Durante los nueve meses de embarazo, el cuerpo de la futura mamá sufre una serie de transformaciones, debidas fundamentalmente a los cambios hormonales. Así, según va creciendo el vientre materno nuestra columna debe ir adaptándose y, para evitar posibles dolores, es fundamental realizar algo de ejercicio físico.

En el agua, las mujeres embarazadas cuentan con un beneficio extra muy importante: la relajación, muy aconsejada por el estrés y ansiedad al que pueden ser sometidas. Además, es un medio dotado de una serie de propiedades (flotación, inmersión y presión hidrostática) que la confieren de un medio ideal para moverse y realizar ejercicios.

A través de la natación terapéutica y gracias a la flotación la mujer embarazada podrá moverse con fluidez pese a la ganancia de peso, realizando ejercicios para el embarazo que no supongan impacto. No obstante, el uso de churros y/o tablas no se empleará solo para facilitar la flotación y la relajación, también podrá emplearse para realizar ejercicios resistidos tonificando así los miembros superiores y/o inferiores y preparar así a la futura mamá para necesidades del recién nacido.

Por su parte, la inmersión mejora la propiocepción, la percepción corporal, el equilibrio y la coordinación. También influye en el estado psicológico y emocional de la  gestante ya que existe una mayor seguridad en la realización del ejercicio de natación terapéutica así como un menor dolor en el caso de sufrir patologías secundarias al embarazo.

La presión hidrostática ayuda a mejorar la circulación de retorno venoso y linfático, aliviando la pesadez e hinchazón de las piernas tan común y molesta en el embarazo. También se puede realizar un buen trabajo respiratorio al fortalecer la musculatura inspiratoria, aumentado así la capacidad pulmonar tan reducida en los últimos meses.

La natación para embarazadas proporciona tonicidad a los músculos, ejercitando miembro superior, zona abdominal y miembro inferior, así como musculatura pélvica implicada en parto y que refiere una gran distensión o flacidez post-parto. Por este motivo, se considera una actividad completa, ya que, también al ser una actividad aeróbica, mejora el sistema cardiorespiratorio proporcionando unos enormes beneficios tanto a la madre como al futuro bebe.

Además de todo lo citado, realizar ejercicio en el agua caliente aumenta la secreción de endorfinas y relaja la musculatura perineal, lo cual es muy importante porque facilita la fase de dilatación y reduce el riesgo de episiotomías.

En el Centro Médico y de Rehabilitacion Premiummadrid cuenta con una piscina de natación terapéutica donde realizar ejercicios de forma controlada y ya no sólo durante el embarazo sino también en el postparto, teniendo en cuenta que los baños por inmersión se deben evitar durante al menos las 6 semanas (periodo de “cuarentena”) posteriores al parto, dependiendo de la duración de los loquios o hemorragia vaginal y evolución de la episiotomía o cicatriz de la cesárea si se han realizado.

 

IMPORTANTE: Es contraindicación para el ejercicio en piscina la incontinencia urinaria y/o fecal, así como insuficiencias cardiacas y hepáticas no controladas, HTA no controlada, heridas abiertas o enfermedades infecto-contagiosas y epilepsia mal controlada.

mm

Belén Fernández

  • Directora del área de fisioterapia especializada y responsable de la unidad de mujer y pediatría
  • Fisioterapeuta diplomada por la Universidad Pontificia de Comillas
  • Postgrado en fisioterapia osteoarticular (escuela universitaria de la ONCE)
  • Especialista en inducción miofascial niveles I y II (Tupimek)
  • Especialista en RPG (universidad de saint mont)
  • Fisioterapia en uro-ginecología y obstetricia (universidad de Alcalá)
  • Master de fisioterapia en pelviperineología (universidad de Castilla la Mancha)
  • Especialista en Drenaje linfático manual (INK París)
  • Fisioterapia en bronquiolitis y asma del recién nacido (Louviers, Francia)
  • Amplia experiencia en pacientes de traumatología, uroginecología (suelo pélvico femenino, embarazo) y patología vascular (edemas linfáticos y venosos).

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Shares
Leer más
HEMOFILIA

Cerrar