-la-diabetes-alrededor-del-mundo/
mm

Sara Carnicero

  • CCAFYD
  • Responsable del servicio de natación infantil
  • Graduada en CCAFYD, orientación profesional en Actividad Física y Salud (Universidad Autónoma de Madrid).
  • Especialista en Actividad Física y Salud (Universidad Internacional de Andalucía)
  • Especialista Universitario en Entrenamiento Personal (Universidad Politécnica de Madrid).
  • Formación en Halliwick, natación y terapia (International Halliwick Association).
  • Especialista en S.G.A (Universidad de Saint Mont – Francia).
  • Monitora de natación (Real Federación Española de Natación).
  • Natación infantil, terapia acuática, entrenamiento personal, readaptación deportiva.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
Rehabilitación Premium Madrid
EL SERVICIO DE FISIOTERAPIA ABIERTO LOS SÁBADOS

Cerrar