Una vez que hemos hablado de otros tipos de dolores de cabezaqueda hablar de aquel cuyo mecanismo desencadenante es de origen central. Por eso se dice que son pacientes con mayor predisposición a presentar síndromes dolorosos varios.

Suele aparecer, en un 50% de los casos, en la segunda década de la vida y tiene elevada prevalencia para la mujer.

La migraña se clasifica principalmente en dos grupos:

  • La migraña con aura:se caracteriza porque el ataque es iniciado o acompañado por signos neurológicos focales, lo que la diferencia de aquellas que van presentándose gradualmente tardando de 5-20 minutos y que reflejan la alteración de la función de una parte de la corteza o tronco cerebral.

Su remisión  suele ser  siempre antes de 60 minutos.

Los signos neurológicos más frecuentes son: alteración de la visión (como por ejemplo, ver nublado o a través de una cortina de agua), pérdida de visión o de diferenciación de los colores, el escotoma centelleante  (banda brillante que tras pasar deja una zona del campo visual sin imagen), parestesias en la mitad de la cara o incluso en miembro superior (denominadas digitolinguales) y/o  trastornos del lenguaje. Otras manifestaciones, ya menos comunes, son la pérdida de fuerza, mareos, dificultad de concentración o pérdida de memoria transitoria.

Todos estos cambios es lo que comúnmente se denominan pródromos, porque es lo que precede al dolor, y hasta ahora se entendía que ocurría dentro de una fase de constricción.

Es importante recalcar que todas estas alteraciones de procesos biológicos son transitorias y que la corteza o tronco cerebral implicado en la crisis, tras ese tiempo, recupera su función.

  • Migraña sin aura o común: el dolor de cabeza suele ser pulsátil y frecuentemente hemicraneal, es común que aparezcan síntomas digestivos como vómitos y diarrea, sensoriales como fotofobia o sonofobia, palidez o frialdad cutánea. Las crisis pueden ser vividas con depresión debido a la impotencia  para realizar distintas actividades que no puedes hacer por el dolor o por la ansiedad.

También hay un grupo de pacientes que mezclan características de migrañosos y cefaleas tensionales, lo que no es extraño por la cercanía de las fuentes originarias del dolor.

Muchos de los pacientes  de ambos grupos son capaces de reconocer señales en su cuerpo los días previos a las crisis, describiendo: alteración psicológica, polidipsia (mucha sed), polifagia (mucha hambre), poliuria o bien oliguria (aumento o disminución de la emisión de orina), irritabilidad, euforia y/o decaimiento.

 

En nuestro Centro Médico y de rehabilitación Premiummadrid contamos con un equipo multidisciplinar para abordar las distintas cefaleas, en  el momento de su diagnóstico, prevención y tratamiento  siempre dentro de una perspectiva global del paciente. 

 

Referencias:

-Loza, E. M. (2000). Tratamiento osteopático de las migrañas y cefaleas. Revista científica de terapia manual y osteopatía, (12), 4-34.

Amigo, E. R. (2012). Cefalea tensional y migraña. Aula de la farmacia: revista profesional de formación continuada, 8(88), 73-80.

-Ahn, A. H. (2010). On the temporal relationship between throbbing migraine pain and arterial pulse. Headache: The Journal of Head and Face Pain50(9), 1507-1510.

-Fuente de imagen: ADAM images

mm

Tania Sánchez

  • Responsable de fisioterapia en uroginecología y drenaje linfático
  • Fisioterapeuta diplomada por universidad Alcalá de Henares
  • Especialista en Pilates suelo
  • Especialista en dlm y fisioterapia en el cáncer de mama.
  • Máster en pelviperineología ( suelo pélvico femenino y masculino) por la universidad de Castilla la Mancha.
  • Especialista en fisioterapia para incontinencia urinaria masculina y disfunciones sexuales
  • Especialista en inducción miofascial nivel 3.
  • Especialista en kinesiotape.
  • Especialista en fisioterapia mandibular.
  • Especialista en punción seca y tratamiento conservador e invasivo de puntos gatillo miofasciales.
  • Especialista en control motor lumbopélvico y cervical.
  • Amplia experiencia en tratamientos con terapia manual, patologías de suelo pélvico, embarazadas y pacientes con dolores crónicos

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares