Información importante sobre Covid-19. Saber más

Cuando hablamos de hernias inguinales o hernias  abdominales, muchas veces nos encontramos con que los factores de riesgo para que se produzcan son: de forma congénita, por defectos en la cicatrización del colágeno, es común en pacientes que ya han tenido cirugía abdominal contralateral, por deporte,  por esfuerzo, por embarazo, o diástasis abdominal de los rectos bien en hombres o en mujeres. Esto nos hace pensar que una de los principales causas  es una mala gestión de la presión intraabdominal, por tanto una incorrecta modelación del tejido causando estos puntos más débiles de apertura en la fascia

¿Qué es una hernia inguinal? 

Se trata de la protrusión o salida de una víscera o tejido adiposo a través del  canal inguinal o femoral, debido a la debilidad muscular de la pared abdominal. Se pueden ver clasificada en medial o directa, lateral o indirecta, femoral o recurrente.

Existe una incidencia de hernia inguinal entre los hombres de un 27 a 43% y entre mujeres de un 3 a 6%.

¿Cómo diagnosticar una hernia inguinal? ¿Cuáles son los síntomas de hernia inguinal? 

El médico realizará el examen físico mediante palpación y provocando un esfuerzo o Valsalva, pudiendo asegurar así la presencia de esa debilidad del tejido, y confirmar mediante ecografía.

La clínica de la hernia inguinal  puede ser sintomática y en un tercio de los pacientes  es asintomática. Lo más común es la presencia de una inflamación en la parte superior y lateral del pubis que aumenta al toser o al hacer esfuerzos, y dolor inguinal y que se irradia a la zona testicular o de periné.  La presencia de hernia estrangulada, es decir que este bulto o inflamación, no vuelve a su situación original cuando cede el esfuerzo, nos pone en una situación de  cirugía de urgencia.

¿Cómo se cura una hernia inguinal? ¿Cuándo operar una hernia inguinal? 

El tratamiento de una hernia que despierta síntomas es la cirugía, aproximadamente  20 millones de pacientes  han realizado esa cirugía siendo actualmente es una de las más comunes, hay varios métodos, mediante mallas y suturas, y ambas pueden realizarse con cirugía abierta o con laparoscopía.  La tasa de recurrencia o de dolor crónico tras la cirugía es solo de un 15%.

En los pacientes asintomáticos se realizará una espera vigilada,  gestionando correctamente los esfuerzos del día a día y será recomendable, en esta fase, la reeducación por parte de su fisioterapeuta.

¿Qué es una hernia abdominal?

Se trata de un bulto que sobresale en la línea alba abdominal, en el ombligo (umbilical) o en cualquier punto de su longitud, debido a un defecto de cierre en esa fascia. Normalmente es la evolución de la llamada diástasis de rectos abdominales, que es la separación en la línea alba  relacionada con  los embarazos o personas  obesas, pero en ese caso no se ha producido la rotura de la fascia.

¿Cómo diagnostican hernia abdominal? ¿Cuáles son sus síntomas?

El diagnóstico es mediante palpación y ecografía funcional, donde tenemos que medir la distancia entre las aponeurosis de los rectos del abdomen, y es mayor de 2,50 cm, al mismo tiempo que vemos la rotura de la línea alba, se nos hunden las manos con las que palpemos, y pueden observarse las asas intestinales o palpar de forma  más fácil el pulso de la aorta abdominal.

Los pacientes refieren dolor a la palpación o uso de ciertas prendas apretadas, trastornos intestinales como estreñimiento, o meteorismo (mas gases), trastornos genitourinarios y en muchas ocasiones es común que se acompañe de dolor de espalda o bien se desarrolle en el futuro.

¿Cómo curar la hernia abdominal?

Cuando el defecto en la fascia ya está producido la única solución es la cirugía. Existen diferentes intervenciones desde plicaturas simples, hasta sutura de toda la pared anterior abdominal, con el uso de mallas o sin ellas, abdominoplastias, y también la realización de estas cirugías mediante laparoscopia es posible.

Acompañando a estas cirugías, una vez concurrido el proceso de cicatrización necesario, debemos de realizar la reeducación de la cincha abdominal profunda, por parte del fisioterapeuta experto en zona lumboabdominopélvica, así como  el tratamiento de los edemas, y fibrosis asociados a la cirugía.

Si lo que queremos es prevenir la aparición de hernias, hay que remitirnos al tratamiento de reducción de la diástasis abdominal, como podréis ver en otro de nuestros blogs, útil para aquellos rectos que están separados menos de 5 cm, y basado en diatermia, ejercicios abdominales profundos  y/o hipopresivos, electroestimulación, etc.

¿Hernia inguinal y abdominal y los abdominales?

Si tenemos que dar respuesta a esta pregunta, la primera que nos viene a la cabeza es: los abdominales clásicos, pull up o crunch, no son indicados en esta lesión, ya que hay un aumento muy grande de la presión intraabdominal y deformará aún más los agujeros  fasciales.

El tipo de ejercicio a realizar va a ser prescrito de forma individual mediante la utilización de la ecografía funcional, veremos qué tipo de contracciones son las indicadas para gestionar mejor el aumento de la presión abdominal, y el bloqueo perineal al esfuerzo. Se adaptarán los ejercicios al deporte del paciente y a sus actividades de la vida diaria para conseguir el éxito en  su repetición y no recaída

 

En nuestros centros de Premiummadrid, contamos con los expertos en fisioterapia abdominolumbopélvica, y en readaptación al deporte que necesitas desde la prevención de esta lesión hasta el proceso de recuperación tras su cirugía.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. International guidelines for groin hernia management. Hernia. 2018 Feb;22(1):1–165.
  2. Adorno A, Monges L, Lezcano MJ, Cuenca O, Berdejo J, Ramírez J. ABORDAJE LAPAROSCÓPICO TAPP DE LAS HERNIAS INGUINALES. EXPERIENCIA INICIAL HOSPITAL NACIONAL . Vol. 41, Cirugía paraguaya . scielo ; 2017. p. 14–7.
  3. van der Meij E, Anema JR, Leclercq WKG, Bongers MY, Consten ECJ, Schraffordt Koops SE, et al. Personalised perioperative care by e-health after intermediate-grade abdominal surgery: a multicentre, single-blind, randomised, placebo-controlled trial. Lancet (London, England). 2018 Jul;392(10141):51–9.
  4. Nahabedian MY. Management Strategies for Diastasis Recti. Semin Plast Surg. 2018 Aug;32(3):147–54.
mm

Tania Sánchez

  • Directora de la Unidad de la Mujer
  • Responsable de Fisioterapia especializada en DLM
  • Fisioterapeuta diplomada por universidad Alcalá de Henares
  • Especialista en Pilates suelo
  • Especialista en dlm y fisioterapia en el cáncer de mama.
  • Máster en pelviperineología ( suelo pélvico femenino y masculino) por la universidad de Castilla la Mancha.
  • Especialista en fisioterapia para incontinencia urinaria masculina y disfunciones sexuales
  • Especialista en inducción miofascial nivel 3.
  • Especialista en kinesiotape.
  • Especialista en fisioterapia mandibular.
  • Especialista en punción seca y tratamiento conservador e invasivo de puntos gatillo miofasciales.
  • Especialista en control motor lumbopélvico y cervical.
  • Amplia experiencia en tratamientos con terapia manual, patologías de suelo pélvico, embarazadas y pacientes con dolores crónicos

-->
Shares