¿Por qué deben acudir los niños/as a clases de natación infantil? ¿Qué beneficios presentan las actividades en el medio acuático? ¿Con que edad puede comenzar a ir mi hijo/a a la piscina?… A lo largo de este blog trataremos de responder a muchas de las dudas que surgen en relación a las primeras experiencias de los niños/as con las actividades en el agua.

Desde la ESCUELA DE NATACION INFANTIL PREMIUMMADRID no concebimos la supervivencia y el “adiestramiento” como único objetivo de las clases de natación desde edades tempranas. No se trata únicamente de que los niños/as tengan recursos para salvarse de situaciones de ahogamiento, tal y como se persigue en otras escuelas. Aunque la flotación dorsal autónoma sea uno de nuestros objetivos, garantizando la función vital de respirar, apostamos por una metodología en la que prima el desarrollo integral de los más pequeños, mediante experiencias acuáticas positivas que lo enriquezcan, teniendo en cuenta que el agua es un medio privilegiado para la estimulación.

El fin último de nuestras clases es el aprendizaje y perfeccionamiento de las técnicas específicas de la natación, pero el camino hasta el mismo nos permite una estimulación realmente beneficiosa para el desarrollo y la calidad de vida del niño/a. Brindándole oportunidades de práctica conseguimos que sea capaz de moverse y dominar un medio que no es el habitual, utilizando el juego como herramienta fundamental para la estimulación del cuerpo que se encuentra en constante movimiento debido a la inestabilidad inherente al propio medio.

De este modo, conseguimos que  vayan desarrollando las habilidades motrices acuáticas (familiarización, flotación, respiración, deslizamientos, propulsión, desplazamientos básicos, autonomía en el agua, equilibrios, giros, inmersiones, saltos, lanzamientos y recepciones, técnicas específicas…) teniendo siempre en cuenta los estadios de desarrollo de la etapa infantil y los beneficios que pueden aportar las actividades en el medio acuático. Por ello, las clases se organizan según niveles (desde la iniciación hasta el perfeccionamiento de los diferentes estilos de nado) teniendo en cuenta las capacidades de cada niño/a. En relación con ello, es importante destacar que cada niño/a tiene su propio ritmo de adquisición de estas habilidades y es fundamental respetarlo para evitar experiencias negativas.

Entre los beneficios que encontramos con la práctica de este tipo de actividad desde las primeras etapas de desarrollo, cabe mencionar:

  • A nivel fisiológico… refuerzo del sistema inmunológico, mejora la oxigenación de las células, aumento del control respiratorio y de la movilidad de la caja torácica, mejora del sistema cardiorrespiratorio, desarrollo del aparto osteomuscular, prevención y mejora de problemas en la columna vertebral, fortalecimiento de la musculatura, mejora de la movilidad intestinal, estimulación del apetito, ayuda en la relajación y mejora el sueño.
  • A nivel motriz… aumento y enriquecimiento de la actividad motriz, ejercitación de la movilidad y prevención de retrasos psicomotores, mejora del desarrollo de la motricidad gruesa y fina, mejora de la coordinación y del equilibrio y contribución en la adquisición de nuevas formas de movimiento.
  • A nivel cognitivo… incremento de la actividad cognitiva, aumento del coeficiente intelectual, facilitación el proceso de adquisición del lenguaje, estimulación la audición, aumento de la creatividad, mejora la atención, refuerzo de la personalidad y favorecimiento de la integración sensorial.
  • A nivel psicológico… contribución en el autoconocimiento autocontrol y autoestima, mejora de la seguridad frente a los miedos y/o fobias y de la confianza en sí mismo, aumento de la autonomía y de la independencia.
  • A nivel social… progresos en las relaciones sociales, mejora en la comunicación, refuerzo de los lazos entre los padres/madres y los hijos/as, socialización en un ambiente lúdico, respecto a las normas, educación en valores intrínsecos a la actividad física (cooperación, solidaridad, compañerismo, etc.)

Cualquier niño/a puede realizar natación infantil ya que disponemos de múltiples opciones que nos permiten adaptarnos a las particulares y necesidades de cada uno/a. Impartimos tanto clases en grupos reducidos como clases individuales y utilizamos distintos métodos de enseñanza de la natación, incorporando entre ellos el concepto Halliwick.

Respecto a la edad, aunque los niños/as pueden iniciarse desde los 3-4 meses en las actividades acuáticas (siempre consultando previamente con el pediatra) en nuestra escuela comenzamos a trabajar con los más pequeños a los 6-7 meses, pudiendo garantizar que las condiciones de la piscina (higiénicas, temperatura del agua, material disponible…) son las adecuadas, la inmunidad está más desarrollada y el ciclo de vacunación más avanzado.

Teniendo en cuenta todos los aspectos detallados anteriormente, en el Centro Médico y de Rehabilitación Premiummadrid ofrecemos un gran abanico de posibilidades, trabajando en el agua desde el embarazo con las futuras madres. Posteriormente brindamos recomendaciones para las primeras experiencias de los bebés con el medio acuático en casa y realizamos estimulación acuática y adaptación al nuevo medio con las sesiones de matronatación. Asimismo, abordamos desde la iniciación hasta el aprendizaje y perfeccionamiento de los estilos de natación con nuestras clases de natación infantil planteando objetivos concretos en cada etapa.

¡No dudes en preguntarnos!

BIBLIOGRAFIA

  • García, E. (2010). Iniciación a las actividades acuáticas en edades tempranas. EmásF Revista Digital de Educación Física. Año 1, Num. 6.
  • Moreno, J. A. y De Paula, L. (2005). Actividades acuáticas para el primer año de vida del bebé. En J. A. Moreno (Ed.), II Congreso Internacional de Actividades Acuáticas (pp. 171-188). Murcia: Instituto U.P. de Ciencias del Deporte.
  • Moreno; J. A. y Rodríguez, P. L. El aprendizaje de las habilidades acuáticas en el ámbito educativo. Facultad de Educación. Universidad de Murcia. Recuperado de http://www.um.es/univefd/aprehab.pdf
  • Moreno, J. A. y De Paula L. (2005). Estimulación acuática para bebes. Revista Iberoamericana de Psicomotricidad y Técnicas Corporales Nº 20.
  • Moreno, J. A. Juegos acuáticos educativos. Recuperado de http://www.um.es/univefd/jae.pdf
mm

Sara Carnicero

  • CCAFYD
  • Responsable del servicio de natación infantil
  • Graduada en CCAFYD, orientación profesional en Actividad Física y Salud (Universidad Autónoma de Madrid).
  • Especialista en Actividad Física y Salud (Universidad Internacional de Andalucía)
  • Especialista Universitario en Entrenamiento Personal (Universidad Politécnica de Madrid).
  • Formación en Halliwick, natación y terapia (International Halliwick Association).
  • Especialista en S.G.A (Universidad de Saint Mont – Francia).
  • Monitora de natación (Real Federación Española de Natación).
  • Natación infantil, terapia acuática, entrenamiento personal, readaptación deportiva.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
FISIOTERAPIA EN EL COMPLEJO DEL HOMBRO: MÚSCULO PECTORAL MENOR

Cerrar