La mayoría de los cambios posturales del cuerpo humano, se reflejan en la zona cérvico-dorsal, y esto se debe a la tendencia a realizar en nuestra vida cotidiana múltiples actividades, en su mayoría sentados, que nos exigen colocar la cabeza y músculos del tren superior por delante del resto del cuerpo (por ejemplo para prestar atención a algo en el ordenador o nuestra reacción ante un susto o  una sorpresa).

Desde el “argot “ de la posturología se dice que es debido a que el sistema ocular es el principal captor postural, al igual que el sentido del equilibrio que también se halla dentro del cráneo.

Los primeros desequilibrios se producirán en nuestros tejidos blandos,  incrementando las tensiones miofasciales, y cuanto más permanezcan evolucionaran hacia bloqueos de la movilidad e incluso artrosis o desgaste articular.

Como consecuencia directa de esta mala postura o costumbre, pueden aparecer a largo plazo: cervicobraquialgias, capsulitis o problemas de hombro, cefaleas, mareos, problemas mandibulares, problemas de oclusión o respiratorios,  neuralgias faciales o craneales, artrosis cervical.

Otra causa muy frecuente es una cadena lesional ascendente, es decir, lesiones de miembro inferior que provoquen cambios en la estática de la pelvis y desde ahí que se produzca un cambio en la biomecánica normal de la columna vertebral.

CRONOLOGÍA DE LOS CAMBIOS:

·         Disminución de la lordosis cervical, adoptando una actitud de flexión la columna cervical media e inferior.

·         Extensión o rotación posterior cráneo-cervical. Como compensación para colocar la vista en un plano horizontal. Debido a que en este nivel se halla la mayoría del movimiento en rotación,  la movilidad funcional articular se empieza a comprometer.

·         Retracción de músculos suboccipitales: recto posterior menor de la cabeza, recto posterior mayor de la cabeza, oblicuo superior e inferior de la cabeza. Que son muy propioceptivos, y por eso algunos los denominan los  “músculos de los sentidos”.

·         Cambios en el sistema nervioso central y duramadre: por la conexión directa del sistema miofascial cervical en el recto posterior menor de la cabeza con las meninges.

·         Presión sobre los nervios occipitales mayor y menor, debido a osteofitos o atrapamientos musculares,

·         Eleva la posición de reposo de la mandíbula, lengua e hioides. Cuya relación ya hablamos en el blog sobre el  Esquema de Brodie.  Y esto también ocurre en personas que respiran por la boca,  o en bruxismo.

·         Protrusión de los hombros con rotación interna de los brazos, acompañado del posible atrapamiento del nervio dorsal de la escápula, llegando a debilitar musculatura posterior interescapular.  Y retracción de los pectorales ya que son sus antagonistas.

·         Cifosis  dorsal, y rectificación lumbar, con sufrimiento de los discos intervertebrales al ser desplazado su núcleo pulposo  posteriormente.

·         La respiración se hace más accesoria, ya que los movimientos del diafragma se hacen difíciles, y  por tanto produce elevación de primeras costillas.

·         Atrapamiento del desfiladero  torácico  (afectación de arteria, vena subclavia y plexo braquial)

·         Cambios degenerativos principalmente de C5 a C7. Limitando y bloqueando la movilidad

·         Puntos gatillo en la musculaturaque hemos ido mencionando.

 

¿QUÉ PUEDE ENSEÑARTE TU FISIOTERAPEUTA PARA PREVENIRLO?

En nuestro Centro Médico y de Rehabilitación Premium Madridcreemos que la terapia manual junto con la terapia física activa es la mejor combinación para mejorar y evitar que nuestro dolor recidive, por ello contamos con tratamientos individuales de reeducación postural global, control motorcervical y mandibular, así como actividades colectivas de natación terapéutica, control postural Pilates.  Así podrás comprobar con nuestros diferentes profesionales como vas ¡ganando la batalla a las malas posturas!

Fuentes:

Beinert, K., & Taube, W. (2013). The effect of balance training on cervical sensorimotor function and neck pain. Journal of motor behavior45(3), 271-278.

Pilat, A. (2003). Terapias miofasciales: Inducción miofascial. McGraw-Hill Interamericana de España.

Imagen: http://www.entrenalisto.com/2010_06_20_archive.html

mm

Tania Sánchez

  • Responsable de fisioterapia en uroginecología y drenaje linfático
  • Fisioterapeuta diplomada por universidad Alcalá de Henares
  • Especialista en Pilates suelo
  • Especialista en dlm y fisioterapia en el cáncer de mama.
  • Máster en pelviperineología ( suelo pélvico femenino y masculino) por la universidad de Castilla la Mancha.
  • Especialista en fisioterapia para incontinencia urinaria masculina y disfunciones sexuales
  • Especialista en inducción miofascial nivel 3.
  • Especialista en kinesiotape.
  • Especialista en fisioterapia mandibular.
  • Especialista en punción seca y tratamiento conservador e invasivo de puntos gatillo miofasciales.
  • Especialista en control motor lumbopélvico y cervical.
  • Amplia experiencia en tratamientos con terapia manual, patologías de suelo pélvico, embarazadas y pacientes con dolores crónicos

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
Qué-es-la-enfermedad-de-Perthes
Qué es la enfermedad de Perthes

Cerrar