La enfermedad de Peyronie es un trastorno del tejido conjuntivo que afecta al pene, en concreto a la túnica albugínea. Se caracteriza por crear una calcificación o fibrosis del tejido conjuntivo que rodea al cuerpo cavernoso del pene, localizándose con más frecuencia en la cara dorsal del mismo.  Suelen padecerla varones entre los 45 y 65 años.

A veces esta patología convive con otras como el Dupuytren, la diabetes o la enfermedad de  LedderHose o fibrosis plantar.  El principal motivo de consulta en estos pacientes es la distinta curvatura del pene, seguido de dolor, recordando el momento en el que se hicieron el “daño”. Algunos pacientes son capaces de notar un nódulo a la palpación.

Los síntomas que presentan son 1:

–          Dolor de pene y problemas erección (hasta los 6 meses, a partir de ahí deja de doler y la deformidad queda establecida).

–          Deformidad del pene y acortamiento.

–          Zona dura o placa, con fibrosis a veces se observan calcificaciones.

–          Disfunción eréctil  (bien de origen psicológico o  estructural)

Posibles causas: la teoría más aceptada es que es generada por el mal proceso de reparación del tejido ante microtraumatismos con el pene erecto, lo que da lugar a una inflamación perivascular en el tejido areolar existente entre la túnica albugínea y el cuerpo cavernoso.

Por otra parte, la pérdida de elasticidad de esta fascia del pene debido a la edad, también provoca dichas microrroturas.La dificultad para eliminar la fibrina tras estos traumatismos hace que a la cicatriz acudan más fibroblastos generando un tejido cicatricial “tosco y desordenado”.

Evolución natural de esta patología2aproximadamente en la mitad de los pacientes esta inflamación de la primera fase no progresa o cede espontáneamente. Esta capacidad de resolución espontánea es más difícil cuando: la enfermedad lleva más de 18 meses, hay antecedentes de Dupuytren o la incurvación del pene es de más de 45º.

¿Cómo se diagnostica? La palpación con el pene estirado y la ecografía son los métodos más eficaces para la detección de la fibrosis. Realizaremos sólo pruebas complementarias como autofotografias o radiografías para observar la morfología del pene. Para valorar el estado de funcionamiento del mecanismo eréctil podemos utilizar ecografías combinadas con medicamentos vasodilatadores y doppler.

Algunas otras pruebas más costosas como la RMN y Tac son de dudosa aplicación. Algunos autores las defienden sólo en el caso de decidir el tipo de tratamiento, para valorar la presencia de inflamación activa (mediante angiogénesis) o la existencia de fibrosis u osificación, donde estaría indicada la cirugía.

TRATAMIENTO DESDE LA FISIOTERAPIA

Este tratamiento es más eficaz cuando se realiza en la fase inflamatoria o inicial de la enfermedad, consiste en:

–          Tracciones manuales fasciales del pene o con dispositivos de tracción de 2- 8 horas al día durante 6 meses, o de vacío, 10 minutos dos veces al día.

–          Ultrasonidos sobre la placa fibrótica.

–           Hipertermia a 40,68MHz3

–          Ondas de choque extra corpóreas para el dolor, ya que no mejoran la curvatura peneana

–          Iontoforesis

–          Combinación con terapeuta especialista en medicina sexual.

En esta fase de la enfermedad combinaremos dichas terapias con fármacos que han resultado eficaces como la: para-aminobenzoato de potasio, inyección intraplaca con verapamilo o  clostridium collagenase, o interferón.

LOS TRATAMIENTOS QUIRÚRGICOS

Para que se lleven a cabo, la deformidad tiene que permanecer sin avances durante 3 meses.

Son los siguientes: Plicatura en la parte convexa para angulaciones de menos de 60º, injertos para alargar la parte cóncava en casos de una angulación mayor de 60º y protesis del pene. Estas dos últimas cirugías solo estarán indicadas si no se produce erección con medicamentos.

En el centro médico y de rehabilitación  Premiummadrid abogamos por la detección y tratamiento precoz de esta patología. Para su tratamiento contamos con fisioterapeutas especialistas en pelviperineología.

BIBLIOGRAFÍA:

1.    Enfermedad de la peyronie y otras alteraciones morfométricas del pene Monografíco de LXVI Congreso Nacional de urología.

2.    Hatzimouratidis, Konstantinos, et al. “EAU guidelines on penile curvature.” European urology62.3 (2012): 543-552.

3.    Perugia, G., et al. “Role of hyperthermia in the treatment of Peyronie’s disease: a preliminary study.” International journal of hyperthermia21.4 (2005): 367-374.

mm

Tania Sánchez

  • Fisioterapeuta
  • Responsable de fisioterapia uroginecológica y DLM

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
FISIOTERAPIA Y REHABILITACIÓN: LESIÓN DE HILL SACHS

Cerrar